El ur­ba­nis­mo so­cial es la apues­ta de Pe­dro Le­mus

EL AR­QUI­TEC­TO, QUE CREE EN UN MO­DE­LO PAR­TI­CI­PA­TI­VO EN EL QUE LA CO­MU­NI­DAD DA SUS APOR­TES PA­RA LA CONS­TRUC­CIÓN DE LOS ES­PA­CIOS EN LOS QUE QUIE­RE VI­VIR, HA­BLÓ SO­BRE SU PRO­FE­SIÓN, PA­SA­TIEM­POS Y SU ROL DE PA­DRE.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8-9

Te­ner la opor­tu­ni­dad de crear es­pa­cios, ciu­dad y “co­di­se­ñar con la gen­te” fue lo que mo­ti­vó a Pe­dro Le­mus a es­tu­diar ar­qui­tec­tu­ra. Su es­tre­cha re­la­ción con el ar­te y la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar trans­for­ma­ción so­cial, des­per­tó en es­te atlan­ti­cen­se su in­cli­na­ción por el ur­ba­nis­mo.

De acuer­do con Le­mus, de es­ta ra­ma de su pro­fe­sión de­ci­dió es­co­ger el ur­ba­nis­mo so­cial pa­ra ha­cer un én­fa­sis en su ca­rre­ra, y de es­ta ma­ne­ra po­der lle­var a ca­bo pro­yec­tos en don­de se creen ciu­da­des y es­pa­cios con co­mu­ni­dad.

“Es un mo­de­lo par­ti­ci­pa­ti­vo en el que las per­so­nas dan sus apor­tes so­bre có­mo crear los am­bien­tes en los que quie­ren vi­vir. Con la co­crea­ción y el co­di­se­ño im­pac­ta­mos en la so­cie­dad y po­de­mos im­ple­men­tar desa­rro­llos ur­ba­nos en si­tios es­pe­cí­fi­cos co­mo par­ques, pla­zas, ci­clo­rru­tas y am­bien­tes ar­bo­ri­za­dos. Lo im­por­tan­te es el be­ne­fi­cio del ciu­da­dano”, des­ta­có el ar­qui­tec­to.

El li­de­raz­go, por su par­te, ha si­do una cua­li­dad que lo ha re­pre­sen­ta­do en ca­da eta­pa de su vi­da, se­gún con­tó. “Tan­to en la uni­ver­si­dad co­mo en el co­le­gio es­tu­ve de­di­ca­do a los es­tu­dios. Fui un lí­der, pe­ro uno aca­dé­mi­co’’, anotó.

La Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co fue la ins­ti­tu­ción en la que se for­mó. La ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra, por otro la­do, fue la que es­co­gió pa­ra su vi­da y de la cual se enamo­ró cuan­do cur­sa­ba cuar­to se­mes­tre. ‘’Den­tro de la ofer­ta uni­ver­si­ta­ria la ca­rre­ra que más se pa­re­cía a lo que yo que­ría era la Ar­qui­tec­tu­ra. Me enamo­ré de ella cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar la his­to­ria de di­ver­sos lu­ga­res. Hoy día soy un con­ven­ci­do de que es­co­gí la ca­rre­ra ideal pa­ra mí’’, ma­ni­fes­tó Le­mus.

Prue­ba de ello es que des­de que egre­só, a sus 20 años, em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo di­bu­jan­te en la em­pre­sa Con­sul­to­res del Desa­rro­llo. A los tres me­ses fue as­cen­di­do por el pre­si­den­te de la com­pa­ñía al car­go de Ar­qui­tec­to Au­xi­liar. Y en ese mo­men­to co­men­zó a la­bo­rar con un equi­po de pro­fe­sio­na­les “muy ca­pa­ci­ta­dos” e hi­cie­ron pla­nes de desa­rro­llo y de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial en La Gua­ji­ra, San­ta Mar­ta, To­lú, Cié­na­ga, Puer­to Co­lom­bia, San­ta Lu­cía, Pio­jó, Ba­ra­noa, So­le­dad, en­tre otros lu­ga­res.

