Da­nie­lle Ju­liao

Di­se­ña­do­ra es­tra­té­gi­ca en ad­mi­nis­tra­ción

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Con 18 años Da­nie­lle Ju­liao lle­gó a Nue­va York a en­fren­tar­se con la “sel­va de ce­men­to” que re­cuer­da Héc­tor La­voe en Jua­ni­to Ali­ma­ña. Pe­ro ella, ba­rran­qui­lle­ra re­cién gra­dua­da del co­le­gio Pa­rrish, no se en­fren­tó con “las fie­ras sal­va­jes” que re­la­ta el clá­si­co de la sal­sa. To­do lo con­tra­rio, no na­dó con­tra la co­rrien­te sino con ella, se de­jó lle­var por el mar de opor­tu­ni­da­des que ofre­ce la Ca­pi­tal del Mun­do. Sen­tía que es­ta­ba en el lu­gar y el mo­men­to ade­cua­do, cuen­ta.

Allá es­tu­dió Di­se­ño Es­tra­té­gi­co en Ad­mi­nis­tra­ción, en el Par­sons School of De­sign.

“Es una ca­rre­ra un po­co nue­va. Yo soy una per­so­na crea­ti­va, pe­ro no que­ría ser so­lo una di­se­ña­do­ra”, di­ce Da­nie­lle sen­ta­da en el co­me­dor de su apar­ta­men­to en el nor­te de Ba­rran­qui­lla, don­de es­tu­vo la se­ma­na pa­sa­da en un via­je que mez­cló ne­go­cios, fa­mi­lia y pla­cer.

“Bá­si­ca­men­te lo que te pro­po­nen ahí (en Par­sons)”, agre­ga, es pen­sar en los ob­je­ti­vos que tie­nen los con­su­mi­do­res en es­tos tiem­pos mo­der­nos de cri­sis cli­má­ti­ca, mer­ca­dos cam­bian­tes e hi­per­co­nec­ti­vi­dad. “To­do lo que tú va­yas a crear tie­ne que ser ba­sa­do en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, tú no pue­des crear un pro­duc­to sin pri­me­ro sa­ber que hay un pro­ble­ma y eso que pro­po­nes ayu­da­rá en par­te a so­lu­cio­nar ese pro­ble­ma, de eso se tra­ta, mu­cho mar­ke­ting, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo”.

En su in­ves­ti­ga­ción, que le to­mó dos años, de­tec­tó, por ejem­plo, que los neo­yor­ki­nos o una bue­na par­te de ellos gas­tan al menos cin­co dó­la­res dia­rios en ca­fé, “es al­go que es­tá muy arrai­ga­do en la cul­tu­ra” de esa me­tró­po­li, en­ton­ces hay mu­chos re­si­duos que se van a la ba­su­ra o lo re­ci­cla­ban de mu­chas

for­mas, co­mo en el uso de abono pa­ra la tie­rra.

Así las co­sas, hoy con 23 años, Da­nie­lle desa­rro­lló co­mo pro­yec­to de te­sis una idea de ne­go­cio con­sis­ten­te en re­ci­clar los re­si­duos de ca­fé or­gá­ni­co de las ca­fe­te­rías lo­ca­les, o pe­que­ñas, por así de­cir­lo, pa­ra ex­ten­der su ci­clo de vi­da. Su mi­sión, acla­ra, es brin­dar una ma­ne­ra di­fe­ren­te e in­no­va­do­ra de dis­fru­tar el ca­fé que se con­su­me to­dos los días en esos lu­ga­res, con­vir­tien­do ese re­si­duo de ca­fé “en cre­mas cor­po­ra­les, bál­sa­mos he­chos a mano y mi­ni­mi­zan­do la lis­ta de in­gre­dien­tes en ca­da pro­duc­to”.

Su em­pren­di­mien­to, de­bi­da­men­te re­gis­tra­do en Es­ta­dos Uni­dos des­de el mes de fe­bre­ro de es­te año, se lla­ma Grounded y una de las ra­zo­nes era pre­sen­tar­lo en Co­lom­bia arran­can­do por Ba­rran­qui­lla.

