Ale­jan­dro Lo­ren­te

Es­cri­tor y mé­di­co na­tu­ris­ta

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FO­TOS Orlando Amador Ro­sa­les

El as­pec­to de Ale­jan­dro Lo­ren­te na­tu­ral­men­te de­mues­tra que no na­ció por es­tas tie­rras. Él acla­ra que su na­cio­na­li­dad es de Es­pa­ña. Sa­lió de su país na­tal cuan­do te­nía 19 años y lle­gó a Ber­lín (Ale­ma­nia), de­bi­do a que era de­por­tis­ta de com­pe­ti­ción y te­nía el an­he­lo de ro­dear­se de los me­jo­res de­por­tis­tas del mun­do.

Es­te sue­ño se vio trun­ca­do a cau­sa de una se­rie de com­pli­ca­cio­nes que pre­sen­tó en su pie de­re­cho. Di­ce que las pro­ba­bi­li­da­des de per­der­lo fue­ron al­tas, pues ha­bía si­do víc­ti­ma de un error mé­di­co co­me­ti­do en va­rias cirugías. Su­mi­do en su reali­dad, de­ci­dió dar un pa­so al cos­ta­do y di­ri­gir su mi­ra­da ha­cia la te­le­vi­sión ale­ma­na.

“Em­pe­cé a tra­ba­jar en es­te ám­bi­to de for­ma em­pí­ri­ca. En la te­le­vi­sión fui tra­duc­tor, re­dac­tor, lo­cu­tor y un po­co de to­do. Pa­ra­le­la­men­te, me pu­se a la ta­rea de bus­car la ma­ne­ra de ca­mi­nar sin do­lor por­que ca­da pa­so que da­ba me pro­du­cía un ma­les­tar in­so­por­ta­ble. Lle­gué a re­cu­rrir a to­do ti­po de me­di­ci­na y de te­ra­pias pa­ra me­jo­rar la mo­les­tia, lo cual apren­dí y me di cuen­ta que así co­mo po­día ayu­dar­me a mí mis­mo, po­día ha­cer­lo con los de­más”.

Ase­gu­ra que sin des­li­gar­se de la te­le­vi­sión, tra­ba­jó pa­ra ob­te­ner el tí­tu­lo de mé­di­co na­tu­ris­ta, otor­ga­do por el Es­ta­do Ale­mán. A par­tir de ahí se de­di­có a la me­di­ci­na, pe­ro des­de una pers­pec­ti­va na­tu­ral. Al­ter­na­ti­va­men­te, dio sus pi­ni­tos en la es­cri­tu­ra, rea­li­zan­do su pri­mer li­bro lla­ma­do La vuel­ta al mun­do en 40 pun­tos, que hoy día cuen­ta con 19 edi­cio­nes.

Po­co a po­co, la le­tras lo fue­ron cau­ti­van­do, lle­ván­do­lo a crear otros tex­tos co­mo ¿Tie­nes 1 mi­nu­to al día pa­ra me­jo­rar tu sa­lud?, Los tres pi­la­res de la sa­lud, EmoDie­ta, La vuel­ta a tu pe­rro en 30 pun­tos y, el re­cien­te, Tea­tro de fa­mi­lia, un tex­to con el que, a tra­vés de su ven­ta, apo­ya finan­cie­ra­men­te a la fun­da­ción Ce­de­so­cial, la cual be­nefi­cia a mu­chas fa­mi­lias de la Re­gión Ca­ri­be.

“Tea­tro de fa­mi­lia lo es­cri­bí ha­ce tres años, vien­do a mi pro­pia fa­mi­lia, des­de mis pro­ble­mas. Tam­bién tie­ne que ver con mi tra­ba­jo em­pí­ri­co con mu­chos pa­cien­tes, con quie­nes he apren­di­do que el nú­cleo fa­mi­liar jue­ga un pa­pel esen­cial en el tra­ba­jo psi­coe­mo­cio­nal. Si una per­so­na es­tá en paz con sus fa­mi­lia­res es muy pro­ba­ble que ten­ga una vi­da com­ple­ta, con un gra­do de fe­li­ci­dad al­to”.

Den­tro del dis­cur­so plan­tea­do en el li­bro des­ta­ca que la fa­mi­lia co­mo guio­nis­ta, pro­duc­to­ra y di­rec­to­ra de dra­mas nos asig­na pa­pe­les in­cons­cien­te­men­te, con los que mu­chas ve­ces no nos iden­tifi­ca­mos ni nos per­mi­ti­mos ser no­so­tros mis­mos.

