Va­nes­sa Ro­sa­les

Ex­per­ta en mo­da

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla FO­TOS Da­nie­la Gómez

La car­ta­ge­ne­ra es his­to­ria­do­ra, es­cri­to­ra y con­fe­ren­cis­ta. Pró­xi­ma­men­te, li­de­ra­rá en Bo­go­tá un cur­so so­bre Fas­hion Stu­dies en el que se ex­plo­ra­rá la mo­da des­de la his­to­ria, la teo­ría y las cien­cias so­cia­les.

Cuan­do aún no ha­bía es­ta­lla­do el boom di­gi­tal, Va­nes­sa Ro­sa­les ya se con­si­de­ra­ba una apa­sio­na­da de la mú­si­ca, los CDs, los vi­deos mu­si­ca­les de los años 90, el rock and roll y, so­bre to­do, de la sal­sa na­ci­da en Nue­va York. En la ac­tua­li­dad, con­fie­sa que fue pre­ci­sa­men­te su amor por el ci­ne y gus­to por los gé­ne­ros mu­si­ca­les lo que la im­pul­só a te­ner una sen­si­bi­li­dad ha­cia la es­té­ti­ca.

“Yo me gra­dué co­mo his­to­ria­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Los An­des. Re­cuer­do que cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad tra­té de que me de­ja­ran ha­cer pro­yec­tos re­la­cio­na­dos a la mo­da y a la ves­ti­men­ta. Ha­ce años me en­con­tré con la reali­dad de que no con­si­de­ra­ban es­tos cam­pos co­mo ob­je­tos serios de es­tu­dio, no era un te­ma de aca­de­mia y mu­cho me­nos in­te­lec­tual”, agre­gó.

Con­fie­sa que es­te pa­no­ra­ma le ge­ne­ró un des­con­ten­to y, más aún, al sa­ber que en paí­ses co­mo In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos exis­ten “gran­des guías de los es­tu­dios de la mo­da”. Fue en­ton­ces cuan­do sin­tió que era mo­men­to pa­ra vol­car­se al mun­do del pe­rio­dis­mo, pues vio en es­te ám­bi­to una sa­li­da pa­ra pro­du­cir li­te­ra­tu­ra es­cri­ta que es­tu­vie­se en­fo­ca­da “a los com­por­ta­mien­tos es­té­ti­cos”. Gra­cias a es­ta mo­ti­va­ción, hi­zo un más­ter en Pe­rio­dis­mo en el pe­rió­di­co La Na­ción de Ar­gen­ti­na.

Des­pués de es­ta ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca, cur­só una maes­tría en Fas­hion Stu­dies en Par­sons The New School for De­sign en Nue­va York. Un cam­po que la atra­pó por­que le per­mi­tía es­tu­diar la mo­da “des­de la his­to­ria, la teo­ría y la cien­cias so­cia­les”. Allí, lo­gró ser me­re­ce­do­ra de una de las be­cas más al­tas en el mo­men­to.

Uno de los pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les que más des­ta­ca es su li­bro Mu­je­res ves­ti­das, una crea­ción que des­cri­be co­mo una com­pi­la­ción de en­sa­yos di­vul­ga­ti­vos que de­mues­tran las “múl­ti­ples co­ne­xio­nes” que tie­ne la mo­da con lo so­cial, lo cul­tu­ral, lo político, lo vi­sual y las cons­truc­cio­nes de gé­ne­ro. Ade­más, com­par­te que, en la ac­tua­li­dad, se en­cuen­tra fi­na­li­zan­do su se­gun­do li­bro.

“Sue­ño con ser una es­cri­to­ra mun­dial­men­te re­co­no­ci­da y que me lean en más paí­ses. Es­te se­gun­do li­bro tie­ne una voz li­te­ra­ria más mar­ca­da y ma­du­ra. Creo que pue­de ser un re­fle­jo de la mul­ti­di­men­sio­na­li­dad de mi tra­ba­jo. Tie­ne que ver con reflexione­s de la mo­da y del ves­tir”, agre­gó.

Pa­ra Va­nes­sa, la mo­da pue­de lle­gar a ser una gran con­tra­dic­ción. Afir­ma que así co­mo pue­de ser con­ce­bi­da co­mo un as­pec­to li­ga­do a la apa­rien­cia y a la su­per­fi­cia­li­dad, tam­bién es­tá vin­cu­la­da a la ima­gen, al len­gua­je y a la reali­dad de que los se­res hu­ma­nos ne­ce­si­tan de la ves­ti­men­ta.

