Ex­pre­sar­se amor

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

La tec­no­lo­gía nos ha cam­bia­do. Son nue­vas las ma­ne­ras que te­ne­mos de jun­tar­nos y de co­mu­ni­car­nos. Es­to ha he­cho que tam­bién las re­la­cio­nes afec­ti­vas se ha­yan trans­for­ma­do y que a ve­ces no ten­ga­mos cla­ro los in­ne­go­cia­bles que se de­ben te­ner pa­ra po­der­se amar. Uno de ellos es la ex­pre­sión cla­ra del afec­to. No se pue­de sos­te­ner una relación afec­ti­va si no hay una ex­pre­sión de amor cla­ra y con­cre­ta. Creo que el amor se ex­pre­sa, por lo me­nos, de la si­guien­te ma­ne­ra, y en mi ca­so es­tos son mis in­ne­go­cia­bles:

1- DE­DI­CAR TIEM­PO. En­tien­do que las di­ná­mi­cas de hoy nos ha­cen vi­vir con un défi­cit de tiem­po y que son las fa­mi­lias y las per­so­nas que ama­mos las dam­nifi­ca­das. Se tie­ne tiem­po pa­ra to­do, me­nos pa­ra aque­llos que de­ci­mos son tan im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros. Ten­go la cer­te­za que nin­gu­na relación afec­ti­va fun­cio­na si no se saca una bue­na can­ti­dad de tiem­po y se da con ca­li­dad. Que que­de cla­ro que se tra­ta de can­ti­dad y ca­li­dad de tiem­po, no po­de­mos ex­cluir nin­gu­na de es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas. Se re­quie­re jun­tar­se y gas­tar tiem­po en ver­se, con­ver­sar, en­ten­der­se y amar­se. El uso de la tec­no­lo­gía ayu­da, pe­ro no pue­de ser ab­so­lu­to. No bas­ta con man­dar­se lin­dos emo­ti­co­nes, hay que mi­rar­se a los ojos y com­par­tir la vi­da mis­ma.

2- CA­RI­CIAS Y BUE­NA EX­PRE­SIÓN. El amor hay que ali­men­tar­lo, re­cuer­den que el amor no se muere sino que lo ase­si­nan. Y lo ase­si­nan cuan­do no hay ca­ri­cias, cuan­do hay mal­tra­to ver­bal y no hay ver­da­de­ra co­ne­xión emo­cio­nal. Se tie­ne que tra­ba­jar en te­ner con­tac­to fí­si­co y en ha­blar de la me­jor ma­ne­ra, que nos ha­ga sen­tir va­lio­sos y re­co­no­ci­dos. Los de­ta­lles son fun­da­men­ta­les pa­ra ex­pre­sar to­do el amor que se sien­te por el otro. En el ca­so de re­la­cio­nes de pa­re­ja es­ta di­men­sión es fun­da­men­tal. No se pue­de creer que las re­la­cio­nes de pa­re­ja fun­cio­nan sin com­par­tir la ge­ni­ta­li­dad.

3- RES­PE­TAR­SE LAS EMO­CIO­NES. Las emo­cio­nes son reac­cio­nes, no son de­ci­sio­nes pla­nea­das. Por eso en una sa­na relación afec­ti­va, las emo­cio­nes se res­pe­tan y no se ata­ca al otro por­que es­tá tris­te, de­cep­cio­na­do o frus­tra­do, sino que se ge­ne­ra el es­pa­cio pa­ra que pue­da re­co­no­cer­la, con­tro­lar­la y usar­la pa­ra se­guir ade­lan­te en la rea­li­za­ción de su pro­yec­to de vi­da.

4- DIÁ­LO­GO Y RE­SO­LU­CIÓN DE CONFLIC

TOS. Na­da des­tru­ye más una relación que los pro­ble­mas eter­nos. Sí, los pro­ble­mas que no se re­suel­ven, que se eva­den o se nie­gan, ter­mi­nan de­to­nan­do y aca­ban­do con to­da la relación. Creo en lo que Pa­blo de Tar­so nos re­co­mien­da en Efe­sios: “…que el enojo no les du­re to­do el día” (Efe­sios 4,26). Los pro­ble­mas hay que en­fren­tar­los y re­sol­ver­los lo más pron­to que se pue­da. De­jar

los hi­ber­nar es pre­pa­rar sor­pre­sas mons­truo­sas pa­ra la relación.

Creo que una relación afec­ti­va que por lo me­nos no ten­ga es­tas prác­ti­cas, ter­mi­na en la ru­ti­na, en el abu­rri­mien­to y muy se­gu­ra­men­te, en la rup­tu­ra. In­sis­to mu­cho en que la fe­li­ci­dad de­pen­de, en gran me­di­da, de la ca­li­dad de las re­la­cio­nes que sos­te­ne­mos con las per­so­nas con la que nos re­la­cio­na­mos. No pue­des ser fe­liz si tus re­la­cio­nes son un infierno y son mo­ti­vo de su­fri­mien­to con­ti­nuo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.