Da­vid Tu­te­ra Pla­nea­dor de bo­das

Da­vid Tu­te­ra, quien ini­ció a los 19 años en la in­dus­tria, ha or­ga­ni­za­do las bo­das de Jen­ni­fer Ló­pez y El­ton John, por men­cio­nar al­gu­nos. Es au­tor de sie­te li­bros, pre­sen­ta­dor de pro­gra­mas de ma­tri­mo­nios y ora­dor pro­fe­sio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Loraine Obre­gón Do­na­do FO­TOS Cor­te­sía Da­vid Tu­te­ra

Per­mi­tir que el ma­tri­mo­nio de en­sue­ño de una pa­re­ja de enamo­ra­dos fi­nal­men­te se ha­ga reali­dad es lo que sa­be ha­cer a la per­fec­ción el pla­nea­dor de bo­das es­ta­dou­ni­den­se Da­vid Tu­te­ra.

Na­da le que­da gran­de cuan­do de or­ga­ni­zar ce­le­bra­cio­nes es­pe­cia­les se tra­ta. Des­de los ma­tri­mo­nios más os­ten­to­sos has­ta los más so­brios, Tu­te­ra ‘se pone la ca­mi­se­ta’, em­pie­za a tra­ba­jar y no ti­ra la toa­lla has­ta al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal.

Su ros­tro es po­pu­lar en al­gu­nos ca­na­les de te­le­vi­sión in­ter­na­cio­na­les, pues es el pre­sen­ta­dor de los pro­gra­mas My fair wed­ding with Da­vid Tu­te­ra y Da­vid Tu­te­ra’s Ce­le­bra­tions. Por otra par­te, es di­se­ña­dor de mo­da nup­cial, ora­dor pro­fe­sio­nal y au­tor de sie­te li­bros: My Fair Wed­ding, The Big Whi­te Book ttt

ttt Of Wed­dings, Dis­ney’s Fairy Ta­le Wed­dings, Big Birth­days, The Party Plan­ner, Ame­ri­ca En­ter­tains: A Year of Ima­gi­na­ti­ve Par­ties y A Pas­sion for Par­ties: Your Gui­de to Ele­gant En­ter­tai­ning.

Dio sus pri­me­ros pi­ni­tos en la in­dus­tria des­de muy jo­ven, es­pe­cí­fi­ca­men­te a sus 19 años.

“Cuan­do em­pe­cé no sa­bía lo que ha­cía, de he­cho, en ese mo­men­to la gen­te ape­nas tra­ta­ba de en­ten­der el sig­ni­fi­ca­do del pla­nea­dor de bo­das (...) yo creo que cuan­do ini­cié mi fal­ta de co­no­ci­mien­to me for­zó a apren­der rá­pi­do y me lle­vó a es­cu­char aten­ta­men­te para ase­gu­rar­me de que es­ta­ba en­ten­dien­do lo que ne­ce­si­ta­ba sa­ber, así co­mo para crear el éxi­to en mi ca­rre­ra”.

Agre­ga que en el ca­mino tu­vo al me­jor men­tor, su abue­lo. De él apren­dió so­bre có­mo con­se­guir pro­duc­tos y no per­der di­ne­ro; y com­pren­dió el ac­to de tra­tar a los em­plea­dos co­mo un equi­po y las ac­cio­nes para man­te­ner una ren­ta­bi­li­dad.

“Mi abue­lo no tu­vo nin­gu­na edu­ca­ción. Él lle­gó de Ita­lia y em­pe­zó a tra­ba­jar en la flo­ris­te­ría y cuan­do em­pe­cé a apren­der de él se ase­gu­ra­ba de que bus­ca­ra el éxi­to y de que no es­tu­vie­ra gas­tan­do de­ma­sia­do di­ne­ro”.

Cree que en la in­dus­tria en la que se mue­ve exis­te un gran nú­me­ro de per­so­nas que se han su­ma­do. In­clu­so, afir­ma que es po­si­ti­vo que se le abra cam­po a los nue­vos ta­len­tos, pe­ro con­si­de­ra que exis­te una fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad por par­te de al­gu­nos.

“No es co­mo si pu­dié­ra­mos ir a es­tu­diar co­mo ha­ce un doc­tor, un abo­ga­do o un ve­te­ri­na­rio. Para ser un or­ga­ni­za­dor de even­tos cual­quie­ra pue­de po­ner una pla­ca en la pa­red y pre­sen­tar­se co­mo uno. Pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es mos­trar­nos más co­mo pro­fe­sio­na­les, de­mos­trán­do­le siem­pre al con­su­mi­dor por qué so­mos dig­nos de ser con­tra­ta­dos, ade­más de ha­cer­les en­ten­der qué es lo que nos ha­ce di­fe­ren­tes. A es­to te­ne­mos que po­ner­le un va­lor y la gen­te de­be com­pren­der que lo que co­bra­mos es lo que va­le­mos”.

Vi­si­tar dis­tin­tos rin­co­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca le ha per­mi­ti­do tra­ba­jar y apren­der de di­fe­ren­tes cul­tu­ras. De este ejer­ci­cio le re­sul­ta in­tere­san­te co­no­cer de las ten­den­cias de otras par­tes para in­cor­po­rar­las en di­fe­ren­tes paí­ses.

