En los za­pa­tos de Mar­ce­la Mccaus­land

LA BA­RRAN­QUI­LLE­RA CON­DU­CE UNA SEC­CIÓN DE MO­DA EN UN PRO­GRA­MA DE TE­LE­VI­SIÓN NA­CIO­NAL. HA­BLÓ SO­BRE SU CRE­CI­MIEN­TO PER­SO­NAL Y PRO­FE­SIO­NAL, Y SU DE­SEO DE SER CON­FE­REN­CIS­TA.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Ins­ta­gram: @sha­rond­ka­lil FO­TOS Mar­ga­ri­ta Var­gas Gam­boa EDI­CIÓN Ema­nuel Ga­ma­rra de Li­ma MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO Ni­co­lás Gue­rre­ro Grand

Amor es la pri­me­ra pa­la­bra que to­ma co­mo re­fe­ren­cia Mar­ce­la ‘Ma­cla’ Mccaus­land pa­ra des­cri­bir­se, pues den­tro de su con­sig­na es­te sen­ti­mien­to es “la fuer­za más po­de­ro­sa del mun­do”. Es­ta ba­rran­qui­lle­ra aman­te de la mo­da, que se ha con­ver­ti­do en una in­fluen­cia de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino des­pués de po­si­cio­nar su blog Ma­cla.co, es­tá asu­mien­do un nue­vo re­to pro­fe­sio­nal: ser una de las con­duc­to­ras del pro­gra­ma ma­tu­tino ‘El Desa­yuno’, del ca­nal na­cio­nal RCN.

Des­de que em­pren­dió es­ta nue­va eta­pa en su vi­da las ver­sio­nes de sus ma­ña­nas va­rían de acuer­do a su ho­ra de en­tra­da. “Cuan­do de­bo tra­ba­jar a las 6:00 a.m. me des­pier­to con tiem­po pa­ra tra­tar de me­di­tar y me pre­pa­ro pa­ra ir al ca­nal, y cuan­do es a las 4:30 a.m. ha­go to­do con ra­pi­dez y me ter­mi­nó de pei­nar en el ca­rro”, di­jo en­tre ri­sas.

Es­tar ac­ti­va des­de tem­prano no es al­go nue­vo pa­ra la jo­ven, pues re­cuer­da que en su ni­ñez “al­go lo­co ” que le su­ce­día era que su pa­dre, el pe­rio­dis­ta Er­nes­to Mccaus­land, no la “de­ja­ba des­per­tar tar­de”, pues que­ría que sus días no fue­ran des­per­di­cia­dos al dor­mir mu­cho.

“Siem­pre nos po­nía a leer a mi her­ma­na y a mí, y lue­go ha­cía co­mo un con­cur­so pa­ra ver quién le ha­bía pres­ta­do más aten­ción a la lec­tu­ra”, con­tó ‘Ma­cla’, quien tam­bién re­cor­dó que, aun­que no fue la me­jor es­tu­dian­te, sus ma­te­rias fa­vo­ri­tas eran quí­mi­ca y bio­lo­gía, tan­to que creía que iba a ser una “cien­tí­fi­ca lo­ca”.

Otros in­tere­ses en esa épo­ca fue­ron la mo­da y la fo­to­gra­fía. “Ju­gué con las bar­bies co­mo has­ta los 13 años y siem­pre ha­cía des­fi­les de mo­da, les to­ma­ba fo­tos y las im­pri­mía”.

Ha­blar de la ali­men­ta­ción siem­pre fue un te­ma “de­li­ca­do” de to­car con ella, pues mu­chas ve­ces sen­tía que lo que le de­cían era por­que “es­ta­ba gor­da”. Un pen­sa­mien­to que aho­ra de­fi­ne co­mo un com­ple­jo y en­tien­de que es un te­ma de sa­lud.

“La ma­ne­ra en la que mis pa­dres qui­sie­ron ayu­dar­me a con­tro­lar mi sa­lud fue con el de­por­te, así que me gus­ta­ba mu­cho ju­gar te­nis, ba­lon­ces­to, en­tre otras ac­ti­vi­da­des co­mo el taek­won­do”.

Re­cor­tar de re­vis­tas los looks que más lla­ma­ban su aten­ción era su pa­sa­tiem­po, por eso, la mo­da siem­pre ha es­ta­do en su vi­da. “Te­nía un gran pro­ble­ma y era no en­con­trar en los al­ma­ce­nes ro­pa de mi ta­lla, en­ton­ces eso me acom­ple­jó, pe­ro co­mo es tan co­mún man­dar a ha­cer ro­pa cuan­do me gra­dúe del co­le­gio em­pe­cé a re­cu­rrir a es­to con mi mo­dis­ta Er­le­dis”.