“Exis­ten pa­pe­lo­nes que se refie­ren al pa­pel exa­cer­ba­do, neu­ró­ti­co y en­fer­mi­zo que he­re­da­mos, y es uno de los te­mas que tra­to a pro­fun­di­dad en el tex­to,

to­do com­bi­na­do con el hu­mor, por­que lo jo­co­so ha­ce que las per­so­nas se vean re­fle­ja­das. Tam­bién hay un test pa­ra que lo ha­gan y de­ter­mi­nen cuál es el pa­pe­lón que tie­nen en su vi­da por­que to­dos te­ne­mos uno que nos lle­va a pa­gar un pre­cio al­to”.

Ale­jan­dro, quien ama la li­ber­tad y el al­truis­mo, ma­nifies­ta que to­das sus ti­tu­la­cio­nes se las ha da­do la vi­da y se con­si­de­ra una per­so­na que apren­de más en­se­ñan­do que asis­tien­do a cur­sos. Ase­gu­ra que a la fe­cha ha aten­di­do a cien­tos de pa­cien­tes, quie­nes le han apor­ta­do a sus co­no­ci­mien­tos. Adi­cio­nal­men­te, sus­ten­ta que con el pa­so de los años ha ido crean­do un mé­to­do, en el que ha in­cor­po­ra­do un po­co de la par­te cor­po­ral y emo­cio­nal; en re­su­men, se en­fo­ca en las en­fer­me­da­des cau­sa­das por mo­ti­vos psi­coe­mo­cio­na­les, to­can­do as­pec­tos so­bre el aná­li­sis transac­cio­nal y la hip­no­sis.

SO­BRE EL CA­RI­BE... “Me en­can­ta su gen­te, sus mu­je­res y la for­ma de ser de las per­so­nas; con­si­de­ro que son muy no­bles”. LO MÁS GRA­TI­FI­CAN­TE DE SU OFI­CIO... “Ver a la gen­te cam­biar y sa­ber que eres una go­ta en ese mar de trans­for­ma­ción del mun­do”.

“Cuan­do hay per­so­nas que vie­nen a mí, di­cién­do­me que han re­cu­rri­do por años a to­do ti­po de es­pe­cia­lis­ta, sin te­ner me­jo­ría, po­dría de­du­cir que se tra­ta de un pro­ble­ma emo­cio­nal de fon­do, así que em­pie­zo a tra­ba­jar en lo psi­coe­mo­cio­nal y, des­pués, lle­go a la par­te cor­po­ral. Cuan­do las per­so­nas no es­tán bien con su pa­re­ja o con su fa­mi­lia, si tie­nen una se­rie de men­sa­jes que han crea­do pa­tro­nes en su vi­da, es muy se­gu­ro que pre­sen­ten más pro­ble­mas en su sa­lud. Así que mi tra­ba­jo es des­man­te­lar to­do aque­llo que im­pi­de el con­tac­to con la sa­lud”.

Pa­ra él es im­por­tan­te de­tec­tar es­te ti­po de en­fer­me­da­des, pues hay quie­nes al re­cu­rrir a al­gún es­pe­cia­lis­ta con­si­guen un ali­vio mo­men­tá­neo, po­nien­do pa­ñi­tos hú­me­dos sin lle­gar a la raíz del pro­ble­ma.

Cree que el cuer­po gri­ta lo que el co­ra­zón ca­lla y que la fa­mi­lia es epi­ge­né­ti­ca, ya que, por ejem­plo, si se tie­ne un pa­dre abu­sa­dor fí­si­ca­men­te, men­tal­men­te o se­xual­men­te, es­to ge­ne­ra en el hi­jo una ten­den­cia a sos­te­ner re­la­cio­nes tó­xi­cas con mal­tra­ta­do­res, que ter­mi­nan afec­tan­do la sa­lud. GC

Ale­jan­dro Lo­ren­te afir­ma que la es­cri­tu­ra es una me­di­ta­ción tras­cen­den­tal pa­ra su vi­da.

Ale­jan­dro se defi­ne co­mo una per­so­na aman­te de la li­ber­tad y del es­pí­ti­ru al­truis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.