Quié­re­te

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

So­lo pue­den ser exi­to­sas las per­so­nas que tie­nen una au­to­es­ti­ma ade­cua­da. Na­die que no se ame pue­de amar a los de­más, na­die que no ten­ga una bue­na re­la­ción con­si­go mis­mo pue­de te­ner una bue­na re­la­ción con otros. Per­so­nas que se sien­ten in­fe­rio­res, que no se aman y no se va­lo­ran ge­ne­ran siem­pre di­ná­mi­cas com­pen­sa­to­rias co­mo os­ten­tar sus po­se­sio­nes, cons­truir re­la­tos fan­tás­ti­cos o bus­car po­pu­la­ri­dad en re­des so­cia­les, con el fin de sen­tir­se muy re­co­no­ci­dos. Por eso hoy quie­ro in­vi­tar­te a re­vi­sar có­mo es­tá tu au­to­es­ti­ma y a tra­ba­jar en ella. Creo que la cla­ve es­tá en vi­vir pro­ce­sos de au­to­co­no­ci­mien­to, de acep­ta­ción y de un amor pro­pio sano. Te pro­pon­go al­gu­nas ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar­la, y po­der te­ner la ba­se ne­ce­sa­ria pa­ra es­ta­ble­cer bue­nas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les:

muy con­ve­nien­te. Ser ca­pa­ces de ana­li­zar­nos y en­ten­der qué he­mos he­cho mal es po­si­ti­vo pa­ra ser cons­cien­tes del desa­rro­llo de nues­tro pro­yec­to de vi­da. Sin em­bar­go, las per­so­nas que tie­nen ba­ja au­to­es­ti­ma cons­tan­te­men­te se cri­ti­can y se des­tru­yen, ha­cen de la au­to­cri­ti­ca la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con­si­go mis­mo. Esas per­so­nas no se ven na­da bueno y sus diálogos in­te­rio­res siem­pre son una afir­ma­ción de lo ma­las que son. Tam­bién es ne­ce­sa­rio que re­co­noz­cas tus vir­tu­des y tus lo­gros.

ac­cio­nes hu­ma­nas más li­be­ra­do­ras y sa­na­do­ras. Sé que no es fá­cil vi­vir­lo, por­que el ren­cor y la ven­gan­za tie­nen una in­men­sa fuer­za, pe­ro sin per­dón no se pue­de ser fe­liz. To­dos nos he­mos equi­vo­ca­do y nos aver­gon­za­mos de ha­ber di­cho o he­cho al­go, no po­de­mos de­jar que es­to se vuel­va un an­cla que no nos de­je avan­zar, ne­ce­si­ta­mos pa­sar pá­gi­nas, asu­mir las lecciones de vi­da, tomar me­di­das pa­ra no vol­ver a co­me­ter esos erro­res y se­guir ade­lan­te en la rea­li­za­ción de nues­tro pro­yec­to de vi­da.

- vir en una con­ti­nua y de­ses­pe­ra­da com­pa­ra­ción con los que es­tán a tu la­do. Es ob­vio que se ne­ce­si­tan re­fe­ren­tes, pe­ro tam­bién es­tá cla­ro que vi­vir en­fo­ca­dos en las otras per­so­nas ge­ne­ra amar­gu­ra y so­ber­bia, y eso no nos ha­ce bien. Eres úni­co e irre­pe­ti­ble, tie­nes que apro­ve­char las re­la­cio­nes con los de­más pa­ra dar tu me­jor ver­sión y ayu­dar­los so­li­da­ria­men­te a cre­cer.

- lia, el tra­ba­jo, tus ami­gos y de­más, son fun­da­men­ta­les en tu pro­yec­to de vi­da, pe­ro no los pue­des aten­der de la me­jor ma­ne­ra si no eres ca­paz de es­tar bien, y pa­ra es­tar­lo tie­nes que sa­ber de­di­car­te cua­li­da­des y es­fuér­za­te pa­ra al­can­zar lo que quie­res.

- ri­tual. Se tra­ta de sa­ber tras­cen­der y en­con­trar­le el sen­ti­do a lo que es­tás vi­vien­do. Te­ner mo­men­tos pa­ra el si­len­cio, pa­ra la me­di­ta­ción y la ora­ción, te ayu­da a es­tar más re­con­ci­lia­do con tu pro­yec­to de vi­da.

tu au­to­es­ti­ma. Sin creer­te más que na­die, pe­ro sin dar­le per­mi­so a que na­die pa­ra que te ha­ga sen­tir in­fe­rior. Si­gue ade­lan­te, eres va­lio­so y es­tás lla­ma­do ser fe­liz. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.