Clau­dia Ro­drí­guez Sáenz, ex­per­ta en nu­tri­ción y en la pér­di­da de pe­so

La es­pe­cia­lis­ta, ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar a fon­do la anore­xia, la bu­li­mia y obe­si­dad de­bi­do a su tra­ba­jo con ado­les­cen­tes.

Gente Caribe - - Contenido Patrocinad­o - Por Kath­leidys Maes­tre

Ser ma­dre y una pro­fe­sio­nal des­ta­ca­da en el área de la sa­lud es una de las ma­yo­res pa­sio­nes de la es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción y me­ta­bo­lis­mo Clau­dia Ro­drí­guez Sáenz.

Una mu­jer que di­vi­de su vi­da en­tre sus hi­jas, Dia­na y Da­nie­la Ma­cías con quie­nes dis­fru­ta com­par­tir de un día so­lea­do en la pla­ya, ir a ci­ne o de shoo­ping; ade­más de brin­dar ase­so­rías o tra­ta­mien­tos de so­bre­pe­so u obe­si­dad a pa­cien­tes des­de muy tem­pra­na edad has­ta la eta­pa adul­ta que, por lo ge­ne­ral, pa­de­cen de dia­be­tes, hi­per­ten­sión, tras­tor­nos ali­men­ti­cios, al­te­ra­ción en el me­ta­bo­lis­mo, en­tre otras en­fer­me­da­des.

A tra­vés de su am­plia ex­pe­rien­cia, Ro nu­tri­cio­nal exi­to­so de­be ini­ciar con una ex­ce­len­te va­lo­ra­ción y edu­ca­ción del - cien­te del ob­je­ti­vo de su ali­men­ta­ción.

“Un pro­fe­sio­nal en nu­tri­ción y die­té­ti­ca, es la per­so­na idó­nea y ca­pa­ci­ta­da pa­ra rea­li­zar un abor­da­je nu­tri­cio­nal co­rrec­to por­que no so­lo ha­ce un plan nu­tri­cio­nal sino que re­co­pi­la to­da la in­for­ma­ción de su in­ges­ta de ali­men­tos dia­ria y co­no­ce sus ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas, lo que le per­mi­te al pa­cien­te co­men­zar la adap­ta­ción a un nue­vo cam­bio ali­men­ta­rio”, ase­gu­ra la es­pe­cia­lis­ta.

Se­gún la nu­tri­cio­nis­ta, es­te pro­ce­so es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra que la gen­te rom­pa con to­dos los mi­tos ali­men­ti­cios que tien­den a ad­qui­rir a lo lar­go de su vi­da.

“Co­mer de for­ma ade­cua­da y equi­li­bra­da es ideal pa­ra que nues­tro me­ta­bo­lis­mo tra­ba­je nor­mal. Por eso, es cla­ve con­tar con el apo­yo de un pro­fe­sio­nal en nu­tri­ción que te ayu­de a des­pe­jar du­das so­bre la ali­men­ta­ción”, se­ña­la.

Agre­ga que “exis­te un te­mor de con­su­mir gra­sa. Sin em­bar­go, las gra­sas sa­lu­da­bles co­mo acei­tu­nas, agua­ca­tes y fru­tos se­cos son ma­cro­nu­trien­tes que de­be in­cluir­se en el plan, ya que son fuen­tes de ener­gía y sue­len ser muy im­por­tan­tes pa­ra la pér­di­da de pe­so y la ex­per­ta.

De acuer­do a lo ex­pues­to por Ro­drí­guez, el so­bre­pe­so y la obe­si­dad se ha con­ver­ti­do en una en­fer­me­dad a ni­vel mun­dial ca­rac­te­ri­za­da por ex­ce­so o acu­mu­la­ción de gra­sa cor­po­ral y des­or­de­nes me­ta­bó­li­cos, de allí la im­por­tan­cia de con­ser­var un ba­lan­ce ener­gé­ti­co y hor­mo­nal.

“Ca­da vez que in­ge­ri­mos un ali­men­to, ya sea una fru­ta o una por­ción de car­ne y po­llo, tu cuer­po tie­ne que tra­ba­jar du­ro pa­ra pro­ce­sar los nu­trien­tes que has in­ge­ri­do. Por eso, es vi­tal sa­ber es­co­ger los pro­duc­tos que más apor­tan al or­ga­nis­mo”.

No obs­tan­te, siem­pre que se ha­bla de un au­men­to de pe­so se sue­le cul­par a los ali­men­tos con­su­mi­dos. Pe­ro, pa­ra la es­pe­cia­lis­ta no es jus­to que to­da la res­pon­sa­bi­li­dad re­cai­ga so­bre ellos.

“Pa­ra aque­llos que no lo sa­ben, los des­equi­li­brios hormonales que se pro­du­cen en nues­tro cuer­po son una de las prin­ci­pa­les cau­sas de so­bre­pe­so y obe­si­dad”.

Aun­que pa­ra la nu­tri­cio­nis­ta ha si­do muy sa­tis­fac­to­rio tra­ba­jar con pa­cien­tes de to­das las eda­des, sin du­da tra­tar con jó­ve­nes es uno de sus más gran­des desafíos.

“Es sa­tis­fac­to­rio tra­ba­jar con pa­cien­tes de di­fe­ren­tes eda­des, pe­ro tra­ba­jar con ado­les­cen­tes es un gran re­to, más allá he te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar a fon­do los tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción co­mo anore­xia, bu­li­mia y obe­si­dad, pues­to que es un te­ma com­ple­jo pa­ra la ju­ven­tud, quie­nes tien­den a rea­li­zar esas die­tas que nun­ca re­sul­tan”.

Por lo an­te­rior, pa­ra per­der pe­so, la ex­per­ta en nu­tri­ción re­co­mien­da te­ner - bi­tos de ali­men­ta­ción, apren­der a no ex­ce­der­se en cier­tos ali­men­tos, pe­ro ser con­sien­te que to­dos son fun­da­men­ta­les pa­ra el cuer­po.

Ade­más, te­ner ho­ra­rios es­ti­pu­la­dos pa­ra co­mer, nun­ca omi­tir una co­mi­da o se­guir die­tas res­tric­ti­vas que con­lle­van al au­men­to de pe­so, y con­su­mir me pro­teí­nas.

Fi­nal­men­te, re­cuer­da que ha­cer ejer­ci­cio o te­ner un acon­di­cio­na­mien­to fí­si­co son una de las he­rra­mien­tas fun­da­men­ta­les pa­ra la pér­di­da de pe­so.

Si­gue­la en Ins­ta­gram @clau­ro­dri­guez8 y no te pier­das de sus con­se­jos.

Fo­tos Or­lan­do Ama­dor

Pa­ra la ex­per­ta, una in­ges­ta de ali­men­tos ade­cua­dos ayu­da a pre­ve­nir en­fer­me­da­des.

La nu­tri­cio­nis­ta ama com­par­tir el ma­yor tiem­po po­si­ble con sus dos hi­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.