Sa­ra Or­dó­ñez

Ingeniera in­dus­trial

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Lo­rai­ne Obregón Do­na­do FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Sen­tir que nues­tra vi­da cuel­ga en un hi­lo y que so­lo se pue­de te­ner es­pe­ran­za si, so­lo sí, ocu­rre un mi­la­gro, po­dría ge­ne­rar una gran mez­cla de sen­ti­mien­tos. Sin em­bar­go, cual­quier cir­cuns­tan­cia pue­de va­riar de­pen­dien­do la ac­ti­tud con la que ca­da per­so­na de­ci­da en­fren­tar­lo, de es­to da fe la co­pe­ya­na Sa­ra Or­dó­ñez. Hoy día re­cuer­da que en 2009 os­ten­tó el título de Se­ño­ri­ta Ce­sar, se gra­duó co­mo ingeniera in­dus­trial y más tar­de lo­gró ser es­pe­cia­lis­ta en Ge­ren­cia de Pro­yec­tos y ma­gis­ter en In­ge­nie­ría Ad­mi­nis­tra­ti­va. Al cum­plir sus 33 años, su fu­tu­ro se veía pro­me­te­dor. Dis­fru­ta­ba de un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, es­ta­ba casada con el hom­bre de sus sue­ños y ha­bía traí­do al mun­do a su pri­me­ra hi­ja. Pe­ro, de un mo­men­to a otro to­do se tor­nó tur­bio.

Aho­ra, an­tes de ha­blar de ese ins­tan­te ál­gi­do, ella cuen­ta que al cul­mi­nar sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les se de­di­có a la In­ge­nie­ría, la­bo­ran­do en el área de mar­ke­ting, ven­tas y pro­duc­ción. Co­mo un sue­ño he­cho reali­dad, aquel

que era el eje cen­tral de sus jue­gos en su ni­ñez, tra­ba­jó con dis­ci­pli­na y per­se­ve­ran­cia pa­ra ser co­ro­na­da co­mo rei­na de su de­par­ta­men­to.

“A mis 23 años me pu­se a bus­car to­da la in­for­ma­ción pa­ra con­tac­tar a la gen­te del con­cur­so; así que lla­man­do y to­can­do puer­tas lle­gué has­ta la di­rec­to­ra del con­cur­so. Me pre­sen­té e hi­ce un cas­ting con otras chi­cas y fi­nal­men­te me es­co­gie­ron, es­ta no­ti­cia fue el re­sul­ta­do de creer en que to­dos te­ne­mos las ar­mas pa­ra con­se­guir lo que desea­mos”, ma­nifies­ta.

De es­ta ex­pe­rien­cia ase­gu­ra que apren­dió a co­no­cer­se a sí mis­ma, a amar­se tal cual es, a en­con­trar­se, a en­ten­der que un con­cur­so no tie­ne por qué en­ca­si­llar­nos en es­te­reo­ti­pos y que la be­lle­za de las mu­je­res no es­tá en el fí­si­co, sino en lo que lle­va por den­tro. A par­tir de to­do es­te apren­di­za­je, ase­gu­ra que bus­có influen­ciar po­si­ti­va­men­te, ser na­tu­ral, tran­qui­la y re­la­ja­da. Lue­go del cer­ta­men, di­ce que em­pe­zó a te­ner mo­men­tos con ella mis­ma, tra­tan­do de en­con­trar lo que que­ría pa­ra su vi­da. En me­dio de es­te pro­ce­so se tras­la­dó a Es­ta­dos Uni­dos, don­de co­no­ció a su es­po­so Ar­man­do Re­don­do. “Apa­re­ció ese gran hom­bre en mi vi­da, que hoy por hoy te­ne­mos ocho años de ca­sa­dos y una be­bé de dos años. Al ca­bo de un tiem­po me di cuen­ta que es­ta­ba lis­ta pa­ra ser ma­má, sol­tar un po­co lo pro­fe­sio­nal y de­di­car­me al rol de mu­jer de ca­sa”.

SU HI­JA. Sa­ra ma­nifies­ta que su be­bé re­ci­bió el nom­bre de Vic­to­ria, una pa­la­bra que pa­ra ella tie­ne una con­no­ta­ción im­por­tan­te.

“Ella es el mo­tor de mi vi­da y mi sím­bo­lo de amor. Des­de que fue con­ce­di­da te­nía un gran sig­ni­fi­ca­do, yo se la pe­dí tan­to a Dios y des­de que

me la re­ga­ló, y pu­so en mí el de­seo de lla­mar­la Vic­to­ria, Él sa­bía lo que ve­nía pa­ra mí (...) hoy pue­do re­cor­dar que re­ci­bí la vic­to­ria a tra­vés de ella y gra­cias a su exis­ten­cia, pu­de de­tec­tar a tiem­po el diag­nós­ti­co que pro­ta­go­ni­zó por unos me­ses mi vi­da”, indica.

LA PA­TO­LO­GÍA. Al año de es­tar lac­tan­do, cuen­ta que re­ci­bió un gol­pe de su hi­ja en el pe­cho. Lue­go, sin­tió un do­lor, se pal­pó y de in­me­dia­to re­cu­rrió al doc­tor. Es­tan­do allá le ha­bían en­con­tra­do un car­ci­no­ma en es­ta­do dos, lo­ca­li­za­do en el seno de­re­cho, ade­más de un gen mu­ta­do que tien­de a pro­du­cir cán­cer de seno, en­tre otros.