SO­BRE SU PRO­FE­SIÓN... “Yo soy una per­so­na crea­ti­va, pe­ro no que­ría ser so­lo una di­se­ña­do­ra”.

UN PEN­SA­MIEN­TO... “To­do lo que tú va­yas a crear tie­ne que ser ba­sa­do en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo”.

Des­pués de un año de per­fec­cio­nar el bran­ding y con­cep­to de la mar­ca, Da­nie­lle co­no­ció a su co-foun­der Fran­cis­co Cha­pa, quien asu­mió la es­tra­te­gia fi­nan­cie­ra y lo­gís­ti­ca del ne­go­cio y ella la di­rec­ción crea­ti­va, in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo y coor­di­na­ción de co­mu­ni­dad.

Fran­cis­co, de 27 años, que tam­bién es­tu­vo en la ciu­dad, ex­pli­ca que Grounded bus­ca aliar­se en Nue­va York con tien­das que ma­ne­jan ca­fé de origen es­pe­cí­fi­co, or­gá­ni­co, pa­ra re­co­ger el grano usa­do y con eso ha­cer una fu­sión del acei­te que se tar­da tres se­ma­nas. “En la cuar­ta se­ma­na es cuan­do ya mez­cla­mos los otros in­gre­dien­tes con la re­ce­ta que te­ne­mos y nos da los di­fe­ren­tes pro­duc­tos con los que con­ta­mos, eso se los en­tre­ga­mos a los cof­fees­hops y ellos lo ofre­cen en sus tien­das. No­so­tros tam­bién lo ven­de­mos on­li­ne y es­ta­mos ha­cien­do pre­sen­ta­cio­nes co­mo la que tu­vi­mos en Ba­rran­qui­lla. Va­mos ha­cer otra en Mon­te­rrey. Ya hi­ci­mos una en Nue­va York y fue un éxi­to”.

Los pro­duc­tos de Grounded has­ta aho­ra son cua­tro. Cho­co­la­te Body But­ter, que se com­po­ne de cre­ma hu­mec­tan­te cor­po­ral he­cha a mano con acei­te de ca­fé re­ci­cla­do con olor a man­te­ca de ca­cao. The Body But­ter, cre­ma hu­mec­tan­te cor­po­ral he­cha a mano con acei­te de ca­fé re­ci­cla­do con olor a man­te­ca de Shea. Lip But­ter Shea, bál­sa­mo la­bial de ca­fé con Shea, y Lip But­ter Ca­cao, bál­sa­mo la­bial de ca­fé con ca­cao. Co­mo lo re­sal­ta Da­nie­lle, el ca­fé que es­tá ma­ne­jan­do aho­ra su mar­ca pro­vie­ne de Ugan­da, es 100% or­gá­ni­co y sus pro­duc­to­res le dan un tra­to jus­to a sus tra­ba­ja­do­res.

Da­nie­lle y Fran­cis­co creen ple­na­men­te en el cre­ci­mien­to de su mar­ca, no des­car­tan usar en al­gún mo­men­to ca­fé de Co­lom­bia, el me­jor del mun­do, y sa­ben que Nue­va York les ofre­ce opor­tu­ni­da­des inima­gi­na­bles de ex­pan­sión en un pla­ne­ta y una era en la que el ma­ne­jo de re­si­duos y la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial es ca­da vez más pre­pon­de­ran­te.

Grounded, que par­tió de la idea de una ba­rran­qui­lle­ra, pro­me­te de­jar un buen sa­bor de bo­ca con aroma a ca­fé.

Da­nie­lle Ju­liao ter­mi­nó Di­se­ño Es­tra­té­gi­co en Ad­mi­nis­tra­ción, en el Par­sons School of De­sign de Nue­va York.

La ba­rran­qui­lle­ra jun­to con su so­cio, Fran­cis­co Cha­pa, po­san pa­ra la re­vis­ta Gen­te Ca­ri­be, du­ran­te su vi­si­ta a la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.