Fran­ces­ca Man­ci­ni Psi­có­lo­ga

Fran­ces­ca Man­ci­ni com­par­te la im­por­tan­cia de eli­mi­nar los ta­bús re­la­cio­na­dos con la prác­ti­ca psi­co­ló­gi­ca. Ase­gu­ra que, ca­da vez más, la sa­lud men­tal se es­tá con­vir­tien­do en una prio­ri­dad pa­ra la sociedad ac­tual.

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla

Fran­ces­ca Man­ci­ni Po­sa­da na­ció ha­ce 29 años en Ba­rran­qui­lla. Des­de pe­que­ña siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por te­ner un “es­pí­ri­tu al­truis­ta” y por te­ner la in­cli­na­ción “de ayu­dar a los de­más”. Co­nfie­sa que siem­pre se con­si­de­ró “la de­fen­so­ra del pue­blo y abo­ga­da de to­do el mun­do”, pues era muy re­cu­rren­te que las per­so­nas se acer­ca­ran a ella pa­ra com­par­tir sus pro­ble­má­ti­cas e his­to­rias de vi­da.

“Es­to me in­cen­ti­vó a em­pe­zar a es­tu­diar De­re­cho en la Pon­tifi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na. Mi ob­je­ti­vo era ser pe­na­lis­ta, pe­ro po­co a po­co fui dán­do­me cuen­ta que es­te no era el país ade­cua­do pa­ra ejer­cer es­ta pro­fe­sión. En­ton­ces to­mé la de­ci­sión de ayu­dar a los de­más, pe­ro des­de otra óp­ti­ca. Me apa­sio­na co­no­cer el pen­sa­mien­to de los de­más, sa­ber las his­to­rias que hay de­trás de una per­so­na pa­ra po­der en­ten­der su ac­tuar y su com­por­ta­mien­to. Así fue co­mo ter­mi­né es­tu­dian­do Psi­co­lo­gía en la Uni­ver­si­dad del Nor­te”, ex­pli­có.

Al cul­mi­nar sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les, via­jó a Ma­drid (Es­pa­ña) pa­ra es­tu­diar un más­ter en Psi­co­lo­gía Clí­ni­ca y de la Sa­lud con en­fo­que Cog­ni­ti­vo Con­duc­tual en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Es­tu­dios Psi­co­ló­gi­cos. Con el pa­so del tiem­po re­gre­só a su ciu­dad na­tal y em­pe­zó a tra­ba­jar con la psi­co­lo­gía so­cial en pro­yec­tos de la Al­cal­día.

“Por aquel en­ton­ces me ca­sé y re­gre­sé a Ma­drid con mi es­po­so por­que él iba a ha­cer su maes­tría. Fue una eta­pa di­fí­cil pa­ra con­se­guir tra­ba­jo, ya que es­ta­ba en otro país. En­ton­ces me pu­se a la ta­rea de em­pe­zar un blog y aten­der pa­cien­tes vía on­li­ne”, agre­gó. No obs­tan­te, ha­ce unos me­ses re­gre­só a Ba­rran­qui­lla y de­ci­dió con­so­li­dar su pro­yec­to de crear un con­sul­to­rio en la ciu­dad. En la ac­tua­li­dad, Fran­ces­ca atien­de pa­cien­tes con pro­ble­mas emo­cio­na­les, de an­sie­dad, de­pre­sión, jó­ve­nes que no sa­ben qué ca­rre­ra pro­fe­sio­nal es­tu­diar o sim­ple­men­te per­so­nas que ten­gan obs­tácu­los pa­ra ma­ne­jar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. “El cuer­po se en­fer­ma cuan­do

sien­te to­do aque­llo que la men­te no ex­te­rio­ri­za. Ve­mos un au­ge de las re­des so­cia­les que, si bien son muy bue­nas pa­ra el cam­po la­bo­ral, es­tán de­jan­do de la­do el con­tac­to fí­si­co. Hay bull­ying ci­ber­né­ti­co, los influen­cia­do­res mues­tran vidas per­fec­tas, pe­ro la reali­dad es que es una uto­pía. Los pa­dres son ca­da vez más per­mi­si­vos y hay ba­ja to­le­ran­cia a la frus­tra­ción en los ni­ños y es­to ha­ce que en un fu­tu­ro no se­pan có­mo ma­ne­jar los obs­tácu­los. Es­to cau­sa al­tos ni­ve­les de an­sie­dad”, co­men­tó.

