Los sue­ños de Ma­ri­sa­bel Tche­ras­si en pro de la unión fa­mi­liar

LA BARRANQUIL­LERA ES ABO­GA­DA Y COACH DE VI­DA . EN ES­TA EDI­CIÓN HA­BLA DE LOS RE­TOS QUE HA EN­FREN­TA­DO EN SU PRO­FE­SIÓN Y DE SU IN­TE­RÉS POR AYU­DAR A ANA­LI­ZAR LO QUE CON­LLE­VA UN MA­TRI­MO­NIO EN ES­TA ÉPO­CA.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Sha­ron Kalil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Con­ci­lia­do­ra, es­ta es la pa­la­bra que de­fi­ne a Ma­ri­sa­bel Tche­ras­si Mer­ca­do en to­das las fa­ce­tas de su vi­da. En el co­le­gio, por ejem­plo, era la que in­ter­ve­nía cuan­do sus ami­gas te­nían dis­cu­sio­nes, en­ten­dien­do des­de ese mo­men­to que su fu­tu­ro es­ta­ba li­ga­do a la ca­rre­ra de Psi­co­lo­gía o a la de De­re­cho.

Se que­dó con la se­gun­da, así que la es­tu­dió en la Uni­ver­si­dad del Nor­te y tiem­po des­pués se es­pe­cia­li­zó en De­re­cho de Fa­mi­lia en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, en Bo­go­tá, y co­mo con­ci­lia­do­ra en De­re­cho en la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio. “No ol­vi­dé mi in­te­rés por la psi­co­lo­gía, así que de cier­ta ma­ne­ra la em­pe­cé a apli­car en mi tra­ba­jo (…) me gus­ta mu­chí­si­mo el ser hu­mano, lo res­pe­to mu­cho y pien­so que des­de ahí se de­ri­van to­das las re­la­cio­nes, ya sean bue­nas o ma­las, por eso me pre­pa­ré tam­bién co­mo Coach de Vi­da en la Uni­ver­si­dad Ibe­roa­me­ri­ca­na de Li­de­raz­go”.

Re­cor­dó que con ilu­sión em­pe­zó su pri­mer tra­ba­jo en el Ins­ti­tu­to Co­lom­biano de Bie­nes­tar Fa­mi­liar. “Co­mo to­da jo­ven re­cién gra­dua­da que­ría cam­biar el mun­do, lo­grar que los ni­ños tu­vie­ran ho­ga­res fe­li­ces. Me vi­sio­na­ba tra­ba­jar ahí cin­co años, pe­ro me apa­sio­né tan­to que me que­dé ahí 16 años”, con­tó en­tre ri­sas.

Du­ran­te este tiem­po asu­mió el car­go de de­fen­so­ra de fa­mi­lia, ve­lan­do así por los in­tere­ses de los ni­ños, jó­ve­nes y ado­les­cen­tes. “Era co­mo si yo fue­ra una de­fen­so­ra in­na­ta, eso es­ta­ba en mi esen­cia, de he­cho, ha­ce cua­tro años de­jé ese tra­ba­jo y me in­de­pen­di­ce, y aún me creo de­fen­so­ra, así es­té en la ca­lle o en al­gún otro es­pa­cio si veo al­gu­na si­tua­ción sue­lo in­ter­ve­nir”.

Lo que más dis­fru­ta ha­cer Ma­ri­sa­bel es apo­yar y ser­vir a las per­so­nas que ne­ce­si­tan una ayu­da. “Me en­can­ta po­der lle­gar al co­ra­zón de ellos, sa­ber qué es lo que les es­tá afec­tan­do y ser co­mo la he­rra­mien­ta o la luz en el ca­mino. De­fi­ni­ti­va­men­te mi re­com­pen­sa es ver que pu­de apor­tar un gra­ni­to de are­na y que sa­lie­ron ade­lan­te en su si­tua­ción, eso para mí no tie­ne pre­cio”.

Den­tro de los pro­ble­mas más co­mu­nes con los que se en­fren­ta Ma­ri­sa­bel es­tán los di­vor­cios, a los cua­les les pone to­da su aten­ción, pues desea que las pa­re­jas no lle­guen has­ta ese mo­men­to.

