Ale­jan­dro Mer­ca­do Pro­duc­tor au­dio­vi­sual

A sus 26 años, el ba­rran­qui­lle­ro pro­du­jo el cor­to­me­tra­je ‘Con fuer­za’, una pro­duc­ción ani­ma­da en ‘stop mo­tion’ en la que se fu­sio­na la reali­dad de la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na con al­gu­nos mi­tos y le­yen­das de la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ale­jan­dro Mer­ca­do te­nía 19 años cuan­do de­ci­dió mu­dar­se a Es­ta­dos Uni­dos para ha­cer reali­dad sus sue­ños pro­fe­sio­na­les. En el co­le­gio siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por te­ner una afi­ni­dad al di­bu­jo, es por ello que uno de sus sue­ños era es­tu­diar una ca­rre­ra en la pu­die­ra in­vo­lu­crar el ar­te.

“Des­de un prin­ci­pio te­nía en men­te que el Di­se­ño Gráfi­co era lo mío. En una vi­si­ta de uni­ver­si­da­des al co­le­gio pu­de co­no­cer so­bre Sa­van­nah Co­lle­ge of

Art and De­sign (Scad), una ins­ti­tu­ción en el es­ta­do de Geor­gia en la que hay más de 160 ca­rre­ras crea­ti­vas. Cuan­do leí so­bre la ani­ma­ción sen­tí que to­do en­ca­jó, pues reunía to­das las co­sas que me gus­tan: la televisión, el ci­ne y la crea­ción de figu­ras y mu­ñe­cos. En el úl­ti­mo año de co­le­gio cam­bié de opi­nión. De­jé el Di­se­ño Gráfi­co a un la­do y me fui por la ani­ma­ción en Scad”, con­tó.

Hoy día ase­gu­ra sen­tir­se “muy agra­de­ci­do” con sus pa­dres por ha­ber­le per­mi­ti­do “es­tu­diar y apren­der en el ex­te­rior”. Tam­bién es­ta­ble­ce que, al prin­ci­pio, no fue fá­cil adap­tar­se a la uni­ver­si­dad.

“En el co­le­gio era de los que me­jor pin­ta­ba y di­bu­ja­ba, pe­ro cuan­do lle­gué allá me en­con­tré a per­so­nas que ya te­nían mu­cha más ex­pe­rien­cia. Pe­ro con mu­cho tra­ba­jo pu­de ir adap­tán­do­me al ni­vel de va­rios de mis com­pa­ñe­ros. Em­pe­cé ha­cien­do mu­chos tra­ba­jos en 3D, te­nía el sue­ño de tra­ba­jar al­gún día para Pi­xar, pe­ro des­pués me fui dan­do cuen­ta que los la­ti­nos so­mos bue­nos para pro­du­cir. Ha­bla­mos muy bien con las per­so­nas, so­mos en­tra­do­res y tra­ta­mos de ha­cer to­do po­si­ble. En­ton­ces me fui orien­tan­do a es­te cam­po”, ex­pli­có.

