Alit­za Gar­cía Di­se­ña­do­ra de mo­das

La di­se­ña­do­ra de mo­das Alit­za Gar­cía con­ver­sa so­bre sus ini­cios en la in­dus­tria, so­bre la co­ne­xión con sus raí­ces gua­ji­ras y so­bre su fu­tu­ro en el mer­ca­do na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Jo­sé Can­ti­llo Fe­rrer FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ale­gría, esa es la pa­la­bra con la que se de­fi­ne a sí mis­ma Alit­za Gar­cía. Es­ta di­se­ña­do­ra de mo­das na­ci­da en La Gua­ji­ra ha en­con­tra­do en su ofi­cio una for­ma de ma­te­ria­li­zar los sue­ños de su ni­ñez y con­ver­tir­los en su pro­yec­to de vi­da.

Es madre de dos hi­jos, Gus­ta­vo y Aris­ti­des, quie­nes con­si­de­ra no son so­lo los se­res más es­pe­cia­les en su vi­da, sino sus “tra­gas in­fi­ni­tas”. Tam­bién di­ce que la ver­da­de­ra ins­pi­ra­ción, mu­cho más allá de su em­pre­sa, es su fa­mi­lia. “Yo creo que la mejor ben­di­ción que Dios le pue­de re­ga­lar a un ser hu­mano es su fa­mi­lia”.

Su his­to­ria en la mo­da co­mien­za desde la in­fan­cia, eta­pa en la que re­cuer­da con mu­cho en­tu­sias­mo aque­lla re­la­ción que man­te­nía con su abue­la, cuan­do la mis­ma de­ja­ba caer de su má­qui­na de co­ser re­ta­zos de te­las y ella las ter­mi­na­ba con­vir­tien­do en ves­ti­dos pa­ra sus mu­ñe­cas, lo cual di­ce, le per­mi­tió desa­rro­llar su sen­si­bi­li­dad por los tex­ti­les a tem­pra­na edad. “Desde que ten­go uso de ra­zón em­pe­cé a per­ci­bir esa gra­cia di­vi­na que apren­dí de mis an­ces­tros y que lle­vo con­mi­go has­ta el día de hoy”.

Es­tu­dió Di­se­ño de Mo­das en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ca­ri­be, aún en con­tra de la vo­lun­tad de sus pa­dres, quie­nes desea­ban con gran in­ten­si­dad que su hi­ja es­tu­dia­ra Medicina.

“En ese en­ton­ces no exis­tía el pro­gra­ma en la uni­ver­si­dad, lo que ha­bía eran cor­po­ra­cio­nes que se de­di­ca­ban a en­tre­nar a sus es­tu­dian­tes con téc­ni­cas de pa­tro­na­je y con­fec­ción. Yo sa­lí muy tem­prano de mi co­le­gio y no que­ría dar­le ese gus­to a mis pa­pás de te­ner que es­tu­diar lo que ellos que­rían, así que me me­tí en una cor­po­ra­ción en se­gui­da, y ape­nas su­pe que la Au­tó­no­ma ha­bía abier­to la ca­rre­ra no du­dé en ins­cri­bir­me”.

Su mar­ca na­ció ha­ce casi diez años con la in­ten­ción de con­cre­tar un pro­yec­to que pu­die­ra des­ta­car­la en el mun­do del di­se­ño que tan­to le fas­ci­na­ba y que ha­bía es­tu­dia­do. Re­co­no­ce que en ese lar­go ca­mino, las per­so­nas que han es­ta­do a su la­do han si­do fun­da­men­ta­les en su cre­ci­mien­to. “El he­cho de en­con­trar­me se­res hu­ma­nos es­pe­cia­les en mi vi­da, a quie­nes les debo mu­cho, me ha ayu­da­do a ir mol­dean­do un pro­yec­to al que ca­da día le veo más for­ma”.

