“Tra­tar” e “in­ten­tar”, dos ver­bos sin com­pro­mi­so

Gente Caribe - - ÍNDICE - POR Is­mael Ca­la www.Is­mae­lCa­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

¿Cuán­tas ve­ces de­ci­mos “voy a tra­tar de…”, pe­ro en el fon­do del co­ra­zón sa­be­mos que no lo ha­re­mos? Cuan­do so­lo “tra­ta­mos” de ha­cer al­go, el co­ra­zón no es­tá del to­do in­vo­lu­cra­do en el re­sul­ta­do.

Siem­pre di­go que los ver­bos “tra­tar” e “in­ten­tar” son un pan­tano del ego pa­ra no asu­mir el 100% nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal.

La me­jor ex­cu­sa que po­de­mos dar al Uni­ver­so es lue­go de­cir “yo lo in­ten­té”, cuan­do en reali­dad no hi­ci­mos que pa­sa­ra. Así nos sen­ti­mos sal­va­dos de ha­cer­nos car­go, pa­ra se­guir nues­tra vi­da de pro­cras­ti­na­ción. Se­gún un es­tu­dio del psi­có­lo­go ca­na­dien­se Pier Steel, son cua­tro los fac­to­res que de­ter­mi­nan la ten­den­cia a pos­po­ner una ta­rea. El pri­me­ro es la ex­pec­ta­ti­va (¿se­ré ca­paz?) y lue­go es­tá la va­lo­ra­ción (¿me gus­ta?). En ter­cer lu­gar, la im­pul­si­vi­dad (¿con­si­go en­fo­car­me?) y, final­men­te, la demora de la sa­tis­fac­ción (¿cuán­do re­ci­bi­ré la re­com­pen­sa?).

Otro pun­to im­por­tan­te a con­si­de­rar es el afán por el per­fec­cio­nis­mo, que nos acer­ca a pa­de­cer la “pa­rá­li­sis por aná­li­sis”. Es­to es, es­pe­rar a que las con­di­cio­nes sean “per­fec­tas” pa­ra po­der ac­tuar, lo que nos

va lle­van­do a pos­po­ner y de­mo­rar nues­tras me­tas.

El te­mor a fa­llar o equi­vo­car­nos, es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de aban­dono de los pro­yec­tos.

Hay que re­cor­dar la tría­da men­te, co­ra­zón y cuer­po, ya que, cuan­do el mie­do a em­pren­der nos pa­ra­li­za, ge­ne­ral­men­te es­tá re­la­cio­na­do con al­gu­na creen­cia li­mi­tan­te pre­exis­ten­te, a la que le di­mos más es­pa­cio del que de­be­ría­mos.

En­ton­ces, lo pri­me­ro es iden­tifi­car la cau­sa que nos es­tá lle­van­do a pos­po­ner esa la­bor. En esa me­di­da, po­dre­mos con­cre­tar un plan de ac­ción pa­ra desa­rro­llar ac­ti­tu­des e ins­ta­lar nue­vos há­bi­tos que nos per­mi­tan

co­rre­gir.

Sus­ti­tu­ya­mos esas dos pa­la­bras por “voy a ha­cer” o “me com­pro­me­to a”, pe­ro siem­pre des­de el co­ra­zón. En­ton­ces la ener­gía co­men­za­rá a fluir de otra ma­ne­ra.

Las pa­la­bras que ele­gi­mos pa­ra ex­pre­sar­nos nos pue­den en­ca­mi­nar ha­cia los ob­je­ti­vos o des­viar­nos de la me­ta. Ade­más, la men­te no en­tien­de de am­bi­güe­da­des ni de me­tá­fo­ras. En la me­di­da en que sea­mos cla­ros, la ener­gía se en­fo­ca­rá ha­cia el lo­gro que an­he­la­mos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.