“Pien­so que la ro­pa no so­lo tie­ne una fun­ción ope­ra­ti­va, no so­lo sir­ve pa­ra in­hi­bir nues­tra des­nu­dez en nues­tras apa­ri­cio­nes pú­bli­cas, tam­bién ha si­do ca­paz de fra­guar los sen­ti­dos po­lí­ti­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les. In­clu­so

mo­vi­mien­tos os­cu­ros y abe­rran­tes co­mo el fas­cis­mo re­cu­rrie­ron a al­gu­nas es­té­ti­cas pa­ra de­mar­car­se an­te el pú­bli­co”, aña­dió.

Del mis­mo mo­do, ex­pli­ca que exis­ten mu­chas co­ne­xio­nes en­tre las si­me­trías de po­der que hay en­tre “có­mo se co­di­fi­ca lo fe­me­nino y lo mas­cu­lino” que se pue­den leer me­dian­te la his­to­ria de la mo­da.

“A par­tir del si­glo XVIII se van tra­zan­do las es­truc­tu­ras del pa­triar­ca­do y los hom­bres son los que em­pie­zan a te­ner las po­si­bi­li­da­des de pro­du­cir eco­nó­mi­ca­men­te y cum­plir ro­les so­cia­les pú­bli­cos. Des­de ese mo­men­to, se ma­te­ria­li­za una si­me­tría de po­der en la ves­ti­men­ta y se fabrica un ima­gi­na­rio de que los hom­bres de­ben ves­tir de ma­ne­ra fun­cio­nal, uti­li­ta­ria y ho­mo­gé­nea. Mien­tras que las mu­je­res lo ha­cen de ma­ne­ra or­na­men­tal y de una ma­ne­ra que es­tá pues­ta al ser­vi­cio de la mi­ra­da mas­cu­li­na”, con­si­de­ró.

SU VI­DA PRO­FE­SIO­NAL...

“No me con­si­de­ro una aca­dé­mi­ca con­ven­cio­nal, pe­ro sí nu­tro mi tra­ba­jo teó­ri­co y aca­dé­mi­co”.

SU NUE­VO PRO­YEC­TO...

“Mi se­gun­do li­bro tie­ne una voz li­te­ra­ria más mar­ca­da y ma­du­ra”.

SO­BRE CO­LOM­BIA...

“So­mos un país la­tino que se es­tá abrien­do a la no­ción de que la mo­da se co­nec­ta con fi­bras in­te­lec­tua­les”.

Por otro la­do, Va­nes­sa tam­bién com­par­te que en­tre sus pro­yec­tos ac­tua­les es­tá el pod­cast Mu­je­res Ves­ti­das que hoy día ya tie­ne 12 epi­so­dios, una he­rra­mien­ta que des­cri­be co­mo “una ma­ne­ra dis­tin­ta” de dar a co­no­cer su tra­ba­jo.

“Pró­xi­ma­men­te es­ta­ré li­de­ran­do un cur­so con la Uni­ver­si­dad Jor­ge Ta­deo Lo­zano en Bo­go­tá so­bre Fas­hion Stu­dies, el 7 de no­viem­bre. No me con­si­de­ro una aca­dé­mi­ca con­ven­cio­nal, pe­ro sí nu­tro cons­tan­te­men­te mi tra­ba­jo teó­ri­co y aca­dé­mi­co. Lle­vo años su­mer­gi­da y pro­fun­di­zan­do ca­da vez más en có­mo las teo­rías fe­mi­nis­tas han fa­bri­ca­do la mo­da. Quiero com­par­tir ese co­no­ci­mien­to (…) So­mos un país la­tino que se es­tá abrien­do po­co a po­co a la no­ción de que la mo­da se co­nec­ta con mu­chas fi­bras in­te­lec­tua­les”, ex­pli­có. GC

Va­nes­sa se des­cri­be co­mo una “gran lec­to­ra” y una aman­te de la sal­sa y el ‘rock and roll’.

Es­ta car­ta­ge­ne­ra sue­ña con ser una es­cri­to­ra re­co­no­ci­da y ser leí­da en mu­chos paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.