Juan Ja­ner

Odon­tó­lo­go

Gente Caribe - - ÍNDICE - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do

Juan An­to­nio Ja­ner Moreno, de 48 años, es odon­tó­lo­go de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na y cuen­ta con pos­gra­dos en Reha­bi­li­ta­ción Oral y Os­teoin­te­gra­ción. En 1996 reali­zó sus pa­san­tías en Bo­go­tá, de la mano de dos pro­fe­so­res re­co­no­ci­dos a ni­vel na­cio­nal, lla­ma­dos Pa­blo Rue­da y En­ri­que Eche­ve­rri. Lue­go, sin­tió de­seos de re­for­zar el idio­ma in­glés en el ex­te­rior y, al cul­mi­nar di­chos es­tu­dios, de­ci­dió re­gre­sar a su ama­da Ba­rran­qui­lla, don­de no du­dó en em­pren­der y en crear su con­sul­to­rio odon­to­ló­gi­co. Se con­si­de­ra una per­so­na ob­ser­va­do­ra, mi­nu­cio­sa y per­fec­cio­nis­ta, quien cree en que la ex­pe­rien­cia en cual­quier cam­po es im­por­tan­te, pe­ro “so­lo pue­de ser ad­qui­ri­da a tra­vés de la prác­ti­ca”. Fue do­cen­te por más de 10 años de pre­gra­do y de pos­gra­do en la Uni­ver­si­dad San Martín, en Ba­rran­qui­lla, y du­ran­te es­te ejer­ci­cio se de­di­có a ase­so­rar a mu­chos es­tu­dian­tes

en sus pro­yec­tos de gra­do.

P ¿Por qué la odon­to­lo­gía?

R Cuan­do te­nía 16 años, mis ami­gos es­tu­dia­ban la ca­rre­ra y, en un pa­seo, la pro­fe­sión ter­mi­nó sien­do te­ma de con­ver­sa­ción, a par­tir de ahí em­pe­zó a lla­mar mi aten­ción (...) yo creo que la odon­to­lo­gía es de mu­cho de­ta­lle y

tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que com­bi­na la cien­cia con el ar­te.

P ¿Y la reha­bi­li­ta­ción oral y os­teoin­te­gra­ción?

R Es­ta área per­te­ne­ce a la odon­to­lo­gía es­té­ti­ca. Bá­si­ca­men­te se en­car­ga de res­tau­rar los dien­tes par­cial­men­te o to­tal­men­te per­di­dos, lo que pa­ra mí fue y si­gue sien­do fas­ci­nan­te.

P ¿Cuán­do creó su con­sul­to­rio? R En 1997.

P ¿Có­mo fue el pro­ce­so de ma­te­ria­li­za­ción?

R Pri­me­ro ele­gí el lu­gar don­de que­ría que fun­cio­na­ra, re­cuer­do que te­nía 25 años y que ha­bía em­pe­za­do so­lo. Por for­tu­na cuan­do ini­cié, con­té con la ayuda de mis pa­dres por­que al prin­ci­pio no es na­da fá­cil. Uno se ima­gi­na que so­lo es cues­tión de pren­der el ai­re del con­sul­to­rio, sen­tar­se, es­pe­rar a que to­quen la puer­ta y se lle­ne de pa­cien­tes. Yo tu­ve días en los que per­ma­ne­cía sen­ta­do y no pa­sa­ba na­da, es­to me en­se­ñó que las co­sas no eran fá­ci­les, que de­bía mo­ver­me a bus­car a mis pa­cien­tes.

P ¿Quié­nes fue­ron sus pri­me­ros pa­cien­tes?

R Mis fa­mi­lia­res (ri­sas).

P ¿Lo más di­fí­cil y lo más gra­tifi­can­te de su pro­fe­sión?

R Lo pri­me­ro, ini­ciar y te­ner clien­tes. Tam­bién, que ha­ya al­gu­na com­pli­ca­ción en al­gún tra­ta­mien­to por­que, co­mo to­do, en el área de la sa­lud pue­den pre­sen­tar­se. Y lo se­gun­do, creo que es cuan­do uno reha­bi­li­ta a al­gún pa­cien­te, pues sien­to que le apor­ta a la au­to­es­ti­ma. Na­da co­mo ver una son­ri­sa en el ros­tro de las per­so­nas.

P ¿Có­mo ve su pro­fe­sión?

