Santy Mo­li­na Can­tan­te y ac­tor

El ba­rran­qui­lle­ro tie­ne 15 años y ase­gu­ra que le lle­va ale­gría a ni­ños de dos fun­da­cio­nes a tra­vés de su can­to. Por otro la­do, di­ce que sue­ña con po­si­cio­nar­se en la in­dus­tria mu­si­cal y con­ti­nuar en la ac­tua­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FO­TOS Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

El ba­rran­qui­lle­ro Santiago Mo­li­na Ba­lles­tas bri­lla con luz pro­pia. Tie­ne 15 años y, aun­que re­sul­tan po­cos, se ha en­car­ga­do de cons­truir una ca­rre­ra en la mú­si­ca y en la ac­tua­ción, con mi­ras al éxi­to. Tie­ne la des­tre­za pa­ra to­car ins­tru­men­tos co­mo la gui­ta­rra, el piano, el uke­le­le, el ba­jo y el acor­deón. Y cuen­ta con la elo­cuen­cia pa­ra ex­pli­car que las me­lo­días de al­gu­nos can­tan­tes va­lle­na­tos fue­ron las en­car­ga­das de en­fo­car­lo en la mú­si­ca.

Asi­mis­mo, da a co­no­cer que de pe­que­ño su pa­dre, Ro­lan­do Mo­li­na, y su abue­lo ha­cían que sus pro­gra­mas de te­le­vi­sión fue­ran vi­deos mu­si­ca­les de al­gu­nos ar­tis­tas. Es­ta ex­pe­rien­cia per­meó su vi­da, de he­cho, al trans­cu­rrir los años fue desarrolla­ndo una fuer­te co­ne­xión con la mú­si­ca y los ins­tru­men­tos mu­si­ca­les.

“En la casa siem­pre ha ha­bi­do ins­tru­men­tos. Prác­ti­ca­men­te eran co­mo mis ju­gue­tes, me de­di­ca­ba a to­car­los y a ex­plo­rar­los pa­ra en­ten­der có­mo se pro­du­cía el so­ni­do”.

A los cin­co años in­gre­só a una escuela don­de apren­dió a can­tar. Sus pri­me­ras in­ter­pre­ta­cio­nes las hi­zo con los co­vers de ar­tis­tas co­mo Ma­kano, Dio­me­des Díaz y Sil­ves­tre Dan­gond. Al cum­plir los sie­te, has­ta los 12, hi­zo sus pri­me­ras pre­sen­ta­cio­nes en las ta­ri­mas de va­rios fes­ti­va­les va­lle­na­tos.

“En 2016 que­dé de vi­rrey en el Fes­ti­val de la Le­yen­da Va­lle­na­ta, en la ca­te­go­ría In­fan­til. Tam­bién me pre­sen­té en el pro­gra­ma Gran­des Chi­cos y que­dé co­mo Rey en más de 10 fes­ti­va­les va­lle­na­tos. En 2018 me pre­sen­té en la au­di­ción a cie­gas de La Voz Kids, can­tan­do To­do de ca­be­za de Ka­leth Mo­ra­les y fue muy es­pe­cial por­que los tres ju­ra­dos al­can­za­ron a vol­tear­se”.

Lue­go de lo an­tes men­cio­na­do, Santy Mo­li­na di­ce que de­ci­dió for­jar su ca­mino co­mo can­tan­te, co­mo mues­tra de ello hoy día tra­ba­ja en la fu­sión del va­lle­na­to con el gé­ne­ro ur­bano. Es­to por­que a pe­sar de que ha con­ta­do con una in­fluen­cia clá­si­ca va­lle­na­ta, siem­pre se ha sen­ti­do atraí­do por los

rit­mos de la nue­va ola.

PRI­MER SEN­CI­LLO. Santy Mo­li­na se lan­zó es­te año al es­ce­na­rio mu­si­cal con De­cí­de­te, le­tra que es­cri­bió en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre del año pa­sa­do, y que ac­tual­men­te pro­mo­cio­na.