Mien­tras es­tu­dia­ba Pu­bli­ci­dad en la Co­le­gia­tu­ra Co­lom­bia­na de Me­de­llín op­tó por apren­der del mun­do de la mo­da con di­plo­ma­dos y cur­sos de per­so­nal shop­per, y así, abrió su blog de mo­da en el que le acon­se­ja a las mu­je­res có­mo ves­tir­se se­gún su cor­po­ra­li­dad.

“Es muy cu­rio­so, pe­ro a mí me iba mal en la asig­na­tu­ra de Es­pa­ñol en el co­le­gio. Mi pa­pá siem­pre me di­jo que el ma­yor maes­tro pa­ra la es­cri­tu­ra era la lec­tu­ra y me acuer­do que en mi ca­sa nos ga­ná­ba­mos los per­mi­sos pa­ra sa­lir a al­gún la­do con exá­me­nes de li­bros que nos pu­sie­ran a leer”.

Ase­gu­ró que es­te mo­de­lo de apren­di­za­je lo apli­ca­rá si tie­ne hi­jos, pues en mu­chas opor­tu­ni­da­des se ne­ce­si­ta ese con­trol y, ade­más, se apren­de a amar la lec­tu­ra.

Ca­be des­ta­car que ‘Ma­cla’ tam­bién se ha desem­pe­ña­do co­mo mo­de­lo, fo­tó­gra­fa y aho­ra em­pren­de co­mo con­fe­ren­cis­ta. “Quie­ro ha­blar de por qué es ne­ce­sa­rio apren­der a va­lo­rar lo que te­ne­mos y a de­jar de te­ner mie­do. Tam­bién ha­ré des­fi­les por­que sien­to que to­das las mu­je­res de­be­ría­mos des­fi­lar al me­nos una vez en la vi­da. La mo­da es una gran he­rra­mien­ta en el ca­mino pa­ra sen­tir­se bien con­si­go mis­mo”.

Aho­ra bien, el he­cho de ma­ne­jar en la ac­tua­li­dad una sec­ción de mo­da en ‘El Desa­yuno’ es pa­ra ‘Ma­cla’ una opor­tu­ni­dad que le “en­can­ta”, pues sig­ni­fi­ca sa­lir de su zo­na de con­fort. “Es­toy fe­liz de po­der ha­blar de mo­da sien­do una mu­jer gor­da en Co­lom­bia y de­mos­trán­do­le a la gen­te que ni la ta­lla ni la ra­za tie­ne que ver con el es­ti­lo. Es­toy ha­blan­do de lo que más me gus­ta y el equi­po de tra­ba­jo es es­pec­ta­cu­lar”, di­jo.

Por úl­ti­mo, con­fe­só que al prin­ci­pio le cos­tó “un po­co de tra­ba­jo” desem­pe­ñar­se en es­te rol, pues no pen­só que sen­ti­ría ner­vios o mie­do. “A me­di­da que ha pa­sa­do el tiem­po he ga­na­do con­fian­za... he re­ci­bi­do cla­ses de dic­ción, pre­sen­ta­ción, lo­cu­ción, en­tre otras, con fo­no­au­dió­lo­gos y de­más ex­per­tos”. GC

UN RE­CUER­DO... “Me ga­na­ba los per­mi­sos pa­ra sa­lir a al­gún la­do con exá­me­nes de li­bros que nos pu­sie­ran a leer”.

UN PEN­SA­MIEN­TO...

“Sien­to que to­das las mu­je­res de­be­ría­mos des­fi­lar al me­nos una vez en la vi­da”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Va­le­rie Do­mín­guez Car­los Vi­ves Lor­na Ce­pe­da Ri­car­do de Cas­tro Ana Ma­ría Oso­rio y nues­tros co­la­bo­ra­do­res Is­mael Ca­la y el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

La jo­ven es­tu­dió Pu­bli­ci­dad en la Co­le­gia­tu­ra Co­lom­bia­na de Me­de­llín. Se ha desem­pe­ña­do co­mo mo­de­lo y fo­tó­gra­fa.

Uno de los pro­yec­tos que rea­li­za­rá es­te año es dic­tar con­fe­ren­cias en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.