Claudia In­sig­na­res Pre­sen­ta­do­ra

En es­ta edi­ción, la pre­sen­ta­do­ra Claudia In­sig­na­res se re­fi­rió a su rol de ma­dre, al reto de las mu­je­res en la ac­tua­li­dad, a sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les y a sus de­seos de vol­ver a la te­le­vi­sión.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pinilla FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Claudia In­sig­na­res Car­bó em­pe­zó a ‘so­nar’ en la ciu­dad cuan­do ape­nas es­ta­ba en el co­le­gio. A su cor­ta edad, su ros­tro y per­so­na­li­dad ca­ris­má­ti­ca fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de va­rios co­mer­cia­les de te­le­vi­sión. Hoy día, es­ta ba­rran­qui­lle­ra es nu­tri­cio­nis­ta y die­tis­ta

de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na, ha si­do la pre­sen­ta­do­ra ofi­cial de even­tos del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla y rei­na­dos de be­lle­za y es mamá de Ga­briel y Valeria, una fa­ce­ta que ella mis­ma con­si­de­ra co­mo la “más im­por­tan­te”.

“Ser ma­dre siem­pre ha si­do mi prio­ri­dad. Me ca­sé sien­do muy jo­ven y una par­te de mi ca­rre­ra la cur­sé es­tan­do em­ba­ra­za­da de mi pri­mer hi­jo y al fi­nal me gra­dué con Ga­briel en mis bra­zos. Des­pués tu­ve a mi hi­ja Valeria. Des­afor­tu­na­da­men­te, con el tiem­po el ma­tri­mo­nio se aca­bó. No pu­de ejer­cer mi ca­rre­ra por­que me de­di­qué a ser 100% una mamá. Sin ayu­das, siem­pre fui

muy en­tre­ga­da y pro­tec­to­ra con ellos”, con­tó.

Con­fie­sa que aun­que no ejer­ció su pro­fe­sión, nun­ca se ha des­li­ga­do de la ca­rre­ra, pues siem­pre es­tá asis­tien­do a “cur­sos, con­gre­sos y sim­po­sios so­bre el te­ma”. No obs­tan­te, fue el mun­do de la te­le­vi­sión el que ver­da­de­ra­men­te la con­quis­tó.

“Re­cuer­do que en una oca­sión el di­rec­tor de Te­le­vis­ta me vio en un areo­puer­to y me hi­zo una pro­pues­ta la­bo­ral. La pri­me­ra vez que me pu­sie­ron una cá­ma­ra en fren­te no sa­bía qué ha­cer, pe­ro siem­pre he si­do muy ex­tro­ver­ti­da y no le ten­go pe­na a na­da. De Te­le­vis­ta pa­sé a No­ti­vi­sión. Me con­si­de­ro una co­mu­ni­ca­do­ra frus­tra­da, por­que an­te­rior­men­te los pa­pás no veían que es­tas ca­rre­ras eran de pe­so, cuan­do en ver­dad son ma­ra­vi­llo­sas. Hoy día apo­yo a mis hi­jos en sus de­ci­sio­nes pro­fe­sio­na­les”, ma­ni­fes­tó.

En la ac­tua­li­dad, vol­vió a la uni­ver­si­dad. Es­tu­dia idio­mas en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, es­tá vin­cu­la­da a la Li­ga Contra el Cán­cer Sec­cio­nal Atlán­ti­co y ha em­pren­di­do una mi­sión de ayu­da y res­ca­te de ani­ma­les en con­di­ción de pe­li­gro con la ayu­da de va­rias fun­da­cio­nes a las que se en­cuen­tra li­ga­da.

ROL DE MA­DRE. Sus hi­jos vi­ven por fue­ra del país. Valeria es­tá es­tu­dian­do Co­mu­ni­ca­ción y Ne­go­cios en Bos­ton (Es­ta­dos Uni­dos) y Ga­briel, Mar­ke­ting en Pam­plo­na (Es­pa­ña). Sin em­bar­go, de­ja cla­ro que, a pe­sar de la dis­tan­cia, son “muy uni­dos”.

