Ma­ría Jo­sé Arro­yo y Lu­cas

Influen­cia­do­ra di­gi­tal y su mas­co­ta

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ma­ría Jo­sé Arro­yo Gar­cía apren­dió de su ma­má el amor por los ani­ma­les. De he­cho, su ma­dre siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por te­ner vo­ca­ción orien­ta­da al cui­da­do de los pe­rros y a su pro­tec­ción, pues sue­le res­ca­tar a aque­llos que se en­cuen­tren en es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad deam­bu­lan­do por las ca­lles.

“Siem­pre he vi­vi­do con pe­rros. Ha­ce seis años, cuan­do co­men­cé mi re­la­ción con mi pa­re­ja, Mi­chael So­sa, su­pe que él no era tan ape­ga­do a los pe­rros y yo siem­pre le de­cía que cuan­do tu­vie­ra uno se iba a ena­mo­rar por com­ple­to”, con­tó la di­se­ña­do­ra de cal­za­do e in

fluen­cia­do­ra di­gi­tal.

En aquel tiem­po, su cu­ña­da, la her­ma­na me­nor de Mi­chael, ha­bía de­ci­di­do que que­ría te­ner un pe­rro. Se lo re­ga­la­ron, pe­ro ha­bía que re­co­ger­lo en Bo­go­tá.

“No­so­tros via­ja­mos. Ella siem­pre ha­bía so­ña­do con te­ner un mal­tés. Cuan­do lle­ga­mos, la per­so­na en­car­ga­da nos mos­tró va­rios pe­rros de esa ra­za y no­so­tros se­lec­cio­na­mos uno que des­de el mo­men­to en el que lo re­ci­bi­mos se ca­rac­te­ri­zó por ser muy tran­qui­lo, pues dor­mía mu­cho. Cuan­do es­tá­ba­mos a pun­to de lle­var­lo, em­pe­za­mos a oír a un pe­rro la­dran­do, que es­ta­ba guar­da­do en un gua­cal. Hi­zo tan­to rui­do que yo pe­dí que lo sa­ca­ran de don­de es­ta­ba. Fue emo­cio­nan­te por­que ape­nas nos vio se ale­gró mu­cho, nos sa­lu­dó y en­se­gui­da su­pe que ese era el ele­gi­do. Sen­tí que fue al­go de Dios”, co­men­tó la ba­rran­qui­lle­ra.

Co­mo en ese mo­men­to Mi­chael vi­vía con su her­ma­na y su ma­má, Lu­cas vi­vió pri­me­ro en es­te ho­gar, lo­gran­do crear una “co­ne­xión úni­ca” con él. “Des­pués, Mi­chael y yo nos fui­mos a vi­vir jun­tos y de­ci­di­mos lle­var­nos a Lu­cas. Ha si­do ma­ra­vi­llo­so. Es de los que duer­me y se le­van­ta con no­so­tros. Cuan­do tie­ne ham­bre pi­de la co­mi­da y cuan­do quie­re ba­jar al par­que, tam­bién. Lu­cas es alegría, el que me ha­ce sen­tir en mi ho­gar”, afir­mó.

Ase­gu­ra que tam­bién ha te­ni­do que en­fren­tar mo­men­tos di­fí­ci­les jun­to a su “com­pa­ñe­ro fiel”. Ha­ce un po­co más de un mes, Lu­cas en­fer­mó gra­ve­men­te lue­go de su­frir unas con­vul­sio­nes.

“El ve­te­ri­na­rio nos di­jo que te­nía un pro­ble­ma en un ri­ñón. Fue muy an­gus­tian­te por­que un día es­ta­ba bien y al otro día es­ta­ba hos­pi­ta­li­za­do sin po­der re­co­no­cer­nos. In­clu­so, hu­bo un mo­men­to en el que nos di­je­ron que es­ta­ba en un es­ta­do crí­ti­co. Fue ho­rri­ble, me di cuen­ta que Lu­cas no es sim­ple­men­te un pe­rro, sino un miem­bro de mi fa­mi­lia. Sen­tí una co­ne­xión con él, co­mo si fue­ra su ma­má. Ora­mos mu­cho y sor­pren­den­te­men­te fue me­jo­ran­do con el pa­so del tiem­po”, di­jo.

Hoy día, Ma­ría Jo­sé agre­ga que na­die pue­de sen­tir lo ma­ra­vi­llo­so que es sen­tir la com­pa­ñía de un pe­rro, has­ta que real­men­te se con­vi­ve con uno. “In­vi­to a las per­so­nas que no tie­nen ani­ma­les en sus ho­ga­res a que se em­pa­pen de es­ta ex­pe­rien­cia. Es im­por­tan­te des­ta­car tam­bién que, an­tes de te­ner un pe­rro, es esen­cial re­con­si­de­rar si se le pue­de dar la ca­li­dad de vi­da que se me­re­ce. Hay mu­chos ani­ma­les aban­do­na­dos, por eso es fun­da­men­tal fo­men­tar la adop­ción y que sea­mos vo­ce­ros de su bie­nes­tar. Tam­bién hay que de­nun­ciar si so­mos tes­ti­gos de ca­sos de mal­tra­to ani­mal”, ase­gu­ró. GC

Ma­ría Jo­sé ase­gu­ra que dis­fru­tar día a día de la com­pa­ñía de Lu­cas ha si­do una ex­pe­rien­cia “ma­ra­vi­llo­sa”.

La ba­rran­qui­lle­ra afir­ma que es “im­por­tan­te de­nun­ciar ante ca­sos de mal­tra­to ani­mal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.