Ser fe­li­ces

Gente Caribe - - GC LOS TEMAS DEL PADRE - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Por es­tos días ven­go in­sis­tien­do en que la fe­li­ci­dad de­pen­de de la ca­li­dad de las re­la­cio­nes que sos­te­ne­mos. En­tien­do la fe­li­ci­dad co­mo ar­mo­nía con no­so­tros mis­mos, con los otros, con el pla­ne­ta y con el ab­so­lu­to da­dor de sen­ti­do. Es­to se con­cre­ta en un vi­vir a gus­to con lo que sé es, se tie­ne y se pue­de, lu­chan­do por dar siem­pre nues­tra me­jor ver­sión. Esa ar­mo­nía só­lo es po­si­ble si se tie­ne una bue­na re­la­ción con los de­más. Es­to im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te te­ner la ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­nos des­de el res­pe­to, la so­li­da­ri­dad y la com­ple­men­ta­rie­dad. No hay bue­nas re­la­cio­nes sin es­tas tres reali­da­des.

RES­PE­TO. Na­die pue­de pre­ten­der que los otros sean co­mo ellos quie­ren que sean, ni creer que to­do el que no ten­ga sus mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas es un “anor­mal”. No po­de­mos se­guir cre­yen­do que la ma­yo­ría siem­pre tie­ne la ra­zón y que aquel que no se ade­cua es un ra­ro, un ex­tra­ño, un en­fer­mo y me­re­ce es­tar en un pro­ce­so de con­ver­sión que lo ha­ga enfi­lar­se en el la­do don­de hay más gen­te. Creo que res­pe­tar im­pli­ca acep­tar la au­ten­ti­ci­dad de ca­da per­so­na. Na­die es me­jor o peor por las pre­fe­ren­cias que ten­ga en su vi­da. Ni las pre­fe­ren­cias se­xua­les, ni po­lí­ti­cas, ni re­li­gio­sas, ni de­por­ti­vas nos ha­cen me­jo­res o peo­res on­to­ló­gi­ca­men­te. So­mos más fe­li­ces cuan­do res­pe­ta­mos al otro tal cual es.

SO­LI­DA­RI­DAD. So­mos se­res que nos ne­ce­si­ta­mos unos a otros. Des­de nues­tra au­to­no­mía nos re­la­cio­na­mos in­ter­de­pen­dien­te­men­te. Es­ta­mos siem­pre abier­tos al apor­te que el otro, des­de su sin­gu­la­ri­dad, nos pue­de ha­cer; lo acep­ta­mos y es­ta­mos dis­pues­tos a ayu­dar­le con to­tal ge­ne­ro­si­dad y bon­dad. El egoís­ta, el que cree que to­do le co­rres­pon­de a él y se nie­ga a com­par­tir con los de­más no pue­de ser fe­liz; el que se ado­ra a sí mis­mo, o el que de­ci­de des­pla­zar el sol y ha­cer que la ga­la­xia to­da gi­re en torno a él ter­mi­na su­frien­do y haciendo su­frir a to­dos los que es­tán cer­ca. Só­lo se pue­de ser fe­liz si se en­tien­de que so­mos tan mar­gi­na­les co­mo los otros, y que po­de­mos al­can­zar nues­tros sue­ños cuan­do nos re­la­cio­na­mos so­li­da­ria­men­te.

COM­PLE­MEN­TA­RIE­DAD. Al no te­ner las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas y te­ner que vi­vir jun­tos, en­con­tra­mos di­ná­mi­cas a tra­vés de las cua­les com­par­ti­mos lo que te­ne­mos con aque­llos que no lo tie­nen, ge­ne­ran­do una ex­pe­rien­cia de com­ple­men­ta­ción. No es que sea­mos in­com­ple­tos, sino que des­de nues­tra com­ple­ti­tud, agre­ga­mos valor a la vi­da de los otros y fun­cio­na­mos coor­di­na­da­men­te pa­ra rea­li­zar de me­jor ma­ne­ra nues­tros pla­nes. Cons­ta­ta­mos que cuan­do nos su­ma­mos po­de­mos al­can­zar me­tas que so­los no po­dría­mos. Se tra­ta de en­ten­der que no nos las sa­be­mos to­das, y que los de­más tie­nen al­go que apor­tar a nues­tra vi­da.

Una ta­rea que nos que­da es re­vi­sar la ma­ne­ra co­mo nos es­ta­mos re­la­cio­nan­do con los de­más, por­que si des­pre­cia­mos, usa­mos, mal­tra­ta­mos y des­co­no­ce­mos al otro, se­gu­ro no po­dre­mos ser fe­li­ces. Y aún más, si nues­tras re­la­cio­nes son un infierno, no se­re­mos fe­li­ces aun­que ten­ga­mos pla­ta, fa­ma, po­der o cual­quie­ra de las mo­ti­va­cio­nes de un es­pí­ri­tu ego­cén­tri­co y ma­te­ria­lis­ta co­mo el que do­mi­na nues­tros es­ce­na­rios so­cia­les hoy. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.