Re­be­ca Ro­jas Ro­jas

Di­se­ña­do­ra de mo­das

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Es­ta san­tan­de­rea­na lle­gó a Ba­rran­qui­lla ha­ce 24 años y, des­de ese en­ton­ces, cuen­ta que ha si­do en la capital atlan­ti­cen­se don­de ha con­so­li­da­do su ca­rre­ra co­mo

di­se­ña­do­ra de mo­das.

Re­be­ca Ro­jas Ro­jas cre­ció ro­dea­da de crea­ti­vi­dad. Su bi­sa­bue­la era con­si­de­ra­ba la “Co­co Cha­nel” de la fa­mi­lia, pues so­lía di­se­ñar y con­fec­cio­nar pren­das que so­bre­sa­lían por su ca­li­dad y ele­gan­cia. Ade­más, su abue­lo era ar­qui­tec­to y de él apren­dió su gus­to por la es­té­ti­ca y el ar­te. No obs­tan­te y, pe­se a es­ta in­fluen­cia, es­ta san­tan­de­rea­na com­par­te que en un mo­men­to de su vi­da pen­só en es­tu­diar Psi­co­lo­gía, has­ta que un día le co­men­ta­ron que el Di­se­ño de Mo­das era una ca­rre­ra que es­ta­ba en as­cen­so. No lo pen­só dos ve­ces y de­ci­dió apos­tar­le a es­ta pro­fe­sión.

“Es­tu­dié es­ta ca­rre­ra en una Es­cue­la de Di­se­ño en Bu­ca­ra­man­ga. Al

ter­mi­nar, em­pe­cé a tra­ba­jar en una em­pre­sa de ro­pa in­fan­til. Un día co­no­cí a una di­se­ña­do­ra ba­rran­qui­lle­ra y ella me di­jo que me vía más di­se­ñan­do pa­ra la mu­jer y me re­co­men­dó Ba­rran­qui­lla co­mo una ciu­dad don­de po­día ex­plo­rar mis ha­bi­li­da­des. Un día to­mé la de­ci­sión de ir­nos a vi­vir a la capital atlan­ti­cen­se, tras­la­da­ron a mi es­po­so y em­pe­za­mos una nue­va vi­da”, agre­gó.

Cuen­ta que ape­nas lle­gó a la ciu­dad asis­tió a una en­tre­vis­ta la­bo­ral y a los po­cos días em­pe­zó a tra­ba­jar de la mano de una di­se­ña­do­ra. Allí la­bo­ró du­ran­te nue­ve años y ase­gu­ra que vi­vió una ex­pe­rien­cia de “apren­di­za­je y tra­ba­jo du­ro”.

“Des­pués sen­tí que ha­bía lle­ga­do el mo­men­to de con­so­li­dar mi pro­pio ca­mino en la in­dus­tria. Cuan­do das de­ma­sia­do en tu lu­gar tra­ba­jo y sa­bes que das lo me­jor de ti pa­ra ha­cer que una em­pre­sa fun­cio­ne, tam­bién de­bes ser cons­cien­te de que pue­des ha­cer reali­dad la tu­ya. Crear una em­pre­sa no es fácil y más cuan­do no se cuen­tan con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios. Me fui dan­do cuen­ta que en el mer­ca­do la gen­te bus­ca pie­zas pro­pias y que ten­gan per­so­na­li­dad. Así que he ve­ni­do tra­ba­jan­do en for­ta­le­cer un nom­bre en la mo­da”, agre­gó.

Com­par­te que siem­pre le ha­bía apa­sio­na­do la idea de ha­cer ves­ti­dos de fies­ta y al­ta cos­tu­ra. Pe­ro, con el pa­so

SO­BRE SU MAR­CA...

“Re­be­ca Ro­jas es una va­rie­dad de tex­tu­ras en la que se le da es­pa­cio a to­das las ten­den­cias”.

del tiem­po, su­po que era im­por­tan­te aco­mo­dar­se a las ne­ce­si­da­des de las mu­je­res en la co­ti­dia­ni­dad y crear una pro­pues­ta que fue­ra ren­ta­ble y que le per­mi­tie­ra ha­cer pro­duc­ción.

