Ire­ne Gon­zá­lez He­ma­tó­lo­ga

Es­ta ba­rran­qui­lle­ra es es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na in­ter­na. En el pre­sen­te li­de­ra una fun­da­ción que atien­de a pa­cien­tes con anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes, po­bla­ción que, a su jui­cio, ne­ce­si­ta ma­yor res­pal­do por par­te del Go­bierno.

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

El pa­sa­do miér­co­les se con­me­mo­ró el Día Mun­dial de la Anemia de Cé­lu­las Fal­ci­for­mes, pa­to­lo­gía que fue des­cu­bier­ta un 19 de ju­nio y que, en la mis­ma fe­cha de ca­da año, se ha­ce me­mo­ria de aquel pri­mer pa­cien­te que la pa­de­ció, Wal­ter Cle­ment Noel.

Es­ta even­tua­li­dad es de las que siem­pre evo­ca la mé­di­co in­ter­nis­ta y he­ma­tó­lo­ga Ire­ne Gon­zá­lez Agui­rre, quien de su pa­dre he­re­dó la pa­sión vehe­men­te por la me­di­ci­na y la he­ma­to­lo­gía. A su vez, ter­mi­nó sien­do la su­ce­so­ra de su con­sul­to­rio don­de él so­lía aten­der a ca­da uno de sus pa­cien­tes, pe­ro que hoy día lu­ce co­mo Fun­da­ción He­mos­ta­sia y trom­bo­sis del Ca­ri­be, nom­bre que le otor­gó Ire­ne.

Así que sen­ta­da en una si­lla de ofi­ci­na un po­co más mo­der­na, con un fon­do de di­plo­mas que ava­lan sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les, Ire­ne re­cuer­da que cre­ció

es­cu­chan­do so­bre la leu­ce­mia y otras en­fer­me­da­des de la san­gre.

“Cuan­do es­tu­dié Me­di­ci­na In­ter­na y He­ma­to­lo­gía hi­ce to­das las prác­ti­cas al la­do de mi pa­pá, quien siem­pre tu­vo el in­te­rés de aten­der a per­so­nas con anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes. Hoy día ten­go re­mi­ti­dos a al­gu­nos de sus pa­cien­tes, así que ese ca­ri­ño por el ejer­ci­cio él lo sem­bró en mí”.

La ba­rran­qui­lle­ra, quien se con­si­de­ra apa­sio­na­da por la coa­gu­la­ción de la san­gre, ma­ni­fies­ta que ha tra­ba­ja­do en el Ca­ri, en el Cen­tro Can­ce­ro­ló­gi­co del Ca­ri­be y en la Clí­ni­ca Mi­se­ri­cor­dia Internacio­nal. Tam­bién, guia­da por su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, creó la IPS Cen­tro de He­mos­ta­sis y Trom­bo­sis del Ca­ri­be, lo que fue al­ter­nan­do con su rol de do­cen­te en Me­di­ci­na, Me­di­ci­na In­ter­na y Neu­ro­lo­gía.

En me­dio de la con­so­li­da­ción de su em­pren­di­mien­to, ma­ni­fies­ta que de­ci­dió rea­li­zar un es­tu­dio des­crip­ti­vo y pros­pec­ti­vo para co­no­cer las con­di­cio­nes clí­ni­cas y te­ra­péu­ti­cas en las que se en­con­tra­ban los pa­cien­tes ma­yo­res de 16 años con anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes, en Ba­rran­qui­lla. La in­ves­ti­ga­ción pron­ta­men­te se­rá pu­bli­ca­da y ex­pli­ca que, con el fin de lle­var­la a ca­bo, fue

ne­ce­sa­rio abrir una con­vo­ca­to­ria para la re­co­lec­ción de datos, en la que final­men­te lo­gró te­ner a 35 per­so­nas con di­cha en­fer­me­dad.

“La par­te so­cio­de­mo­grá­fi­ca fue lo más sor­pren­den­te. En es­te pro­ce­so me di cuen­ta que la ma­yo­ría de los pa­cien­tes son de es­tra­tos ba­jos. Tam­bién pu­de ver que hay quie­nes se ven obli­ga­dos a sus­pen­der sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les por­que las uni­ver­si­da­des no lle­gan a con­si­de­rar sus múl­ti­ples in­asis­ten­cias a cau­sa de las re­caí­das que pre­sen­tan, igual­men­te en los em­pleos. Así que des­de ahí vi que ha­bía de por me­dio un pro­ble­ma so­cial gran­de”.

En me­dio de su in­te­rés por des­cu­brir un te­rri­to­rio que a su jui­cio me­re­cía po­ner­le la lu­pa, acae­ció que creó una fun­da­ción don­de se de­di­ca­ría a rea­li­zar un tra­ba­jo de ti­po so­cial. Así que una de sus fun­cio­nes des­de que ini­ció ha si­do brin­dar, co­mo he­ma­tó­lo­ga, acom­pa­ña­mien­to a sus pa­cien­tes, de­bi­do a que desa­rro­llan múl­ti­ples com­pli­ca­cio­nes or­gá­ni­cas.