“Es una his­to­ria de amor, de mu­cha pa­sión y de mu­chos sue­ños. Tra­ta bá­si­ca­men­te de dos chi­cos enamo­ra­dos; la mu­jer se mues­tra in­de­ci­sa, pa­sa el tiem­po y el chi­co in­ten­ta con­ven­cer­la pa­ra que se de­ci­da a es­tar jun­tos”. Com­po­ner canciones no es na­da nue­vo pa­ra él. Cuen­ta que hi­zo al­gu­nas com­po­si­cio­nes pa­ra fes­ti­va­les va­lle­na­tos, pe­ro con­si­de­ra que ha lle­ga­do la ho­ra de dar el sal­to y aven­tu­rar­se a crear mú­si­ca co­mer­cial pa­ra el pú­bli­co.

“La idea se la co­men­té a mi pa­pá, él me mo­ti­vó y me apo­yó. Así que al crear De­cí­de­te, de in­me­dia­to se la mos­tré a mi pa­pá y le apos­ta­mos a gra­bar­la. Ya cuen­ta con vi­deo ofi­cial, que fue ro­da­do en­tre Ba­rran­qui­lla y San­ta Mar­ta. La mo­de­lo es Ma­ria­na Vi­lla, ami­ga mía y qui­si­mos mos­trar al­go muy fa­mi­liar, en­tre ami­gos”.

Su rol co­mo mú­si­co le de­man­da tiem­po, pe­ro ase­gu­ra que no se ha des­li­ga­do del es­tu­dio, de mo­do que cur­sa no­veno gra­do de for­ma vir­tual. Su sue­ño es lle­gar a ser re­co­no­ci­do en la in­dus­tria pa­ra lle­var su mú­si­ca a di­fe­ren­tes par­tes del mun­do.

LA AC­TUA­CIÓN. Lue­go de es­cri­bir De­cí­de­te, Santy afir­ma que re­ci­bió una lla­ma­da ‘ga­na­do­ra’. A tra­vés de es­ta es­cu­chó la pro­pues­ta de rea­li­zar un cas­ting pa­ra la pe­lí­cu­la Án­gel de mi vi­da, di­ri­gi­da por Yul­dor Gu­tié­rrez.

“En es­te pro­ce­so el maes­tro Yul­dor me dio el “sí” y me pre­gun­tó que si te­nía una can­ción pa­ra pre­sen­tár­se­la. Le mos­tré mi te­ma y de una me pro­pu­so que la in­clu­yé­ra­mos en el ro­da­je del fil­me, al en­te­rar­me de que to­do se me ha­bía da­do, sen­tí mu­cha fe­li­ci­dad por­que, por ejem­plo, la pe­lí­cu­la la veo co­mo la pla­ta­for­ma idó­nea pa­ra pro­mo­ver mi can­ción y ca­ta­pul­tar mi ca­rre­ra (...) se es­ti­ma que la pe­lí­cu­la lle­gue a las car­te­le­ras del país a fi­na­les de es­te año”.

Ex­pli­ca que su per­so­na­je se­rá el del se­gun­do hi­jo de la fa­mi­lia pro­ta­go­nis­ta. La his­to­ria en sí la des­cri­be co­mo “es­pe­cial”, que lle­va un men­sa­je de in­clu­sión.

“Án­gel de mi vi­da tra­ta de un ni­ño con Sín­dro­me de Down, quien le to­ca li­diar con el des­pre­cio de su fa­mi­lia. En es­ta per­so­ni­fi­co a Ál­va­ro, el her­mano del ni­ño. En la tra­ma me rehú­so a acep­tar­lo por­que me da pe­na pre­sen­tar­lo co­mo mi her­mano an­te mis ami­gos, pe­ro el desen­la­ce ter­mi­na sien­do her­mo­so”.

SEN­TIR AL­TRUIS­TA. Te­nien­do siem­pre pre­sen­te la idea de que el ta­len­to que tie­ne el ser hu­mano es pa­ra com­par­tir­lo con los de­más, des­de ha­ce cin­co años asis­te a dos fun­da­cio­nes pa­ra can­tar­le a los ni­ños y ale­grar­le la vi­da con la mú­si­ca.

“Yo per­te­nez­co a las fun­da­cio­nes: Voy por un sue­ño, que apo­ya a jó­ve­nes que sue­ñan con ser fut­bo­lis­tas, y Brin­de­mos son­ri­sas, que ayu­da a ni­ños con en­fer­me­da­des on­co­ló­gi­cas de es­ca­sos re­cur­sos. A ellos les can­to pa­ra ale­grar­les el mo­men­to”.

Pun­tua­li­za en que uno de sus pro­pó­si­tos en la tie­rra es, a tra­vés de su ta­len­to, ayu­dar al pró­ji­mo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.