“Re­cuer­do que, en un prin­ci­pio, cuan­do em­pe­cé a to­car puer­tas en otras ciu­da­des me de­cían que ya ve­nían tra­ba­jan­do con mu­chas mar­cas y que no que­rían ver nue­vas. Yo so­lo les pe­día una opor­tu­ni­dad pa­ra que co­no­cie­ran mi pro­duc­to, fue di­fí­cil la en­tra­da al mer­ca­do. Tam­bién, en ese en­ton­ces era muy im­por­tan­te que las per­so­nas en­ten­die­ran que ca­da pro­duc­to tie­ne un cos­to que se de­ri­va de un proceso de pro­duc­ción y que es­te no pue­de de­pen­der de si soy co­no­ci­da o no en el cam­po de la mo­da”, afir­mó.

En la ac­tua­li­dad, Re­be­ca ha lo­gra­do po­si­cio­nar­se en va­rias ciu­da­des de Co­lom­bia co­mo Me­de­llín, Ca­li, Bu­ca­ra­man­ga, Vi­lla­vi­cen­cio, Nei­va, Ar­me­nia, Va­lle­du­par y Mon­te­ría. A ni­vel in­ter­na­cio­nal, ha po­di­do lle­gar a Pa­na­má, Mé­xi­co, Hon­du­ras y Cos­ta Ri­ca.

“Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar, al prin­ci­pio me de­di­ca­ba so­lo a ha­cer ca­mi­sas y blu­sas en al­go­dón, pe­ro des­pués me fui mo­vien­do con las tex­tu­ras. Re­be­ca Ro­jas es una va­rie­dad de tex­tu­ras, se le da es­pa­cio a to­das las mo­das sin que se sal­gan del con­tex­to de la co­lec­ción. La se­da, el chi­fón, la or­gan­za y el lino siem­pre es­tán con no­so­tros”, con­tó.

A quie­nes deseen em­pren­der en la mo­da, Re­be­ca les acon­se­ja que la cla­ve siem­pre se­rá “te­ner un se­llo pro­pio”. Es­ta­ble­ce, ade­más, que es co­mún ver a va­rias per­so­nas co­piar­se de las crea­cio­nes de otros di­se­ña­do­res.

“Es im­por­tan­te ha­cer las co­sas que a uno le na­cen y res­pe­tar siem­pre el tra­ba­jo y el proceso de pro­duc­ción del otro. Tam­bién he vis­to que hay per­so­nas que cri­ti­can los pre­cios, pe­ro no se per­ca­tan de lo que hay de­trás de una pren­da: un equi­po de tra­ba­jo, sa­la­rios y pres­ta­cio­nes”, pun­tua­li­zó.

Ma­ni­fies­ta que su ob­je­ti­vo hoy día es lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y a Eu­ro­pa. Asi­mis­mo, cuen­ta que en­tre sus pla­nes es­tá asis­tir a una fe­ria en Dubái.

A ni­vel per­so­nal, se con­si­de­ra una mu­jer fa­mi­liar y de “es­ca­sos ami­gos”, pe­ro acla­ra que su amis­tad es in­con­di­cio­nal.

“Ten­go tres hi­jos y siem­pre es­toy pen­dien­te de ellos. Tam­bién, soy una aman­te de los ani­ma­les, me gus­tan mu­cho los ca­ba­llos y los pe­rros. Sue­ño con crear un día una fun­da­ción en la que pue­da res­ca­tar y criar ca­cho­rros pa­ra dar­los en adop­ción. No soy rum­be­ra, pe­ro me en­can­ta dar un pa­seo y ex­plo­rar lo des­co­no­ci­do”, con­clu­yó. GC

La fa­mi­lia y su amor por el di­se­ño son dos de las prio­ri­da­des de Re­be­ca Ro­jas.

En­tre sus pro­yec­tos fu­tu­ros es­tá con­quis­tar los mer­ca­dos de Es­ta­dos Uni­dos y del con­ti­nen­te eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.