Ma­ría Jo­sé Ba­rra­za

Em­ba­ja­do­ra In­ter­na­cio­nal de la Cum­bia en EE.UU.

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Sha­ron Ka­lil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Du­ran­te su cre­ci­mien­to, Ma­ría Jo­sé Ba­rra­za Re­don­do se sin­tió in­tere­sa­da por los tra­jes tra­di­cio­na­les, la mú­si­ca fol­cló­ri­ca y los mo­vi­mien­tos elegantes y pro­pios de la cum­bia.

De­bi­do a es­to, no du­dó en ser par­te de la cul­tu­ra ca­ri­be a tra­vés de dis­tin­tos gru­pos de dan­za. Es­tu­vo en la Uni­dad Ar­tís­ti­ca Dan­ce­mos y en el gru­po We­pa­jé en Sa­ba­na­lar­ga, por men­cio­nar al­gu­nos.

La jo­ven de 20 años ase­gu­ra que des­de esa épo­ca tam­bién sin­tió pa­sión por la esen­cia de los rei­na­dos cul­tu­ra­les y de los cer­tá­me­nes de be­lle­za.

“Es­ta­ba en dé­ci­mo gra­do cuan­do par­ti­ci­pé en mi pri­mer con­cur­so. Se tra­tó del rei­na­do de la Cum­bia de Sa­ba­na­lar­ga, mi tie­rra na­tal, en el que re­pre­sen­té a mi co­le­gio y re­sul­té ga­na­do­ra”, re­cor­dó. Ma­ría Jo­sé en ese mo­men­to te­nía 14 años. El mis­mo año par­ti­ci­pó en Ba

rran­qui­lla, don­de re­si­de ac­tual­men­te, en el Rei­na­do In­ter­co­le­gial de la Cum­bia del de­par­ta­men­to del Atlán­ti­co, don­de ob­tu­vo el pre­mio Co­mu­ni­da­des Edu­ca­ti­vas, el más im­por­tan­te den­tro del cer­ta­men.

A pe­sar de que es­ta­ba triun­fan­do en los cer­tá­me­nes y, ca­da vez más, sen­tía pa­sión por la cum­bia, con­fe­só que tam­bién su­frió un “do­lo­ro­so mo­men­to” al ser diag­nos­ti­ca­da con tras­torno de­pre­si­vo.

“Me en­fer­mé… la gen­te en ese mo­men­to me cri­ti­ca­ba, de­cía que es­ta­ba gor­da y, en reali­dad, nun­ca lo fui. Vi­vía muy acom­ple­ja­da, no que­ría sa­lir, me en­ce­rra­ba en el cuar­to a llo­rar, no que­ría ha­blar con na­die. No co­mía na­da y si lo ha­cía que­ría ir a vo­mi­tar”. Agre­gó que, al ser tan jo­ven, era “muy dé­bil” y se de­ja­ba afec­tar por aque­llos co­men­ta­rios que sur­gían, en su ma­yo­ría, en las re­des so­cia­les.

“Las re­des so­cia­les ge­ne­ra­ron un tras­torno en mí por­que sim­ple­men­te no era el es­te­reo­ti­po de mu­jer que las per­so­nas que­rían que fue­ra. De­ci­dí que no te­nía por­qué pre­ten­der agra­dar­le al mun­do por có­mo me vie­ra, sino por có­mo pen­sa­ra. Así su­pe­ré esa eta­pa cruel

en mi vi­da”.

Tam­bién asis­tió al psi­có­lo­go y re­ci­bió me­di­ca­men­tos pa­ra afron­tar su de­pre­sión.

Ma­ría Jo­sé a sus 15 años con­cur­só en el Si­re­na­to de la Cum­bia, en Puer­to Co­lom­bia, don­de re­sul­tó co­mo Prin­ce­sa De­par­ta­men­tal de la Cum­bia 2014. Con­tó que en es­tos pri­me­ros rei­na­dos aún sen­tía ti­mi­dez, pues en su eta­pa es­co­lar fue de las jó­ve­nes a las que le da­ba pe­na to­mar un mi­cró­fono, ex­pre­sar­se en pú­bli­co y re­la­cio­nar­se, pe­ro pre­ci­sa­men­te es­to cam­bió con sus par­ti­ci­pa­cio­nes.

La sa­ba­na­lar­gue­ra se es­tá for­man­do en la ca­rre­ra de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var. Aun­que ha de­te­ni­do su pro­ce­so aca­dé­mi­co a cau­sa de los con­cur­sos, ase­gu­ró que uno de sus sue­ños es re­ci­bir su tí­tu­lo de mé­di­co. En 2016 re­pre­sen­tó al Atlán­ti­co en Miss Ma­ja Co­lom­bia (en Co­ro­zal, Su­cre), un con­cur­so que bus­ca una mu­jer que sir­va de vo­ce­ra en las di­fe­ren­tes en­ti­da­des pa­ra ayu­dar a sus co­mu­ni­da­des.

Lue­go de es­to, de­ci­dió to­mar­se un break y de­di­car­se a sus es­tu­dios. Re­ci­bió una so­li­ci­tud pa­ra pre­pa­rar­se un año y pos­tu­lar­se por de­cre­to a ser Se­ño­ri­ta Atlán­ti­co, pe­ro no acep­tó. “No com­par­to el es­te­reo­ti­po de be­lle

za de que las mu­je­res tie­nen que ser sú­per fla­cas pa­ra po­der es­tar en un rei­na­do. Yo soy de las que pien­sa que una mu­jer es be­lla por có­mo pien­sa, có­mo tra­ta a las per­so­nas, có­mo se desen­vuel­ve en la vi­da, qué ha­ce pa­ra ayu­dar a los de­más, más que por una ca­ra bo­ni­ta”, di­jo.

Des­pués de es­to, re­pre­sen­tó a Ba­rran­qui­lla en el Im­pe­ria­la­to Na­cio­nal de la Cum­bia, del Ban­co, Mag­da­le­na, con­vir­tién­do­se así en Em­pe­ra­triz Na­cio­nal de la Cum­bia 2018–2019.

“Mi de­ber co­mo Em­pe­ra­triz es que las per­so­nas co­noz­can mu­cho más so­bre su iden­ti­dad, cul­tu­ra y tra­di­ción. Si bien la cum­bia tie­ne un pro­ble­ma y es que no es­tá es­cri­ta en nin­gún la­do, eso es al­go que se apren­de de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, mi tra­ba­jo es que las per­so­nas no de­jen mo­rir el legado”. El más re­cien­te tí­tu­lo que re­ci­bió fue el de Pri­me­ra Em­ba­ja­do­ra in­ter­na­cio­nal de la Cum­bia en Es­ta­dos Uni­dos, otor­ga­do en Houston por par­te del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla In­ter­na­cio­nal. En­tre los pro­yec­tos que tie­ne la jo­ven, que se con­si­de­ra aman­te de la lec­tu­ra, es­tá es­cri­bir un li­bro so­bre los pa­sos me­to­do­ló­gi­cos de la cum­bia y ha­cer una in­ves­ti­ga­ción so­bre el origen de es­te bai­le fol­cló­ri­co.

Den­tro de sus pasatiempo­s es­tá leer li­te­ra­tu­ra ju­ve­nil, dra­má­ti­ca y de te­rror. Cur­sa sép­ti­mo se­mes­tre de Me­di­ci­na.

La jo­ven desea es­cri­bir un li­bro con los pa­sos me­to­do­ló­gi­cos de la cum­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.