R Es mi pa­sión, pe­ro creo que en es­te ám­bi­to mu­chos pro­fe­sio­na­les se han ol­vi­da­do de la im­por­tan­cia de la pre­ven­ción. Más va­le pre­ve­nir que cu­rar. En mi épo­ca cuan­do es­tu­dia­ba el en­fo­que era muy pre­ven­ti­vo, re­cuer­do que nos de­cían que de­bía­mos lle­var a un pa­cien­te, si es­te no es­ta­ba sano, te­nía­mos que ha­cer que es­tu­vie­ra sano y a lo lar­go de la ca­rre­ra de­bía­mos man­te­ner­lo del mis­mo mo­do; si era sano, el tra­ba­jo era man­te­ner­lo sano. Y es­te de­be ser el ob­je­ti­vo de la ca­rre­ra. Hoy día mu­chos es­pe­ran a que el pa­cien­te se en­fer­me pa­ra cu­rar­lo por­que re­sul­ta sien­do me­jor re­mu­ne­ra­do a ni­vel eco­nó­mi­co.

P ¿Qué opinión le da al po­pu­lar di­se­ño de son­ri­sa?

R Hay pa­cien­tes que lle­gan a mi con­sul­to­rio pi­dién­do­lo y cuan­do ten­go es­tos ca­sos ha­blo con ellos y les acla­ro que es una he­rra­mien­ta con la que se pla­ni­fi­ca lo que la per­so­na ne­ce­si­ta. Aun así la gen­te pi­de los dien­tes fo­rra­dos de ca­nino a ca­nino con un ma­te­rial de co­lor blan­co que no co­rres­pon­de al tono real de los dien­tes. Des­afor­tu­na­da­men­te, co­mo es­te pro­ce­di­mien­to se ha­ce en po­cas ci­tas y es muy bien re­mu­ne­ra­do, hay quie­nes lo rea­li­zan.

P En­ton­ces, ¿usted le di­ce sí o no al di­se­ño de son­ri­sa?

R Sí, siem­pre y cuan­do sea el co­rrec­to por­que es­te tie­ne sus in­di­ca­cio­nes. Esen­cial­men­te de­be ir con­for­me a lo que re­quie­ra el pa­cien­te. Ca­be acla­rar que quie­nes se lo rea­li­zan es­ta­rán ‘ca­sa­dos’ con el odon­tó­lo­go.

P ¿Cuá­les son las re­co­men­da­cio­nes pa­ra el co­rrec­to cui­da­do oral?

R Las vi­si­tas al odon­tó­lo­go de­ben ser, co­mo mí­ni­mo, dos ve­ces al año. Las per­so­nas que tie­nen tra­ba­jo de res­tau­ra­ción en bo­ca, y di­se­ño de son­ri­sa, en­tre otros, de­be­rán asis­tir de tres a cua­tro ve­ces al año por­que ne­ce­si­tan una re­vi­sión más pe­rió­di­ca.

P ¿Pro­yec­tos?

R Le es­toy apos­tan­do a la odon­to­lo­gía di­gi­tal. En mar­zo de es­te año via­jé al ex­te­rior a ha­cer un cur­so so­bre es­ta te­má­ti­ca.

P ¿Qué es la odon­to­lo­gía di­gi­tal?

R Gra­cias a los avan­ces de la tec­no­lo­gía, exis­ten equi­pos y apa­ra­tos que per­mi­ten to­mar las im­pre­sio­nes de los dien­tes, en for­ma de es­cá­ner. La odon­to­lo­gía va ha­cia allá.

P ¿Qué pa­sa­tiem­pos tie­ne?

R Ha­cer ejer­ci­cio, tro­tar, cui­dar mi sa­lud, ir a ci­ne y ver te­le­vi­sión.

P ¿Tie­ne hi­jos?

R Sí, ten­go dos: Ca­mi­la, de 11 años y Juan An­drés, de 9.

P ¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­nen pa­ra usted?

R Son mi to­do y mi fe­li­ci­dad.

FO­TOS John Ro­ble­do

Juan An­to­nio Ja­ner en sus tiem­pos li­bres dis­fru­ta ha­cer ejer­ci­cio, ir a ci­ne y ver te­le­vi­sión.

Pa­ra Juan, es in­dis­pen­sa­ble que las per­so­nas asis­tan al odon­tó­lo­go dos ve­ces al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.