Ser fe­liz a pe­sar de las crí­ti­cas

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Ca­da vez es­ta­mos más ex­pues­tos a la crí­ti­ca. To­dos pue­den cri­ti­car­nos y nos lo pue­den ha­cer sa­ber con mu­cha fa­ci­li­dad por las re­des so­cia­les. An­tes es­tá­ba­mos ex­pues­tos a la crí­ti­ca de nues­tro pe­que­ño mun­do, hoy la tec­no­lo­gía ha bo­rra­do las fron­te­ras, y el mun­do se ha ex­pan­di­do y ya no es­ta­mos so­lo an­te las crí­ti­cas de los cer­ca­nos, sino de cual­quier ha­bi­tan­te del pla­ne­ta. Esa es una reali­dad y no po­de­mos cam­biar­la, por eso te­ne­mos que pre­gun­tar­nos ¿có­mo en­fren­ta­mos las crí­ti­cas que re­ci­bi­mos?, te­nien­do cla­ro que to­da crí­ti­ca es des­truc­ti­va, que bus­ca aca­bar con al­go que con­si­de­ra que no es­tá bien, así la asis­tan las me­jo­res in­ten­cio­nes. Pa­ra es­to te pre­sen­to las si­guien­tes ac­ti­tu­des, con el fin de sa­ber ha­cer fren­te a la crí­ti­ca:

1. Hay que es­cu­char y ana­li­zar lo que nos di­cen: no po­de­mos ig­no­rar las vo­ces que nos di­cen las co­sas que es­ta­mos ha­cien­do mal, pe­ro tam­po­co po­de­mos acep­tar­las y asu­mir­las co­mo ver­da­de­ras sin ana­li­zar­las con se­re­ni­dad y ob­je­ti­vi­dad. Cuan­do re­ve­lan erro­res reales de nues­tro com­por­ta­mien­to, se de­ben con­ver­tir en mo­ti­va­cio­nes pa­ra me­jo­rar y dar nues­tra me­jor ver­sión. Cuan­do des­cu­bri­mos que son fal­sas y que ex­pre­san más la in­ca­pa­ci­dad o la en­vi­da de quien las ha­ce, de­be­mos ig­no­rar­las y se­guir ade­lan­te.

2. No con­tes­tar con la mis­ma mo­ne­da: es­to es im­por­tan­te, so­mos pro­cli­ves a reac­cio­nar du­ros y agre­si­vos con­tra quie­nes nos cri­ti­can.

En­tien­do las emo­cio­nes que nos pue­den ge­ne­rar las pa­la­bras al­ti­so­nan­tes que es­cu­cha­mos con­tra lo que so­mos y ha­ce­mos, pe­ro no po­de­mos caer en el jue­go y per­der el con­trol. Sí, hay que res­pon­der, pe­ro te­ne­mos que ha­cer­lo con ob­je­ti­vi­dad, aser­ti­vi­dad y con­tun­den­cia.

3. Con­cen­trar­nos en nues­tro pro­yec­to de vi­da: las crí­ti­cas no nos pue­den lle­var a an­dar dan­do “ti­mo­na­zos” en el sen­ti­do en el que lle­va­mos la vi­da. Hay que te­ner cla­ro qué es lo que que­re­mos y có­mo lo va­mos a rea­li­zar. A ve­ces las crí­ti­cas lo úni­co que ha­cen es dis­traer­nos de lo que es real­men­te im­por­tan­te.

4. Go­zar­nos la vi­da y dis­fru­tar los de­ta­lles sen­ci­llos de la vi­da: la úni­ca ma­ne­ra de no amar­gar­nos con lo que nos di­cen, es sa­ber en­con­trar to­dos los días mo­ti­vos pa­ra es­tar ale­gres con lo que vi­vi­mos. No po­de­mos de­jar de­pen­der nues­tra paz in­te­rior de lo que otros pien­san de lo que so­mos y ha­ce­mos. A ve­ces, la me­jor res­pues­ta an­te las crí­ti­cas es ser fe­li­ces. Al­gu­nos crí­ti­cos lo que real­men­te re­sien­ten es que son­reí­mos y vi­vi­mos en ar­mo­nía con no­so­tros mis­mos y con los que ama­mos.

Es­tá cla­ro que no so­mos “mo­ne­di­tas de oro” y que no va­mos a te­ner la apro­ba­ción de to­dos. Ade­más, mu­chas ve­ces los que han fra­ca­sa­do en to­dos sus pro­yec­tos, han en­con­tra­do en el ofi­cio de crí­ti­cos su vo­ca­ción y mi­sión, otros sim­ple­men­te no so­por­tan el éxi­to de los de­más y no en­con­tra­rán na­da bueno en lo que los otros ha­cen. De­bes en­ten­der que no to­dos es­ta­rán de acuer­do, tie­nes que se­guir ade­lan­te y ser fe­liz a pe­sar de to­das esas crí­ti­cas. In­sis­to, no se tra­ta de es­tar ais­la­dos de los de­más, pe­ro sí de te­ner cla­ro qué es lo que se quie­re. Sé so­li­da­rio, co­la­bo­ra­ti­vo y ser­vi­cial, y si­gue ade­lan­te. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.