Andrea Mejía Oña­te Di­se­ña­do­ra de even­tos

La jo­ven barranquil­lera ha­bló so­bre las ten­den­cias en la de­co­ra­ción de bo­das. Tam­bién dio de­ta­lles so­bre có­mo ini­ció su em­pren­di­mien­to y que sue­ños tie­ne en su pro­fe­sión.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Oc­ta­vio De La Hoz Pé­rez FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Andrea Mejía Oña­te se des­cri­be a sí mis­ma co­mo una mu­jer so­ña­do­ra. Es­tu­dió Di­se­ño Gráfico y des­de ni­ña vi­vió apa­sio­na­da por el mun­do de la de­co­ra­ción de even­tos, gra­cias a las in­fluen­cias de su ma­dre, Zul­ma Oña­te.

“Me con­si­de­ro una mu­jer crea­ti­va y com­pro­me­ti­da con ca­da ce­le­bra­ción que or­ga­ni­zo. Ade­más, me gus­ta ser per­se­ve­ran­te en lo que em­pren­do. Mi ma­dre es mi ejem­plo a se­guir y por ella es que na­cí al­re­de­dor de los arre­glos flo­ra­les, de de­co­ra­cio­nes en me­sas y de di­se­ños en sa­lo­nes”.

EM­PREN­DI­MIEN­TO. La jo­ven barranquil­lera, se­gún con­tó, co­men­zó su vi­da co­mo em­pren­de­do­ra en la uni­ver­si­dad. Con su mar­ca, Andrea Mejía In­no­va­cio­nes, rea­li­za­ba em­pa­ques y tar­je­tas de in­vi­ta­ción per­so­na­li­za­das. Agre­gó que tiem­po des­pués su em­pre­sa se trans­for­mó de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de sus clien­tes.

“Me ini­cié en este mun­do ha­ce cin­co años con la or­ga­ni­za­ción de even­tos pe­que­ños. Lo po­si­ti­vo es que gra­cias a mi tra­ba­jo mu­chas per­so­nas me co­no­cie­ron y me con­tac­ta­ron para que los ayu­da­ra con la de­co­ra­ción de un sa­lón o para que les hi­cie­ra un arre­glo”.

Andrea di­jo que lo más gra­ti­fi­can­te de su día a día la­bo­ral es ver pa­re­jas cum­plien­do sus sue­ños y a quin­cea­ñe­ras con una son­ri­sa du­ran­te to­da su fies­ta.

Aña­dió que nun­ca se ima­gi­nó tra­ba­jar con tan­tas per­so­nas que con­fia­ran en su ta­len­to. “Es­ta la­bor no se tra­ta de es­tar pen­dien­te del clien­te so­lo un día, pues la idea es que al aca­bar ca­da even­to te re­cuer­den de la me­jor ma­ne­ra. Por eso le agra­dez­co a Dios por to­das las opor­tu­ni­da­des y la con­fian­za que los clien­tes han de­po­si­ta­do en mí”.

Andrea con­tó que su mar­ca se con­so­li­dó ha­ce cin­co años y que hoy día cuen­ta con 12 co­la­bo­ra­do­res para la eje­cu­ción de ca­da uno de los even­tos.

Tam­bién re­sal­tó que un pilar im­por­tan­te para ella es su ma­dre.“Mi ma­má lo es to­do. Ella se ha con­ver­ti­do en mi apo­yo y sé que sin su com­pa­ñía na­da de es­to se­ría po­si­ble. Cuan­do no pue­do en­car­gar­me de al­gu­na emer­gen­cia, ella to­ma la ba­tu­ta y me ayu­da a so­lu­cio­nar. Siem­pre es­ta­ré agra­de­ci­da por to­do su es­fuer­zo y su amor cons­tan­te ha­cia mí”.

Te­nien­do en cuen­ta su ex­pe­rien­cia en la de­co­ra­ción de bo­das, Andrea ha­bló de las ten­den­cias que es­tán man­dan­do las pa­ra­da en el úl­ti­mo año. Agre­gó que siem­pre es­tá pen­dien­te de las re­co­men­da­cio­nes de sus clien­tes para lo­grar una vi­sión cer­ca­na a lo que ellos quie­ren plas­mar.

“Las bo­das de co­lor es lo que más se ha so­li­ci­ta­do en mi em­pre­sa. Por ejem­plo, las no­vias ac­tua­les es­tán de­jan­do atrás el blan­co in­ma­cu­la­do por co­lo­res más rús­ti­cos y es­tán usan­do ele­men­tos co­mo los plu­mo­nes. Ade­más, se ha ttt

ttt mar­ca­do la ten­den­cia que las ce­le­bra­cio­nes sean al ai­re li­bre y cuen­ten con un bo­ni­to pai­sa­je”.

Por otra par­te, ha­bló so­bre su par­ti­ci­pa­ción, en los úl­ti­mos tres años, en el Wed­ding Fest Barranquil­la, un even­to que reúne a pro­vee­do­res y or­ga­ni­za­do­res del mun­do de las bo­das y even­tos.

“Es una gra­ta ex­pe­rien­cia y un ho­nor que me in­vi­ten a es­ta cla­se de es­pa­cios, pues la gen­te co­no­ce un po­co más de es­ta pa­sión. Ade­más, se con­vier­ten en una vi­tri­na para co­no­cer a nue­vos clien­tes, sus gus­tos y sue­ños, y así po­der desa­rro­llar más la crea­ti­vi­dad y ha­cer nue­vas de­co­ra­cio­nes”.

Aña­dió que, a pe­sar de sen­tir­se sa­tis­fe­cha con su tra­ba­jo, sue­ña con ser par­te de even­tos más gran­des para con­ver­tir­se en una mar­ca re­co­no­ci­da en to­do el país.

“Hay que so­ñar sin mie­do por­que los sue­ños no tie­nen lí­mi­tes. De­be­mos tra­zar­nos me­tas y ad­qui­rir el com­pro­mi­so de cum­plir­las. Si tu ob­je­ti­vo es lle­gar le­jos, ne­ce­si­tas de pa­sión y mu­cha pa­cien­cia”.

SU PILAR EN LA VI­DA...

“Mi ma­dre se ha con­ver­ti­do en mi apo­yo y sé que sin su com­pa­ñía na­da de es­to se­ría po­si­ble”.

SO­BRE SU TRA­BA­JO...

“Para mí es gra­ti­fi­can­te ver pa­re­jas cum­plien­do sus sue­ños y a quin­cea­ñe­ras con una son­ri­sa en sus fies­tas”.

Andrea Mejía, pro­fe­sio­nal en Di­se­ño Gráfico y de­co­ra­do­ra de even­tos des­de ha­ce más de cin­co años, se con­si­de­ra una mu­jer crea­ti­va y com­pro­me­ti­da.

En los úl­ti­mos tres años, Andrea par­ti­ci­pó co­mo in­vi­ta­da en el Wed­ding Fest Barranquil­la mos­tran­do sus de­co­ra­cio­nes a los asis­ten­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.