Así tam­bién, ase­gu­ra que no se tra­ta de res­trin­gir el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les a los ni­ños, sino de te­ner ho­ra­rios y una “su­per­vi­sión cons­tan­te”.

Asi­mis­mo, afir­ma que una de sus me­tas es eli­mi­nar ta­bús de la psi­co­lo­gía “pa­ra sal­var vidas”.

“Hay que mos­trar­le a la gen­te que la psi­co­lo­gía no es pa­ra lo­cos. Así co­mo se va don­de un es­pe­cia­lis­ta de la sa­lud, y no da ver­güen­za con­tar­lo, así de­be­ría ser con la men­te. Sin em­bar­go, la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne y la mú­si­ca nos han mos­tra­do, a tra­vés de la his­to­ria, que el te­ma del cui­da­do de la men­te es un ta­bú. Afor­tu­na­da­men­te, es un fe­nó­meno que ha ido cam­bian­do. Aho­ra hay mu­chas cam­pa­ñas so­bre la sa­lud men­tal, in­clu­so po­dría de­cir­se que en­tre los ado­les­cen­tes se es­tá con­vir­tien­do en una mo­da. Pe­ro la idea no es que sea ni mo­da ni ta­bú, sino de de­mos­trar que el do­lor de la men­te puede ge­ne­rar do­lor en el cuer­po. No se tra­ta de lo­cu­ra, sino de en­ten­der que es nor­mal sen­tir obs­tácu­los en la vi­da y no sa­ber có­mo ma­ne­jar­los. Se tra­ta de en­con­trar el bie­nes­tar emo­cio­nal”, con­si­de­ró.

Del mis­mo mo­do, afir­ma que la fun­ción de los psi­có­lo­gos no es de­cir­le a una per­so­na “qué ha­cer”, sino brin­dar las he­rra­mien­tas ade­cua­das pa­ra guiar­la ha­cia el me­jor ca­mino.

Por otro la­do, cuen­ta que en su tiem­po li­bre dis­fru­ta leer no­ve­las de th­ri­ller, mis­te­rio y ac­ción y li­de­ra In­co­ro­na­re, un em­pren­di­mien­to de ac­ce­so­rios. Tam­bién es­ta­ble­ce que lo su­yo es via­jar y co­no­cer otras cul­tu­ras. “Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir a Tai­lan­dia y me fas­ci­na­ría vol­ver, allá se ve la vi­da des­de otra pers­pec­ti­va”.

Hoy día es­tá con­cen­tra­da en aten­der su con­sul­to­rio, es­cri­bir su co­lum­na de opi­nión en EL HE­RAL­DO y se­guir tra­ba­jan­do en su blog per­so­nal. “Ten­go tam­bién una cuen­ta de Ins­ta­gram (@ps.fran­ces­ca­man­ci­ni) en la que in­for­mo la reali­dad de los tras­tor­nos men­ta­les y sus sín­to­mas. La idea es crear con­cien­cia en la sociedad”, di­jo. GC

UN PRO­PÓ­SI­TO... “La la­bor de los psi­có­lo­gos es brin­dar las he­rra­mien­tas per­ti­nen­tes pa­ra que la per­so­na en­cuen­tre el ca­mino ade­cua­do”.

LA SA­LUD MEN­TAL... “El cuer­po se en­fer­ma cuan­do sien­te to­do aque­llo que la men­te no ex­te­rio­ri­za”.

FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La lec­tu­ra y los via­jes son dos de las pa­sio­nes de Fran­ces­ca Man­ci­ni Po­sa­da.

Uno de los pro­yec­tos fu­tu­ros de es­ta ba­rran­qui­lle­ra es la crea­ción de un cen­tro in­te­gral en el que se pue­dan en­con­trar psi­có­lo­gos con dis­tin­tas es­pe­cia­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.