“Cuan­do lle­gan pa­re­jas ami­gas due­le más. Son re­la­cio­nes que de la ofi­ci­na para fue­ra uno pien­sa que es­tán bien, pe­ro que no es así e, in­clu­so, tie­nen si­tua­cio­nes que uno me­nos se ima­gi­na. A ve­ces la gen­te so­cial­men­te da una ima­gen y tie­ne otra vi­da”, co­men­tó.

La barranquil­lera di­jo que, an­te es­tas si­tua­cio­nes, lo pri­me­ro que ha­ce es ver si en la pa­re­ja aún hay amor y, en ca­so de que sea un ma­tri­mo­nio ca­tó­li­co, ttt

ttt si tie­nen a Dios en su co­ra­zón. “Es im­por­tan­te que la con­ver­sa­ción sea con am­bas par­tes, pues si se va a sal­var la re­la­ción de­ben lu­char los dos (…) siem­pre se tra­ta de que ellos bus­quen apo­yo psi­co­ló­gi­co y es­pi­ri­tual. En ca­so de que no fun­cio­ne, yo co­mo abo­ga­da de fa­mi­lia tra­to de que el di­vor­cio sea lo me­nos con­flic­ti­vo so­bre to­do si tie­nen hi­jos”.

Tam­bién se en­fren­ta cons­tan­te­men­te a pro­ble­mas con las obli­ga­cio­nes ali­men­ta­rias de los ni­ños, a cus­to­dias, vi­si­tas y adop­cio­nes. “Me en­can­ta es­to úl­ti­mo de dar­le ho­gar a un ni­ño que no lo tie­ne. Me pa­re­ce di­vino que una pa­re­ja ten­ga esa in­ten­ción, que les dé amor y tam­bién que lo reciban. Pien­so que la motivación no de­be ser lle­nar un va­cío que ten­gan co­mo pa­re­ja, sino que­rer brin­dar amor”.

SUE­ÑOS. El ma­yor pro­pó­si­to que tie­ne la barranquil­lera es im­pac­tar po­si­ti­va­men­te en las per­so­nas des­de que se com­pro­me­ten, por lo cual bus­ca con­cien­ti­zar­las so­bre lo que im­pli­ca una unión: de­re­chos y de­be­res. “Soy una con­ven­ci­da que si uno for­ta­le­ce a la fa­mi­lia y bus­ca pre­ser­var esa uni­dad fa­mi­liar se evi­ta mu­chas si­tua­cio­nes, por ejem­plo, mu­chos jó­ve­nes que re­sul­tan dro­ga­dic­tos, adic­tos a jue­gos, etc. Es­to pa­sa tam­bién por la fal­ta de los pa­dres, quie­nes a pe­sar de es­tar en ca­sa no es­tán co­nec­ta­dos con ellos”.

Ma­ri­sa­bel, quien se des­cri­be co­mo au­tén­ti­ca, dis­ci­pli­na­da, per­se­ve­ran­te y res­pe­tuo­sa del ser hu­mano, tam­bién sue­ña con que a tra­vés de la pre­ven­ción de la vio­len­cia se pue­da sal­var a los nú­cleos fa­mi­lia­res. “Ten­go una pá­gi­na in­tere­san­te y ac­tua­li­za­da en Ins­ta­gram, don­de doy con­se­jos para que las fa­mi­lias ten­gan en cuen­ta an­te di­fe­ren­tes pro­ble­má­ti­cas. Tam­bién di­se­ñé unas tar­je­tas de re­ga­lo para que las per­so­nas lle­guen con­cien­ti­za­das al ma­tri­mo­nio”.

So­bre su rol per­so­nal co­men­tó que es ma­dre de Ka­mil Da­vid y Kat­ha­ri­na, y es­tá ca­sa­da des­de ha­ce 20 años con el abo­ga­do Ma­rio Ye­pes. “Me con­si­de­ro una ma­má muy amo­ro­sa, pro­tec­to­ra, com­pren­si­va y que cree que lo más im­por­tan­te es que sus hi­jos sien­tan res­pe­to por el otro y que sean bue­nos se­res hu­ma­nos”.

Ma­ri­sa­bel Tche­ras­si se es­pe­cia­li­zó en De­re­cho de Fa­mi­lia en la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na.

Des­de ha­ce 20 años es­tá ca­sa­da con el abo­ga­do Ma­rio Ye­pes, con quien tie­ne dos hi­jos: Ka­mil Da­vis y Kat­ha­ri­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.