¿ An­ti­ci­pa­ción? So­lo existe el hoy

Gente Caribe - - Índice - POR Ismael Ca­la

Si jun­ta­mos los pies, al­za­mos los ta­lo­nes y nos in­cli­na­mos ha­cia ade­lan­te so­bre los de­dos, ¿qué su­ce­de? Per­de­mos el equi­li­brio, nos aba­lan­za­mos con­tra lo que ten­ga­mos en­fren­te. Es im­po­si­ble una vi­da nor­mal si no es­ta­mos fir­mes con los dos pies so­bre la tie­rra. Igual­men­te su­ce­de si le­van­ta­mos los de­dos, nos apo­ya­mos so­lo en los ta­lo­nes y nos in­cli­na­mos ha­cia atrás.

Al­gu­nos psi­có­lo­gos uti­li­zan el pri­mer ca­so pa­ra ejem­pli­fi­car la ex­ce­si­va an­ti­ci­pa­ción an­te los acon­te­ci­mien­tos de la vi­da, que es uno de los mo­ti­vos re­cu­rren­tes de la an­sie­dad. El se­gun­do, mues­tra la insegurida­d que pro­vo­ca an­clar­se en el pa­sa­do. Co­mo he ha­bla­do en otras oca­sio­nes so­bre el error de vi­vir ins­ta­la­dos en el ayer, aho­ra me cen­tra­ré en los pe­li­gros de an­ti­ci­par­nos ex­ce­si­va­men­te.

¿Has pen­sa­do al­gu­na vez que den­tro de diez años po­drían des­pe­dir­te del tra­ba­jo, que tus hi­jos po­drían en­fer­mar y mo­rir an­tes que tú o que de­bes aguan­tar las ma­las for­mas de tu ac­tual pa­re­ja por­que quién sa­be si lue­go en­con­tra­rás a al­guien que te acom­pa­ñe?

To­dos al­gu­na vez nos he­mos an­ti­ci­pa­do des­con­tro­la­da­men­te, por­que cree­mos que ha­cer­lo nos pre­pa­ra me­jor pa­ra el fu­tu­ro y que po­de­mos re­me­diar in­clu­so aque­llo que ja­más nos su­ce­de­rá. Es el vi­vo re­tra­to de cuan­do uni­mos los pies y nos apo­ya­mos so­lo en los de­dos. Una vi­da in­có­mo­da, tam­ba­lean­te, re­gi­da por mie­dos irra­cio­na­les.

Cuan­do ter­mi­né mi re­la­ción la­bo­ral con CNN en Es­pa­ñol, al­gu­nas per­so­nas me pre­gun­ta­ron si ya te­nía apa­la­bra­do otro ca­nal de te­le­vi­sión. Mi res­pues­ta fue la de siem­pre: “no, yo abra­zo la in­cer­ti­dum­bre”.

La vi­da es el jue­go de ca­mi­nar cons­tan

te­men­te so­bre una cuer­da flo­ja. Si mi­ra­mos ha­cia aba­jo, to­ma­mos con­cien­cia del va­cío al que po­dría­mos caer. Esa es la in­cer­ti­dum­bre, por­que el que no es­tá dis­pues­to a abra­zar la in­cer­ti­dum­bre y los cam­bios cons­tan­tes, ten­drá que que­dar­se en el pi­so. No cre­ce­rá.

La úni­ca for­ma de avan­zar es abrir nues­tros bra­zos y ca­mi­nar. Des­de allí ve­re­mos des­pe­di­das, ce­le­bra­cio­nes, na­ci­mien­tos, pér­di­das… Un po­co de to­do, co­mo la vi­da mis­ma.

No hay ayer ni ma­ña­na, so­lo existe el hoy. Ocu­par­se, preo­cu­par­se y an­ti­ci­par­se ex­ce­si­va­men­te son con­cep­tos di­fe­ren­tes. Mi men­sa­je no in­vi­ta a una vi­da des­preo­cu­pa­da del fu­tu­ro. Aho­rrar di­ne­ro, se­guir apren­dien­do has­ta el úl­ti­mo día, pre­pa­rar a nues­tros hi­jos pa­ra la vi­da y di­se­ñar es­tra­te­gias de desa­rro­llo a cor­to, me­dio y lar­go pla­zos si­guen sien­do in­elu­di­bles pa­ra la ra­za hu­ma­na.

En la no­ve­la Cum­bres bo­rras­co­sas, Emily Bron­te es­cri­bió: “Es una ton­te­ría la­men­tar­se de una des­gra­cia con vein­te años de an­ti­ci­pa­ción”. A lo que aña­do hoy: y una cau­sa más de la epi­de­mia ac­tual de an­sie­dad. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.