Hoy día di­ce con or­gu­llo que ha par­ti­ci­pa­do en la or­ga­ni­za­ción de ma­tri­mo­nios de al­gu­nas ce­le­bri­da­des co­mo El­ton John, Jen­ni­fer Ló­pez, Va­nes­sa Wi­lliams y Star Jones, en­tre otras. Pe­ro no tie­ne ma­la me­mo­ria. Tam­bién da a co­no­cer la edad en la que hi­zo su pri­me­ra or­ga­ni­za­ción de bo­das.

“Fue cuan­do tan so­lo te­nía 20 años y real­men­te fue muy fea. Fue ne­gra con pla­tea­da y te­nía li­rios blan­cos. Hi­ce lo me­jor que pu­de y apa­ren­te­men­te ter­mi­nó sien­do una bue­na la­bor por­que ob­tu­ve otro tra­ba­jo gra­cias a este”.

SU EX­PE­RIEN­CIA. Evi­den­te­men­te son mu­chos los años que Da­vid tie­ne en el ofi­cio, así que gra­cias a su tra­yec­to­ria mu­chas pa­re­jas de­jan en sus ma­nos uno de los días más im­por­tan­tes de sus vi­das. Ex­pli­ca que en to­do su pro­ce­so de apren­di­za­je ha en­ten­di­do que en me­dio de una or­ga­ni­za­ción es vi­tal guiar y ser con­fia­do, sin con­ver­tir­se en una per­so­na im­po­nen­te.

“Guiar es de­cir: va­mos a ir por es­to en vez de de­cir un “no” de en­tra­da. La ma­ne­ra de en­ten­der lo que la no­via desea es­tá en te­ner en cuen­ta que to­das en reali­dad sa­ben lo que quie­ren, el pro­ble­ma es­tá en que no sa­ben co­mu­ni­car­lo, así que to­ca reducir la ve­lo­ci­dad, pa­sar tiem­po con ellas, ha­cer­les pre­gun­tas que qui­zá no tie­nen que ver con la bo­da, pe­ro sí con ellas, para lue­go em­pe­zar a ar­mar el rom­pe­ca­be­zas jus­to cuan­do ya se tie­ne su­fi­cien­te in­for­ma­ción. No vas a ati­nar­le des­de el prin­ci­pio”.

Den­tro de sus pa­sa­tiem­pos es­tá el com­par­tir mo­men­tos con sus dos hi­jas: una de seis años y otra de nue­ve me­ses. Da­vid da a co­no­cer que son to­do para él, in­clu­so, las ca­ta­lo­ga co­mo su vi­da.

Tam­bién dis­fru­ta dic­tar con­fe­ren­cias anua­les, lla­ma­das La ex­pe­rien­cia Da­vid Tu­te­ra. Ma­ni­fies­ta que la pró­xi­ma la lle­va­rá a ca­bo en mar­zo del año en­tran­te, y aglo­me­ra­rá cer­ca de 70 u 80 per­so­nas. A tra­vés de es­ta los asis­ten­tes no so­lo apren­de­rán de la in­dus­tria, sino que tam­bién co­no­ce­rán so­bre có­mo son co­mo per­so­nas y co­mo or­ga­ni­za­do­res de even­tos.

Re­cien­te­men­te Da­vid fue el spea­ker in­vi­ta­do del Wed­ding Fest, es­pa­cio en el que pu­do mos­trar un de­trás de cá­ma­ras de una bo­da que hi­zo y don­de con­tó un po­co so­bre có­mo em­pe­zó. Asi­mis­mo, ex­pli­có al­gu­nos apar­tes de su ne­go­cio, su ca­rre­ra y com­par­tió có­mo lle­gó a “con­ver­tir­se en al­go des­de la na­da”.

Co­mo pro­yec­to se en­cuen­tra en la pre­pa­ra­ción de al­gu­nas bo­das en In­do­ne­sia, en Nue­va York y en Los Án­ge­les.GC

UN PA­SA­TIEM­PO...

“Yo di­fru­to al má­xi­mo com­par­tir tiem­po de ca­li­dad con mis dos hi­jas y con mi pa­re­ja”.

UN PEN­SA­MIEN­TO...

“Me en­can­tan las char­las en las que se apren­den de los fra­ca­sos y del equi­po que se cons­tru­ye”.

PARA DA­VID TU­TE­RA...

“Las no­vias sa­ben lo que quie­ren para su bo­da, pe­ro mu­chas ve­ces no sa­ben co­mu­ni­car­lo”.

En la or­ga­ni­za­ción de un ma­tri­mo­nio, Da­vid Tu­te­ra ase­gu­ra que es fun­da­men­tal guiar y ser con­fia­do, sin con­ver­tir­se en una per­so­na im­po­nen­te.

Re­cien­te­men­te, Da­vid Tu­te­ra reali­zó una char­la en el mar­co del Wed­ding Fest, en la que con­tó de­ta­lles de su tra­yec­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.