“Es tan ne­ce­sa­rio el acom­pa­ña­mien­to por­que si bien la en­fer­me­dad es ge­né­ti­ca, se ca­rac­te­ri­za por oca­sio­nar­le al­te­ra­cio­nes a la for­ma del gló­bu­lo ro­jo, tor­nán­do­los en for­ma de me­dia lu­na, lo que los vuel­ve rí­gi­dos. Al pa­sar por los va­sos san­guí­neos obs­tru­yen la san­gre y oca­sio­nan trom­bo­sis a ni­vel car­dia­co, pul­mo­nar y ce­re­bral, ge­ne­ran­do sín­to­mas co­mo cri­sis de do­lo­res óseos y ar­ti­cu­la­res, si­mi­la­res a co­mo si un cu­chi­llo atra­ve­sa­ra los hue­sos. En al­gu­nos ca­sos pue­de lle­var has­ta la muer­te (...) en mi fun­da­ción atien­do al mis­mo gru­po con el que hi­ce la in­ves­ti­ga­ción y ellos mis­mos han con­vo­ca­do a otros que pre­sen­tan la mis­ma pa­to­lo­gía”. Ire­ne en­fa­ti­za en que la anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes en 2012, en Co­lom­bia, fue con­si­de­ra­da una en­fer­me­dad huér­fa­na.

“Es vi­tal que los cen­tros de sa­lud de­tec­ten la en­fer­me­dad, pues­to que so­mos un país que os­ten­ta una al­ta pre­va­len­cia. Aho­ra, ha­go un lla­ma­do al Go­bierno, por­que es ho­ra de que sea in­clui­da en el ta­mi­za­je neo­na­tal, con el fin de evitar com­pli­ca­cio­nes cró­ni­cas. Por otra par­te, creo que es ne­ce­sa­rio ca­pa­ci­tar a los mé­di­cos ge­ne­ra­les del

Atlán­ti­co so­bre el ma­ne­jo de es­ta con­di­ción, ya que por des­co­no­ci­mien­to al­gu­nos apli­can pro­duc­tos con­tra­in­di­ca­dos, así co­mo re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble agi­li­zar la en­tre­ga de me­di­ca­men­tos y la au­to­ri­za­ción del exa­men dop­pler trans­cra­neal, que es con el que lo­gra­mos pre­ve­nir que el ni­ño ten­ga ma­yor ries­go de even­tos trom­bos”. Men­cio­na que uno de sus pro­pó­si­tos es afian­zar en la fun­da­ción, la cam­pa­ña edu­ca­ti­va de au­to­cui­da­do. A tra­vés de es­ta el pa­cien­te re­ci­be, ade­más del so­por­te psi­co­ló­gi­co y el acom­pa­ña­mien

to mé­di­co, el co­no­ci­mien­to de au­to­cui­da­do para ma­ne­jar la en­fer­me­dad en ca­sa y así evitar las hos­pi­ta­li­za­cio­nes an­te con­di­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra ex­tre­ma, los ni­ve­les ba­jos de oxi­geno cor­po­ral, los cam­bios en el pH cor­po­ral, el es­trés y las in­fec­cio­nes, que son los des­en­ca­de­nan­tes de las cri­sis.

“Con los pa­dres tra­ba­ja­mos para que apren­dan a dar­le in­de­pen­den­cia y au­to­no­mía a sus hi­jos, por­que cuen­tan con gran­des ca­pa­ci­da­des (...) Con el apo­yo de Ges­tión So­cial de la Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla, he­mos vin­cu­la­do en el ám­bi­to la­bo­ral a va­rios pa­cien­tes de es­ta co­mu­ni­dad, lo­gran­do así la in­clu­sión. Adi­cio­nal­men­te, cuen­to con el apo­yo de va­rios co­le­gas en el pro­ce­so de in­mu­ni­za­ción con el es­que­ma de va­cu­na­ción”.

Ire­ne ex­pli­ca que en la fun­da­ción tam­bién tra­ta a pa­cien­tes con otros pro­ble­mas he­ma­to­ló­gi­cos, cu­yas con­sul­tas le brin­dan el fac­tor mo­ne­ta­rio para sol­ven­tar a quie­nes pre­sen­tan anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes.

En el pre­sen­te ase­gu­ra que la me­di­ci­na le apun­ta a en­con­trar una cu­ra para es­te pa­de­ci­mien­to ge­né­ti­co más fre­cuen­te a ni­vel mun­dial. Y aun­que ya se ha­ya da­do un pa­so ade­lan­te con la te­ra­pia gé­ni­ca, Gon­zá­lez men­cio­na que de mo­men­to los pa­cien­tes en el país re­ci­ben tra­ta­mien­tos para me­jo­rar las cri­sis, pre­ve­nir las trom­bo­sis y op­ti­mi­zar la ex­pec­ta­ti­va de vi­da. GC

“Las per­so­nas me des­cri­ben el do­lor co­mo si les atra­ve­sa­ran cu­chi­llos por los hue­sos”. SO­BRE LA EN­FER­ME­DAD... “Aun­que no pue­dan ha­cer mu­cho es­fuer­zo fí­si­co, tie­nen gran­des ca­pa­ci­da­des men­ta­les”. SO­BRE LOS PA­CIEN­TES...

Ire­ne Gon­zá­lez creó la IPS Cen­tro de He­mos­ta­sis y Trom­bo­sis del Ca­ri­be, em­pren­di­mien­to que al­ter­nó con su rol de do­cen­te.

Ire­ne ex­pli­ca que los pa­cien­tes con anemia de cé­lu­las fal­ci­for­mes re­ci­ben aten­ción mé­di­ca y psi­co­ló­gi­ca, en­tre otros ser­vi­cios gra­tui­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.