Tras cul­mi­nar sus es­tu­dios en Ani­ma­ción, sin­tió que era el mo­men­to pre­ci­so para es­tu­diar una maes­tría en Ci­ne y Televisión en la mis­ma uni­ver­si­dad. Du­ran­te es­ta eta­pa co­no­ció al ve­ne­zo­lano An­drés Eduar­do We­wer en una cla­se de pro­duc­ción y jun­tos de­ci­die­ron sa­car ade­lan­te un pro­yec­to en el que pu­die­ran ha­blar de su reali­dad. “Hay mu­chos pro­duc­tos ani­ma­dos que ha­blan de te­mas co­mer­cia­les. No es­tá mal, por­que, co­mo to­do, la ani­ma­ción es un ne­go­cio. Pe­ro a mí me afec­ta no mos­trar nues­tra cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na por­que es muy gran­de. Cuan­do me fui de la ciu­dad, sen­tí que me ha­cía fal­ta la gen­te, el ca­lor, ver a las per­so­nas to­man­do cer­ve­za en la tien­da, en­tre otras co­sas. Ad­mi­ro mu­cho a Neil Gai­man, un au­tor que es­cri­be con mi­tos y su­pe que eso era lo que que­ría ha­cer por el res­to de mi vi­da”, es­ta­ble­ció. En sus cons­tan­tes vi­si­tas a Co­lom­bia, Ale­jan­dro se fue per­ca­tan­do de la al­ta pre­sen­cia de ve­ne­zo­la­nos en el país. Pe­ro co­nfie­sa que se sin­tió “tris­te y de­cep­cio­na­do” al es­cu­char la ma­ne­ra có­mo mu­chos de sus com­pa­trio­tas se refie­ren a la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na. “Yo soy in­mi­gran­te. Vi­vo en otro país. He es­cu­cha­do a per­so­nas bur­lar­se de mí y de la ma­ne­ra có­mo ha­blo. Me pre­gun­tan qué ha­go en un país di­fe­ren­te. Esas son co­sas que uno es­cu­cha en Co­lom­bia de los ve­ne­zo­la­nos. Pe­ro a di­fe­ren­cia de mí, ellos no tu­vie­ron más re­me­dio que mar­char­se de su país. Eso nos ins­pi­ró a crear un cor­to­me­tra­je ani­ma­do en el que pu­dié­ra­mos mo­ti­var­los y dar­les fuer­za, por­que eso es lo que te im­pul­sa a sa­lir ade­lan­te”, co­men­tó.

El pro­yec­to au­dio­vi­sual Con fuer­za fu­sio­na el pa­no­ra­ma de la mi­gra­ción ve­ne­zo­la­na con el con­tex­to que ro­dea a al­gu­nas figu­ras de mi­tos y le­yen­das la­ti­noa­me­ri­ca­nas co­mo El Hom­bre Cai­mán, La Llo­ro­na y El Sil­bón. An­drés es el di­rec­tor, quien se en­car­gó de ha­cer los nue­ve mi­nu­tos de ani­ma­ción y Ale­jan­dro, el pro­duc­tor.

“Cons­truí los per­so­na­jes con una téc­ni­ca que me en­se­ñó mi es­po­sa con el ma­ne­jo de fibras. Esa cons­truc­ción du­ró al­re­de­dor de año y me­dio, y la pro­duc­ción du­ró apro­xi­ma­da­men­te otro año. Al ha­cer ani­ma­ción me sien­to di­fe­ren­te, me sien­to muy con­ten­to de ver el re­sul­ta­do final del pro­duc­to por­que es la su­ma de un gran tra­ba­jo en equi­po en el que in­ter­vi­nie­ron mu­chas per­so­nas ta­len­to­sas”, afir­mó.

El ob­je­ti­vo de Ale­jan­dro es po­der lle­var el cor­to­me­tra­je a fes­ti­va­les de ci­ne del país, co­mo el de Car­ta­ge­na y Bo­go­tá. Ma­ni­fies­ta es­tar con­ten­to pues se es­tán em­pe­zan­do a ver más es­tu­dios de ani­ma­ción en Co­lom­bia y Chi­le, pe­ro agre­ga que es esen­cial se­guir co­mu­ni­can­do cul­tu­ra en es­te ti­po de pro­duc­cio­nes.

“Sue­ño con se­guir ha­cien­do pro­yec­tos en stop mo­tion. Mi plan aho­ra es mu­dar­me a Portland, en el es­ta­do de Ore­gon, pues la idea es em­pe­zar un pe­que­ño es­tu­dio de ani­ma­ción don­de po­da­mos se­guir ha­cien­do es­te ar­te con mu­cho sa­bor la­tino. En cier­to pun­to de mi vi­da tam­bién me gus­ta­ría en­se­ñar a nue­vas ge­ne­ra­cio­nes to­do lo que he apren­di­do”, pun­tua­li­zó. GC

Ale­jan­dro ha vi­vi­do en Sa­van­nah (Geor­gia) du­ran­te seis años. Su si­guien­te des­tino es Portland.

El ba­rran­qui­lle­ro po­só para el len­te de Gen­te Ca­ri­be du­ran­te su vi­si­ta a su ciu­dad na­tal.

Li­li es el per­so­na­je prin­ci­pal del cor­to­me­tra­je ani­ma­do en ‘stop mo­tion’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.