“Con amor to­do se lo­gra. La tec­no­lo­gía me ha ayu­da­do mu­cho pa­ra es­tar pen­dien­te de ellos, saber si co­mie­ron o a qué ho­ra lle­ga­ron. Tam­bién in­ten­to via­jar mu­cho a vi­si­tar­los, que sien­tan ese ca­ri­ño que ten­go por ellos. Soy su mamá, pe­ro tam­bién ami­ga. Nos con­ta­mos co­sas. La se­pa­ra­ción ha si­do muy di­fí­cil, pe­ro es­toy fe­liz por­que

“A los hi­jos no se les pue­de cor­tar las alas. Es­toy fe­liz de ver­los cum­plir sus sue­ños”.

sé que uno no les pue­de cor­tar las alas a los hi­jos. Es­toy fe­liz de ver­los cum­plir sus sue­ños”, di­jo.

Claudia es­ta­ble­ce que ella no es una mu­jer que le gus­te “se­guir un or­den en las eta­pas de la vi­da”, pues pa­ra ella “lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es la fe­li­ci­dad”.

“Es ma­ra­vi­llo­so que una mu­jer pue­da ha­cer mu­chos ro­les a la vez. Pe­ro me pa­re­ce im­por­tan­te a ve­ces no ir tan rá­pi­do, que po­da­mos ser más reales y to­mar la vi­da con cal­ma. A ve­ces es me­jor ser tor­tu­ga que lie­bre. Las mu­je­res no te­ne­mos que ser per­fec­tas, te­ne­mos que ser fe­li­ces. No nos po­de­mos de­jar lle­var por una per­fec­ción que no exis­te”, ex­pli­có.

A la ho­ra de en­fren­tar mo­men­tos di­fí­ci­les, ase­gu­ra que la unión y for­ta­le­za de su fa­mi­lia se han con­ver­ti­do en su apo­yo pa­ra en­fren­tar­los.

“Mi pa­dre fa­lle­ció ha­ce seis me­ses, siem­pre fui su ni­ña con­sen­ti­da. Fue un gol­pe muy duro en mi vi­da. Pe­ro aho­ra apro­ve­cho pa­ra acom­pa­ñar más a mi mamá, jun­to a mis dos her­ma­nos. Es una mu­jer muy be­lla que es­tu­vo ca­sa­da con él du­ran­te 50 años. Mi fa­mi­lia es ma­ra­vi­llo­sa”, afir­mó.

En su tiem­po li­bre dis­fru­ta via­jar, aun­que con­fie­sa que le tie­ne “fo­bia a los avio­nes”. Le gus­ta co­no­cer otras cul­tu­ras, por­que es­to le per­mi­te es­tar más re­la­ja­da y ser fiel a su esen­cia. Prac­ti­ca yo­ga y se con­si­de­ra una mu­jer “po­co ami­gue­ra pe­ro muy ca­se­ra”. En la ac­tua­li­dad, de­di­ca par­te de su tiem­po a pre­sen­tar even­tos en la ciu­dad y des­de ya tie­ne tra­za­do su si­guien­te ob­je­ti­vo: lle­gar nue­va­men­te a la te­le­vi­sión. GC

La ma­ter­ni­dad siem­pre ha si­do pa­ra es­ta ba­rran­qui­lle­ra su prio­ri­dad. Hoy día se con­si­de­ra una “ami­ga y con­fi­den­te” de sus hi­jos Ga­briel y Valeria.

Pa­ra Claudia, lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te en la vi­da es su fe­li­ci­dad y la de su fa­mi­lia.

Ga­briel, Claudia y Valeria dis­fru­tan via­jar jun­tos pa­ra no per­der “la unión fa­mi­liar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.