Te­ner bue­nas re­la­cio­nes: cla­ve para ser fe­liz

Gente Caribe - - ÍNDICE - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Nues­tra fe­li­ci­dad de­pen­de mu­cho de la ca­li­dad de nues­tras re­la­cio­nes. Es de­cir, na­die pue­de ser ple­na­men­te fe­liz si tie­ne re­la­cio­nes mar­ca­das por el con­flic­to, por la vio­len­cia, por el odio. Por ello, to­dos te­ne­mos que bus­car a dia­rio me­jo­rar nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Te­ne­mos que vi­vir re­la­cio­nes sa­nas con nues­tra pa­re­ja, fa­mi­lia, ami­gos, com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, etc. En­tien­do co­mo re­la­cio­nes sa­nas aque­llas que son por lo mí­ni­mo res­pe­tuo­sas, fun­cio­na­les y emo­cio­nan­tes. Si me pre­gun­tan qué ca­rac­te­ri­za una sa­na re­la­ción, yo pro­pon­dría por lo me­nos las si­guien­tes ca­rac­te­rís­ti­cas:

1- UNA BUE­NA CO­MU­NI­CA­CIÓN. Sin una bue­na es­cu­cha y sin una bue­na ma­ne­ra de ha­blar no se pue­de te­ner una sa­na re­la­ción con las per­so­nas con las que com­par­ti­mos la vi­da. Te­ne­mos que es­cu­char con aten­ción, aper­tu­ra y aco­gi­da, pe­ro a la vez ser ca­pa­ces de ha­blar con cla­ri­dad, con­ci­sión y ca­li­dez. La ta­rea es es­tar se­gu­ros de que es­ta­mos te­nien­do co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va con esas per­so­nas.

2- TRA­TO CON RES­PE­TO. So­mos di­fe­ren­tes y te­ne­mos que ge­ne­rar un es­pa­cio en el que ca­da uno pue­da ex­pre­sar­se y ac­tuar con to­tal li­ber­tad. No po­de­mos obli­gar a na­die a pen­sar y ac­tuar co­mo no­so­tros. De­ben ser cla­ros los lí­mi­tes que la re­la­ción ne­ce­si­ta para desa­rro­llar­se. Cuan­do esos lí­mi­tes no son cla­ros y co­no­ci­dos, ter­mi­na­mos en co­nflic­tos que fá­cil­men­te se pue­den evitar.

3- APOR­TA VA­LOR. Las re­la­cio­nes de­ben ilu­sio­nar­nos y para ello de­be es­tar cla­ro qué nos apor­tan. Cuan­do nues­tras re­la­cio­nes es­tán mar­ca­das por la ru­ti­na y por el abu­rri­mien­to, ter­mi­nan ro­tas o ge­ne­ran­do difi­cul­ta­des ma­yo­res. Nos de­be en­tu­sias­mar en­con­trar­nos con las per­so­nas con las que nos re­la­cio­na­mos.

4- GE­NE­RO­SI­DAD. Des­de el egoís­mo no nos po­de­mos re­la­cio­nar con los de­más. El es­tar con ellos, im­pli­ca ir más allá de los pro­pios in­tere­ses. Cuan­do so­lo pen­sa­mos en no­so­tros mis­mos, in­vi­ta­mos a los de­más a que blo­queen los es­pa­cios que ne­ce­si­ta­mos para rea­li­zar los pro­yec­tos per­so­na­les. Ser ge­ne­ro­sos im­pli­ca en­ten­der que mu­chas per­so­nas son des­agra­de­ci­das y que es pro­ba­ble que a cam­bio re­ci­ba­mos mal­tra­to o res­pues­tas no es­pe­ra­das.

5- EX­PE­RIEN­CIAS ES­PI­RI­TUA­LES QUE

CONS­TRU­YAN SEN­TI­DO PARA LA RE­LA­CIÓN. No to­do de­be que­dar en lo fun­cio­nal, ni en la ma­te­ria­li­za­ción de in­tere­ses per­so­na­les. Se re­quie­re ce­le­brar la vi­da y en­con­trar­se por el sim­ple gus­to de en­con­trar­se. Ade­más, com­par­tir op­cio­nes de fe, mo­men­tos de ora­ción, de ce­le­bra­ción li­túr­gi­ca ayu­da mu­cho a la sa­lud de las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les.

Hay que cui­dar nues­tras re­la­cio­nes. No po­de­mos de­jar­las im­pul­sa­das por la ru­ti­na, ya que eso im­pli­ca que se ge­ne­ren he­ri­das, rup­tu­ras y que se pier­da la ale­gría que to­da re­la­ción de­be oca­sio­nar. No me va­yan a de­cir que son muy fe­li­ces, pe­ro to­das sus re­la­cio­nes son un infierno, eso no es po­si­ble. De­be­mos de­jar de creer que se pue­de ser exi­to­so y ser ma­la per­so­na, tal vez ten­gan bue­na pren­sa, pe­ro no creo que sean bue­nas per­so­nas. Eso de que son bue­nos pe­ro na­die se los so­por­ta, no es cier­to. Por fa­vor, re­vi­sa la ca­li­dad de tus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.