Al es­cu­char­lo, ma­nifies­ta que, por 30 se­gun­dos, sin­tió que la vi­da se le iba. No obs­tan­te, se le­van­tó, de­ci­dió avan­zar y aun­que atra­ve­só por un pro­ce­so du­ro, ma­nifies­ta que no pen­só en des­fa­lle­cer. Se dio la opor­tu­ni­dad de llo­rar, pa­ra lue­go com­pren­der que to­do ha­cía par­te de un pro­ce­so por par­te de Dios, con un pro­pó­si­to con­tun­den­te.

“De ro­di­llas di gra­cias por lo que es­ta­ba su­ce­dien­do. Pe­dí por mi hi­ja, que quie­ro ver­la cre­cer y a par­tir de ahí mi sa­na­ción em­pe­zó. Lle­gó el mo­men­to en el que me to­có rea­li­zar­me la mas­tec­to­mía doble profi­lác­ti­ca, el 24 de ma­yo de 2018, y tu­ve que pa­rar la lac­tan­cia. Más tar­de em­pe­cé las qui­mio­te­ra­pias y to­do lo lle­vé de la mano con me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, las cul­mi­né el 5 de no­viem­bre (...) To­do el pro­ce­so reunió a mi fa­mi­lia”.

Hoy, con una son­ri­sa en su ros­tro y lle­na de vi­ta­li­dad, usa sus re­des so­cia­les pa­ra mo­ti­var a las per­so­nas, so­bre to­do a quie­nes pa­de­cen de cán­cer. Sus pu­bli­ca­cio­nes tie­nen pa­la­bra de vi­da y en es­tas im­pul­sa un mo­vi­mien­to ba­sa­do en la idea de que “las per­so­nas se pue­den sa­nar a tra­vés de la men­te y del ali­men­to fí­si­co y es­pi­ri­tual”.

PRO­YEC­TOS. A tra­vés de la en­fer­me­dad, Sa­ra se­ña­la que sin­tió la ne­ce­si­dad de cam­biar ca­da re­ce­ta cu­li­na­ria en un pla­to sa­lu­da­ble pa­ra el cuer­po, de mo­do que uno de sus lu­ga­res pre­fe­ri­dos siem­pre fue la co­ci­na, así co­mo re­ci­bir cla­ses de health coach pa­ra co­no­cer los be­nefi­cios de los ali­men­tos.

Cuan­do co­no­ció al ga­na­dor de Mas­ter Chef del año pa­sa­do, pen­só en ac­ti­var las no­tifi­ca­cio­nes de las re­des so­cia­les del reality, es­to con el fin de co­no­cer el día de las ins­crip­cio­nes. Y lue­go de pre­sen­tar­se en in­nu­me­ra­bles cas­tings, lo­gró su cu­po en Mas­ter Chef La­tino, que aglu­ti­na a co­ci­ne­ros ama­teur de amé­ri­ca La­ti­na.

“Ha­ce una se­ma­na sa­lió el primer epi­so­dio por Te­le­mun­do, en Mia­mi. To­do ha si­do gra­ba­do en Es­ta­dos Uni­dos y los par­ti­ci­pan­tes, in­clu­yén­do­me, mos­tra­mos que sí se pue­de co­ci­nar”.

Adi­cio­nal­men­te, le ha apun­ta­do al em­pren­di­mien­to, crean­do una mar­ca de tur­ban­tes pa­ra to­das las mu­je­res que han pa­de­ci­do cán­cer y pa­ra quie­nes deseen lu­cir, co­mo ella le de­no­mi­na, fas­hion.

“En me­dio de mi pro­ce­so pu­de dar­me cuen­ta que to­das las mu­je­res so­mos rei­nas. En­ton­ces, pa­ra mí el tur­ban­te es la co­ro­na de vi­da y de fe que Dios me re­ga­ló y, a tra­vés de sus nu­dos, po­de­mos re­pre­sen­tar el amor, el po­der y la fuer­za que hay cuan­do se atra­vie­sa un pro­ce­so du­ro. Es­ta co­ro­na no ne­ce­si­ta que te la pon­gan en un con­cur­so. Em­pe­cé com­pran­do las te­las en Ba­rran­qui­lla. Aquí los he di­se­ña­do, se han ma­qui­la­do y les han pues­to las mar­qui­llas con el nom­bre Co­ro­nas de fe. Den­tro de una se­ma­na ha­ré el lan­za­mien­to ofi­cial”. Cuen­ta con una pá­gi­na web, en la que ofre­ce to­dos sus pro­duc­tos, in­clu­yen­do unas are­pas de yu­ca que ha­ce con sus ma­nos y ofre­ce a to­do aquel que desee.GC

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Es vi­tal que en me­dio de una en­fer­me­dad, las per­so­nas ten­gan fe y sa­nen las he­ri­das de su in­te­rior”.

Sa­ra Or­dó­ñez, quien de­jó de la­do su co­ro­na de rei­na por un tur­ban­te, ase­gu­ra que hoy día pue­de ver­se co­mo una mu­jer na­tu­ral y con mu­cho des­par­pa­jo.

La co­ci­na es pa­ra Sa­ra el me­jor ali­cien­te. Ase­gu­ra que a tra­vés de es­ta crea pla­tos que sa­tis­fa­cen el pa­la­dar y be­nefi­cian la sa­lud de las per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.