¡Cam­bia pa­ra que to­do cam­bie!

Gente Caribe - - GC ÍNDICE - POR Is­mael Ca­la www.Is­mae­lCa­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Los cien­tífi­cos ase­gu­ran que el pe­rio­do 2015-2019 es el más cá­li­do de la his­to­ria. Tam­bién ad­vier­ten que el au­men­to del ni­vel del mar, en­tre otras con­se­cuen­cias, po­dría afec­tar a mi­llo­nes de per­so­nas y ha­cer des­apa­re­cer ciu­da­des en­te­ras.

Los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co no son un pro­ble­ma del fu­tu­ro, sino del pre­sen­te. Es­to in­clu­ye el gran tiem­po per­di­do, cuan­do no ha­bía con­cien­cia so­bre el gra­ve de­te­rio­ro al que he­mos so­me­ti­do al pla­ne­ta, jun­to a las trans

for­ma­cio­nes na­tu­ra­les no pro­vo­ca­das por la ac­ción hu­ma­na.

De 26 paí­ses in­ves­ti­ga­dos por Pew Re­search Cen­ter, úni­ca­men­te 13 con­si­de­ran el cam­bio cli­má­ti­co su “prin­ci­pal ame­na­za in­ter­na­cio­nal”. So­lo el 59% de los es­ta­dou­ni­den­ses lo apre­cia así, mien­tras me­xi­ca­nos, bra­si­le­ños y ar­gen­ti­nos, se­gún la mis­ma en­cues­ta, mar­can en­tre el 80% y el 72% de preo­cu­pa­ción.

En el es­ta­do nor­te­ame­ri­cano de Flo­ri­da, don­de el mar ace­cha pe­li­gro­sa­men­te a las ciu­da­des, so­lo el 5% de los his­pa­nos ven el cam­bio cli­má­ti­co co­mo su prin­ci­pal pro­ble­ma, de acuer­do con un son­deo de Ma­son-Di­xon pa­ra Te­le­mun­do. Es­tos datos so­lo buscan fo­to­grafiar la si­tua­ción, de mo­do ge­ne­ral. Y, aun­que las en­cues­tas sir­ven pa­ra cons­ta­tar el in­cre­men­to de la alar­ma mun­dial, no

aña­den de­ma­sia­do so­bre la in­terio­ri­za­ción in­di­vi­dual de la ame­na­za. Ade­más de sa­lir a la ca­lle exi­gien­do me­di­das a fa­vor del pla­ne­ta, ¿qué ha­ce­mos a ni­vel per­so­nal? ¿O aca­so pre­ten­de­mos que los go­bier­nos re­suel­van to­dos los pro­ble­mas, sin cam­biar nues­tros da­ñi­nos há­bi­tos y ac­ti­tu­des?

León Tols­toi afir­mó: “To­dos pien­san en cam­biar el mun­do, pe­ro na­die pien­sa en cam­biar­se a sí mis­mo”. Pen­sé­mos­lo de­te­ni­da­men­te y da­re­mos la razón al fa­mo­so es­cri­tor ru­so. ¿Re­ci­cla­mos nues­tros re­si­duos do­més­ti­cos? ¿Con­su­mi­mos res­pon­sa­ble­men­te? ¿Res­pe­ta­mos la na­tu­ra­le­za du­ran­te las va­ca­cio­nes?

Quie­ro pen­sar que ca­da uno de los par­ti­ci­pan­tes en las gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes, en to­dos los rin­co­nes del pla­ne­ta, es­tán dis­pues­tos a re­vi­sar ca­da qué tiem­po cam­bia su ce­lu­lar, por so­lo men­cio­nar un ejem­plo. Por su­pues­to que “no hay pla­ne­ta B”, pe­ro el com­pro­mi­so em­pie­za en casa.

Los tres pro­ble­mas raí­ces de la hu­ma­ni­dad son el egoís­mo, la ava­ri­cia y la apa­tía. Ac­tuar pa­ra cam­biar­los, con men­ta­li­dad mind­ful­ness, tam­bién es de­fen­der el pla­ne­ta. Ne­ce­si­ta­mos ac­cio­nes con­cre­tas, en con­cien­cia, y ale­ja­dos de la ma­ni­pu­la­ción y la pro­pa­gan­da. Co­mo de­cía San Fran­cis­co de Asís, “mien­tras que es­tás pro­cla­man­do la paz con tus la­bios, ten cui­da­do de al­ber­gar­la tam­bién en tu co­ra­zón”. GC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.