Cons­truir con­sen­sos

Gente Caribe - - ÍNDICE - @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Me im­pre­sio­na la in­ca­pa­ci­dad que es­ta­mos mos­tran­do pa­ra cons­truir con­sen­sos. Cons­ta­to a dia­rio que nos gus­ta eli­mi­nar las ra­zo­nes y las po­si­cio­nes con­tra­rias a la nues­tra sin si­quie­ra con­si­de­rar­las, lo que evi­den­cia que te­ne­mos mie­do a ha­cer acuer­dos por­que es­tos nos con­vo­can a vi­vir en me­dio de la di­fe­ren­cia y es­ta­mos ob­se­sio­na­dos con la una­ni­mi­dad. Mu­chos su­po­nen que el fu­tu­ro so­lo es po­si­ble tras cer­ce­nar di­fe­ren­cias y pen­sar/sen­tir to­dos lo mis­mo. En­tien­do que en una so­cie­dad que se acos­tum­bró a en­te­rrar a los su­yos an­tes de tiem­po y que se su­mió en años de vio­len­cia ine­na­rra­ble, pen­sar en el uso de la fuer­za y la vio­len­cia co­mo úni­cas ma­ne­ras de re­sol­ver los con­flic­tos sea ca­si au­to­má­ti­co y ob­vio, y com­pren­do que esa mis­ma so­cie­dad ten­ga una ten­den­cia a ne­gar­se al con­sen­so y crea que la úni­ca po­si­bi­li­dad sea im­po­ner­se so­bre el otro y ven­cer­lo anu­lan­do sus in­tere­ses. Eso ha he­cho que pa­rez­ca nor­mal la ma­ne­ra co­mo se en­fren­tan en las re­des so­cia­les las per­so­nas que tie­nen opi­nio­nes con­tra­rias; in­sul­tar, ri­di­cu­li­zar, y bur­lar­se del otro se ha exa­cer­ba­do. Y cuan­do el te­ma pa­sa por lo re­li­gio­so o lo po­lí­ti­co to­das es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes que­dan ele­va­das a la enési­ma po­ten­cia. Pe­ro no so­lo me preo­cu­pa la vi­ru­len­cia con la que se con­tra­po­nen las par­tes, sino que mu­chos aún no sa­be­mos si po­dre­mos sa­lir de es­ta he­ca­tom­be ideo­ló­gi­ca que nos tie­ne, ya no po­la­ri­za­dos, sino to­tal­men­te frac­cio­na­dos en par­tes ais­la­das. ¿Có­mo apren­der a re­la­cio­nar­nos sa­na y pro­duc­ti­va­men­te? ¿Có­mo co­exis­tir pa­cí­fi­ca­men­te en es­te con­tex­to? ¿Có­mo des­ha­cer­nos del fa­ta­lis­mo que pa­re­ce con­de­nar­nos a ma­tar­nos co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de so­lu­ción de nues­tros con­flic­tos? Se­gu­ro soy in­ge­nuo –lo pre­fie­ro a ser ma­lin­ten­cio­na­do–, pe­ro creo que la úni­ca so­lu­ción pa­ra ser una so­cie­dad desa­rro­lla­da es ser ca­pa­ces de cons­truir con­sen­sos. Y se­gu­ro no es­toy so­lo en esa in­ge­nui­dad.

Por eso vuel­vo a plan­tear al­gu­nas con­di­cio­nes que creo son ne­ce­sa­rias pa­ra cons­truir con­sen­sos:

1. Re­co­no­cer al otro co­mo un in­ter­lo­cu­tor vá­li­do, lo que im­pli­ca acep­tar la po­si­bi­li­dad de que en sus po­si­cio­nes y opi­nio­nes ten­ga la ra­zón.

2. Pre­sen­tar ar­gu­men­tos cla­ros y cohe­ren­tes, y ser ca­pa­ces de es­cu­char y ana­li­zar los de los otros con in­te­li­gen­cia y se­re­ni­dad.

3. Creer en la bue­na fe de aque­llos con los que se de­ba­te y en­ten­der que con ellos se tie­ne que en­con­trar ob­je­ti­vos e in­tere­ses co­mu­nes que per­mi­tan con­sen­suar.

4. Res­pe­tar y creer en las ins­ti­tu­cio­nes que se tie­ne y que son las que ge­ne­ran los con­tex­tos de se­gu­ri­dad que se re­quie­re pa­ra que to­do se vi­va en la le­ga­li­dad, y es­ta­ble­cer las san­cio­nes so­cia­les ne­ce­sa­rias pa­ra vi­vir éti­ca­men­te.

Mi lla­ma­do es que en ca­da uno en nues­tros es­pa­cios co­ti­dia­nos in­ten­te­mos ha­cer con­sen­sos. No po­de­mos se­guir tra­tan­do de apa­gar el fue­go con ga­so­li­na. Par­ti­cu­lar­men­te es­toy can­sa­do de re­ci­bir men­sa­jes y me­mes que lo que bus­can es agi­tar y ener­var los áni­mos pa­ra que nos si­ga­mos in­sul­tan­do y ma­tan­do. La paz no nos cae del cie­lo la cons­trui­mos des­de nues­tras re­la­cio­nes más ín­ti­mas y las ma­ne­ras có­mo re­sol­ve­mos las di­fe­ren­cias con las per­so­nas que es­tán cer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.