¿Has­ta cuán­do apren­de el ce­re­bro?

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - POR Is­mael Ca­la www.Is­mael­Ca­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

De­bi­do a los avan­ces mé­di­cos, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud pre­vé que el nú­me­ro de per­so­nas de más de 60 años se du­pli­que des­de aho­ra has­ta 2050. Es­te cam­bio de­mo­grá­fi­co exi­gi­rá im­por­tan­tes adap­ta­cio­nes so­cia­les, en­tre ellas las edu­ca­ti­vas, que aún se mues­tran tí­mi­das en re­la­ción con el apren­di­za­je des­pués de los 50 años.

Cuan­do ha­ce más de cin­co años de­ci­dí su­bir una nue­va cor­di­lle­ra y fun­dar una em­pre­sa de con­te­ni­dos, even­tos y ex­pe­rien­cias, lo hi­ce cre­yen­do fer­vien­te­men­te en la ca­pa­ci­dad del ser hu­mano pa­ra evo­lu­cio­nar y ex­pan­dir su con­cien­cia, más allá de la edad. Mis crea­cio­nes se ba­san en la creen­cia de que el ce­re­bro tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra re­ge­ne­rar­se y apren­der mien­tras es­te­mos vi­vos. Atrás que­dó la épo­ca de pen­sar que, lue­go de cier­ta edad, no es po­si­ble es­tu­diar o se­guir for­mán­do­se. An­tes, ir a la uni­ver­si­dad y col­gar un título en la pa­red era sufi­cien­te pa­ra desen­vol­ver­se en el mun­do.

El mun­do de hoy cre­ce a ve­lo­ci­dad ex­po­nen­cial. Es im­pres­cin­di­ble man­te­ner­nos ac­tua­li­za­dos, in­clu­so en ma­te­rias y te­mas que ya su­pe­ra­mos en la eta­pa es­co­lar. No ha­cer­lo nos con­de­na­ría a la me­dio­cri­dad.

En es­te pun­to siem­pre apa­re­cen ex­cu­sas pa­ra no to­mar ac­ción. Se­gu­ra­men­te la prin­ci­pal tie­ne que ver con el tiem­po. To­dos dis­po­ne­mos de las mis­mas 24 ho­ras, pe­ro en nues­tras ma­nos es­tá de­ci­dir có­mo y en qué las in­ver­ti­mos: si en ac­ti­vi­da­des edifi­can­tes o so­lo en me­ro y va­cío en­tre­te­ni­mien­to.

Otra ex­cu­sa, ya gas­ta­da, es­tá re­la­cio­na­da con el res­to de ro­les co­mo pa­dres, ma­dres, je­fes, em­plea­dos, ge­ren­tes o pro­pie­ta­rios de una em­pre­sa. Cuan­do que­re­mos ha­cer al­go, con­se­gui­mos el es­pa­cio y la opor­tu­ni­dad pa­ra lle­var­lo ade­lan­te, sin im­por­tar los ajus­tes ne­ce­sa­rios.

Bertha Ve­lás­quez Bur­gos, de la Uni­ver­si­dad Co­le­gio Ma­yor de Cun­di­na­mar­ca, con­si­de­ra que “el ce­re­bro tie­ne una ad­mi­ra­ble ca­pa­ci­dad pa­ra re­or­ga­ni­zar­se, y aun­que en un mo­men­to de­ter­mi­na­do lo uti­li­ce­mos en su to­ta­li­dad, siem­pre po­de­mos apren­der más”.

De­sa­pren­der pa­ra se­guir apren­dien­do tam­bién re­sul­ta cla­ve. Un es­tu­dio del Me­di­cal Co­lle­ge de Geor­gia apun­ta que el ce­re­bro no tie­ne pro­ble­mas pa­ra se­guir asu­mien­do con­te­ni­dos, sino pa­ra eli­mi­nar la in­for­ma­ción ob­so­le­ta. Con es­to en men­te, ha­ce po­co lan­za­mos Ca­la.aca­demy, un es­pa­cio pa­ra la for­ma­ción cons­tan­te y la ex­pan­sión de la con­cien­cia. Mi su­ge­ren­cia es cla­ra: nun­ca de­je­mos de en­tre­nar el ce­re­bro. Aun­que las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que ca­da vez mo­ri­re­mos más vie­jos, la ca­li­dad de vi­da de­pen­de en par­te de no­so­tros mis­mos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.