Le­mus se con­si­de­ra un pro­mo­tor de la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, ya que, pa­ra él, al rea­li­zar el tra­ba­jo de esa ma­ne­ra tan de­ta­lla­da la gen­te tie­ne sen­ti­do de per­te­nen­cia con el plan y le per­mi­te al pro­fe­sio­nal te­ner un co­no­ci­mien­to real y di­rec­to del te­rri­to­rio y de su po­bla­ción.

Fue es­ca­lan­do en di­ver­sos car­gos has­ta con­ver­tir­se en el re­pre­sen­tan­te le­gal de la com­pa­ñía. “Siem­pre he si­do muy in­quie­to y nun­ca he so­ña­do con acu­mu­lar ri­que­zas… Cuan­do cum­plí sie­te años en esa em­pre­sa re­nun­cié con el ries­go de no sa­ber qué ha­cer. Pien­so que si tú es­tás en una zo­na de con­fort, ahí te que­das”, di­jo Le­mus, quien tie­ne dos hi­jos, Pe­dro Car­los y Juan Die­go, a quie­nes con­si­de­ra co­mo el “mo­tor de su vi­da”.

EL SAL­TO. Así pues, dio un pa­so al cos­ta­do y creó su pro­pia em­pre­sa lla­ma­da Es­pa­cio Vi­tal. Con es­ta par­ti­ci­pó en va­rios con­cur­sos me­dioam­bien­ta­les e hi­zo una pro­pues­ta pa­ra una red de par­ques na­tu­ra­les en el Atlán­ti­co, “que hoy día ape­nas se es­tá im­ple­men­tan­do”, en­tre otros pla­nes de desa­rro­llo y es­que­mas de or­de­na­mien­to te­rri­to­rial en el de­par­ta­men­to.

Mien­tras cur­sa­ba la Maes­tría en Desa­rro­llo So­cial en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, co­no­ció al go­ber­na­dor Eduar­do Ve­rano, quien fue su pro­fe­sor en uno de los mó­du­los. “Él me di­jo que te­nía un gru­po de re­gión y que­ría que yo lo coor­di­na­ra. Em­pe­cé a leer mu­cho so­bre los mo­de­los de desa­rro­llo re­gio­nal de va­rios paí­ses y a pro­mo­ver jun­to con Ve­rano en­cuen­tros, ta­lle­res, etc.”.

Fue así co­mo en 2008 ayu­dó a ela- bo­rar su pro­gra­ma de go­bierno y, de cier­ta ma­ne­ra, se con­vir­tió en “su mano de­re­cha” cuan­do del pro­gra­ma se ha­bla. “Me nom­bró co­mo se­cre­ta­rio de Pla­nea­ción del De­par­ta­men­to en 2008, un car­go que pa­ra mí fue muy im­por­tan­te, por­que fue la opor­tu­ni­dad de ayu­dar a la gen­te a tra­vés de las he­rra­mien­tas del Es­ta­do”.

Ter­mi­na­da esa ad­mi­nis­tra­ción se de­di­có nue­va­men­te a su em­pre­sa, que ha­bía de­ja­do “aban­do­na­da” en ese pe­rio­do. Y años más tar­de fue se­cre­ta­rio pri­va­do de la Go­ber­na­ción del Atlán­ti­co.

De su tra­yec­to­ria la­bo­ral, Le­mus ra­ti­fi­ca su in­te­rés por la vo­ca­ción de ser­vi­cio y su pa­sión por el ur­ba­nis­mo so­cial. “Si uno ha­ce lo que le gus­ta, lo ha­ce bien. Creo que, en el fu­tu­ro in­me­dia­to, cual­quie­ra que Dios me se­ña­le, voy a se­guir mo­vién­do­me por la gen­te y con pro­yec­tos que me­jo­ren su ca­li­dad de vi­da”. GC

SO­BRE LA CA­RRE­RA DE AR­QUI­TEC­TU­RA “Me enamo­ré de ella cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar la his­to­ria de di­ver­sos lu­ga­res del mun­do”. UN PRO­PÓ­SI­TO...

“En el fu­tu­ro in­me­dia­to, cual­quie­ra que Dios me se­ña­le, voy a se­guir mo­vién­do­me por la gen­te”.

FO­TO: OR­LAN­DO AMA­DOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.