Per­la Dá­vi­la

Abo­ga­da y em­pren­de­do­ra

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FO­TOS Cor­te­sía de Per­la Dá­vi­la

La mon­te­ria­na Per­la Dá­vi­la res­pi­ra pro­fun­da­men­te pa­ra lue­go men­cio­nar al­gu­nas vir­tu­des de su per­so­na­li­dad. Di­ce que su ma­yor ca­rac­te­rís­ti­ca es su fuer­za es­pi­ri­tual, de ahí que ca­da ma­ña­na trai­ga a su men­te “cual­quier preo­cu­pa­ción con ras­gos po­si­ti­vos” que la en­fo­que en pro­yec­tos pa­ra con­quis­tar.

Es abo­ga­da, ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas y es­pe­cia­lis­ta en De­re­cho Pe­nal. Des­de ha­ce sie­te años se desem­pe­ña co­mo em­pre­sa­ria en el cam­po de la mo­da, así que hoy día cuen­ta con una mar­ca de ro­pa con su mis­mo nom­bre.

“En la con­so­li­da­ción de mi mar­ca he po­di­do desa­rro­llar mi fa­ce­ta co­mo ges­to­ra de mo­da (...) siem­pre bus­qué in­cur­sio­nar en es­te ám­bi­to con el áni­mo de abrir­le ca­mino a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, esas que crean em­pre­sa y me­re­cen to­do el apo­yo pa­ra for­ta­le­cer sus pro­yec­tos”.

Agre­ga que al mo­men­to de cons­truir su mar­ca, sien­do ella la di­rec­to­ra crea­ti­va, en­con­tró la ne­ce­si­dad de po­ner en la pa­les­tra sus co­no­ci­mien­tos en re­la­cio­nes pú­bli­cas y mar­ke­ting, con­tar con una in­fra­es­truc­tu­ra de ma­qui­na­rias y con­for­mar un equi­po de tra­ba­jo que ma­ne­ja­ra la in­for­ma­ción téc­ni­ca.

“A lo lar­go de los años he­mos lan­za­do co­lec­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos y en Co­lom­bia. Ade­más, par­ti­ci­pa­mos en el gru­po de di­se­ña­do­res que acom­pa­ñan a la Se­ño­ri­ta Co­lom­bia en sus via­jes in­ter­na­cio­na­les y he­mos si­do in­vi­ta­dos en cer­tá­me­nes don­de la mo­da tie­ne un lu­gar es­pe­cial”.

Per­la di­ce que sien­do em­pí­ri­ca las exi­gen­cias del mer­ca­do la lle­va­ron a ser au­to­di­dac­ta, a es­tu­diar los gran­des ge­nios de la mo­da y a apren­der de la ex­pe­rien­cia. Su iden­ti­dad en los di­se­ños es­tá vin­cu­la­da en lo cul­tu­ral, esa que en­con­tró en sus dos úl­ti­mas co­lec­cio­nes. Ex­pli­ca que en la ac­tua­li­dad cuen­ta

con una ca­sa de mo­da en Mon­te­ría, don­de pro­mue­ven la mo­da sos­te­ni­ble. Su gru­po de tra­ba­jo lo con­for­man seis per­so­nas, pe­ro en la me­di­da en que lle­van a ca­bo nue­vos pro­yec­tos el nú­me­ro cam­bia. Es de re­sal­tar que en to­dos los di­se­ños, Per­la rea­li­za un gran apor­te en la si­lue­ta y la ten­den­cia que van a ma­ne­jar. Adi­cio­nal­men­te, se en­car­ga de crear los es­tam­pa­dos de las te­las. De mo­men­to ha lan­za­do seis co­lec­cio­nes que se han ido nu­trien­do de las an­te­rio­res pa­ra lo­grar un me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo. En ca­da una ase­gu­ra que le po­ne el co­ra­zón con la ins­pi­ra­ción, pues im­pul­sa la mo­da de au­tor.

UN PRO­YEC­TO. El pa­sa­do 15 y 16 de ma­yo Per­la lle­vó a ca­bo el pri­mer Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Mo­da, Cul­tu­ra y Mar­ke­ting (Cim­cum) en Mon­te­ría. Es­ta idea emer­gió en ella de­bi­do a su gus­to por la aca­de­mia.

“Por el la­do de la mo­da yo no qui­se que se per­die­ra el po­der de con­vo­ca­to­ria y la ex­pe­rien­cia de mon­tar even­tos. Creo que en Mon­te­ría se de­be crear la cul­tu­ra del en­cuen­tro, las re­la­cio­nes pú­bli­cas y una cul­tu­ra que sir­va pa­ra cre­cer, crear alian­zas y ce­rrar ne­go­cios”.

Aña­de que el even­to aglu­ti­nó el sec­tor de la mo­da y em­pre­sa­rial. Uno de los in­te­rro­gan­tes que sur­gió en torno al even­to fue ¿es­ta­mos lis­tos pa­ra ven­der­le al mun­do? Se tra­tó de ha­cer una prue­ba con el fin de de­ter­mi­nar si las per­so­nas se preo­cu­pa­ban por la glo­ba­li­za­ción del co­mer­cio, que in­vi­ta a pre­pa­rar­nos, so­bre to­do en la par­te di­gi­tal, pa­ra lue­go pro­po­ner­le al mun­do lo que es­tá ha­cien­do la gen­te.

SER MA­MÁ. Per­la es ma­dre de dos mu­je­res, ma­gís­te­res en Mar­ke­ting Po­lí­ti­co.

“Soy ma­dre sol­te­ra. De mis hi­jas pue­do de­cir que tie­nen muy fuer­te los va­lo­res fa­mi­lia­res por­que han cre­ci­do co­bi­ja­das por el amor de la fa­mi­lia. Tie­nen cla­ro que la me­jor he­ren­cia que les he de­ja­do es un buen ejem­plo de com­por­ta­mien­to y la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca”.

Con­si­de­ra que, aun­que no hay bre­chas de ma­má e hi­ja en­tre las tres, sí hay res­pe­to. Tra­ba­jan jun­tas en pro­yec­tos, dis­fru­tan sa­lir a co­mer y ha­blar. “Lo más di­fí­cil de ser ma­má ca­be­za de ho­gar es el he­cho de que a un pa­pá no se le re­em­pla­za de un to­do. Con­si­de­ro que sí es im­por­tan­te su fi­gu­ra y creo en el va­lor de la fa­mi­lia com­ple­ta, así que hay que lu­char pa­ra que se con­serv,e pues es un ver­da­de­ro es­cu­do de pro­tec­ción pa­ra nues­tros hi­jos”. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO... “De­ci­dí in­cur­sio­nar en la mo­da pa­ra abrir­le cam­po a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que ne­ce­si­tan apo­yo”.

Per­la Dá­vi­la des­ta­ca de su per­so­na­li­dad su fuer­za es­pi­ri­tual y su op­ti­mis­mo a la ho­ra de lu­char por lo que se pro­po­ne.

Las dos hi­jas de Per­la son ma­gís­te­res en Mar­ke­ting Po­lí­ti­co. Con ellas dis­fru­ta sa­lir a co­mer y en­ta­blar diá­lo­gos so­bre mo­da y la ac­tua­lu­dad del de­par­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.