Lucas Ari­za Bui­tra­go

Ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - TEX­TO Sha­ron Ka­lil

Lo­grar re­sul­ta­dos po­si­ti­vos an­te si­tua­cio­nes re­ta­do­ras y di­fí­ci­les es una de las am­bi­cio­nes más pre­pon­de­ran­tes en la vi­da de Lucas Ari­za Bui­tra­go.

El barranquil­lero ase­gu­ra que a pe­sar de ha­ber vi­vi­do 10 años en Bo­go­tá no ha perdido su esen­cia ca­ri­be ni su amor por su tie­rra na­tal. Prue­ba de ello es que vol­vió pa­ra que sus hi­jos, Juan Lucas, de 8, y Ma­teo, de 4, se cria­ran ba­jo las cos­tum­bres y el en­torno en el que él lo hi­zo. Al­gu­nos re­cuer­dos que ate­so­ra con ale­gría son sus tar­des de fút­bol y de te­nis con ami­gos, en­tre otras ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. “Me con­si­de­ro 100% barranquil­lero. Me gra­dué del Co­le­gio Mary­mount y al egre­sar em­pe­cé a es­tu­diar en Bo­go­tá Fi­nan­zas y

Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les por­que era la ca­rre­ra de mo­da en el mo­men­to. Pe­ro me di cuen­ta que me gus­ta­ba el te­ma de mer­ca­deo, de ad­mi­nis­tra­ción, de ge­ren­cia, así que cuan­do es­ta­ba en cuar­to se­mes­tre, me de­vol­ví a Ba­rran­qui­lla y es­tu­dié Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad del Nor­te”.

Den­tro de sus es­tu­dios tam­bién des­ta­ca ha­ber cur­sa­do una maes­tría en Mer­ca­deo, en Es­pa­ña. Aho­ra bien, Lucas ca­si que to­da su vi­da pro­fe­sio­nal ha desem­pe­ña­do car­gos aso­cia­dos a mer­ca­deo, ven­tas y ge­ren­cia. En pri­mer lu­gar, hi­zo sus prác­ti­cas en Eco­pe­trol y al egre­sar de su pre­gra­do tra­ba­jó en el Ban­co Su­pe­rior. “Tra­ba­jé ocho años en Abo­col, una em­pre­sa de fer­ti­li­zan­tes. Allí co­men­cé co­mo lí­der de mer­ca­deo y ter­mi­né co­mo ge­ren­te de una uni­dad de ne­go­cios de ser­vi­cios agro­nó­mi­cos. Des­pués, en Ba­rran­qui­lla tra­ba­jé ge­ren­cian­do una em­pre­sa de de­sa­rro­llo de soft­wa­re y de sis­te­mas de mo­ni­to­reo sa­te­li­tal”. Otro de los car­gos que pue­de re­sal­tar Lucas es ha­ber si­do sub­di­rec­tor co­mer­cial de Cor­mag­da­le­na y lue­go di­rec­tor en­car­ga­do. En esa em­pre­sa es­tu­vo du­ran­te dos años. “Di­ga­mos que ahí fue don­de me uní al sec­tor por­tua­rio. Ha­ce un mes y me­dio me pro­pu­sie­ron ser di­rec­tor de la Aso­cia­ción de Puer­tos del Atlán­ti­co, Asoportuar­ia. Es un cam­po que ya co­no­cía por­que aun­que Cor­mag­da­le­na es una en­ti­dad pú­bli­ca, yo siem­pre tu­ve la vi­sión de tra­ba­jar pa­ra desa­rro­llar el río Mag­da­le­na y el sec­tor por­tua­rio”. Lucas tam­bién se con­si­de­ra muy ne­cio, au­to­di­dac­ta y un con­ven­ci­do de que el co­mer­cio ex­te­rior es la cla­ve pa­ra el de­sa­rro­llo de los paí­ses y que la com­pe­ti­ti­vi­dad es pro­por­cio­nal al bie­nes­tar y a la ca­li­dad de vi­da. “Es­toy com­pro­me­ti­do en po­ten­cia­li­zar la zo­na por­tua­ria de Ba­rran­qui­lla y co­mo tal la ciu­dad. Me veo mu­cho tiem­po tra­ba­jan­do en eso, ya que sé que no son trans­for­ma­cio­nes que se dan de la no­che a la ma­ña­na. Tam­bién de­seo se­guir cre­cien­do co­mo per­so­na, co­mo ser hu­mano”.

ROL FA­MI­LIAR. El barranquil­lero es­tá ca­sa­do ha­ce 10 años con la abo­ga­da Ma­ría Vic­to­ria Yu­nis Mo­li­na­res. Con

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Siem­pre hay que en­con­trar el ba­lan­ce en el tra­ba­jo pa­ra no des­cui­dar a la fa­mi­lia”.

tó que se con­si­de­ra co­mo una per­so­na muy fa­mi­liar, por lo que den­tro de sus pa­sa­tiem­pos en fa­mi­lia es­tá el dis­fru­tar de tar­des en el par­que, ir a ci­ne, ju­gar y ver fút­bol con sus hi­jos y ju­gar vi­deo­jue­gos. “En mi pa­pel co­mo pa­dre me con­si­de­ro un po­co más es­tric­to que mi es­po­sa. En mis tra­ba­jos an­te­rio­res te­nía que via­jar más, así que era muy di­fí­cil com­par­tir con ellos, pe­ro aho­ra es­toy más pre­sen­te. Siem­pre hay que en­con­trar el ba­lan­ce pa­ra no des­cui­dar a la fa­mi­lia”.

Se des­cri­be co­mo una per­so­na po­si­ti­va, a la que le gus­tan los re­tos, apa­sio­na­da por su tra­ba­jo y tran­qui­la, es­to úl­ti­mo de­bi­do a que in­ten­ta ma­ne­jar muy bien sus emo­cio­nes y aún más en los mo­men­tos di­fí­ci­les. “Siem­pre es­toy muy fo­ca­li­za­do en tra­ba­jar por mis me­tas. Por lo ge­ne­ral, des­de el fin de se­ma­na pro­gra­mo las ta­reas que quie­ro lo­grar, los ob­je­ti­vos de la se­ma­na. A mí me ate­rra­ría le­van­tar­me perdido o sin sa­ber qué ha­cer”. Tam­bién den­tro de sus há­bi­tos es­tá sa­lir dos o tres ve­ces por se­ma­na a tro­tar o a ca­mi­nar y leer so­bre li­de­raz­go, mer­ca­deo, ge­ren­cia, com­por­ta­mien­to del ser hu­mano y so­bre te­mas de ac­tua­li­dad. “Por lo me­nos me leo un li­bro al mes, lle­vo ya dos años así. Tam­bién me gus­ta ju­gar pó­ker una vez a la se­ma­na con ami­gos”.GC

FO­TOS Orlando Amador

Lucas Ari­za se des­cri­be co­mo una per­so­na po­si­ti­va, a la que le gus­tan los re­tos y que es apa­sio­na­da por su tra­ba­jo.

El ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas es­tá ca­sa­do des­de ha­ce 10 años con la abo­ga­da Ma­ría Vic­to­ria Yu­nis Mo­li­na­res.

La pa­re­ja jun­to con sus hi­jos Juan Lucas, de 8 años, y Ma­teo, de 4.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.