Pa­ra la crea­ción de sus pren­das, Alit­za en­cuen­tra ins­pi­ra­ción en la na­tu­ra­le­za. En 2016 pre­sen­tó una co­lec­ción en un even­to du­ran­te la Se­ma­na de la Mo­da de Nue­va York ba­sa­da en los es­ca­ra­ba­jos, que tan­to re­cuer­da de su ni­ñez y del lu­gar de don­de es oriun­da. Al año siguiente fue­ron cua­tro aves en vía de ex­tin­ción, tam­bién de La Gua­ji­ra, las que se es­tam­pa­ron en blu­sas, fal­das y cha­que­tas. La or­quí­dea y la Ama­zo­nía co­lom­bia­na tam­bién han es­ta­do pre­sen­tes en sus pro­pues­tas. ttt

ttt “Las raí­ces gua­ji­ras ha­cen par­te de mi esen­cia co­mo per­so­na. Su crea­ti­vi­dad y su di­ver­si­dad son al­go fan­tás­ti­co”, di­ce re­fi­rién­do­se a sus in­ten­cio­nes de siem­pre exal­tar y di­fun­dir a tra­vés de su mar­ca lo mejor de las tra­di­cio­nes y cos­tum­bres in­dí­ge­nas.

Por su par­te, la crea­ti­va con­si­de­ra que sus di­se­ños no dis­cri­mi­nan edad al­gu­na, por el con­tra­rio, cree que “en la mo­da en sí, la edad no es un im­pe­di­men­to. Una blu­sa de Alit­za Gar­cía se la pue­de po­ner tan­to una jo­ven, co­mo una mu­jer adul­ta. Todo de­pen­de de cómo la quie­ra lle­var y cómo se quie­ra sen­tir”.

La di­se­ña­do­ra tam­bién ha si­do con­tun­den­te al dar su opi­nión acerca de aque­llos crea­ti­vos que replican di­se­ños aje­nos. “El di­se­ña­dor es aquel que se de­di­ca a crear un pro­duc­to que sea úni­co y que se iden­ti­fi­que. No pue­den lla­mar­se di­se­ña­do­res aque­llos que co­pian, ellos son so­lo ven­de­do­res”.

En la ac­tua­li­dad, Alit­za Gar­cía po­see una tien­da pro­pia ubi­ca­da en el nor­te de Ba­rran­qui­lla. Tam­bién tie­ne su pro­pio ta­ller en don­de se crean las co­lec­cio­nes que pos­te­rior­men­te se ven­den a tra­vés de tien­das mul­ti­mar­cas en dis­tin­tas ciu­da­des del país co­mo Bo­go­tá, Me­de­llín, Ca­li y Car­ta­ge­na. En­tre sus pro­yec­tos a cor­to pla­zo se en­cuen­tran la crea­ción de una tien­da en lí­nea con al­can­ce in­ter­na­cio­nal y la ex­pan­sión de su mar­ca en mer­ca­dos co­mo el es­pa­ñol y el ita­liano.

Por úl­ti­mo, con­fie­sa que pre­fie­re ver la vi­da no co­mo una can­ti­dad de re­tos por su­pe­rar, sino co­mo un cons­tan­te jue­go en el que se de­be ac­tuar con trans­pa­ren­cia, “sin mi­rar ha­cia atrás y sin ha­cer­le da­ño a na­die” y que “todo en es­ta vi­da es un apren­di­za­je; hoy te caes, ma­ña­na te le­van­tas y si­gues ade­lan­te”.

SO­BRE SUS TRA­DI­CIO­NES...

“Las raí­ces gua­ji­ras ha­cen par­te de mi esen­cia co­mo per­so­na”.

SO­BRE SU CRE­CI­MIEN­TO PRO­FE­SIO­NAL... “En­con­trar­me se­res hu­ma­nos es­pe­cia­les en mi vi­da, a quie­nes les debo mu­cho, me ha ayu­da­do a ir mol­dean­do un pro­yec­to”.

UN PEN­SA­MIEN­TO...

“Todo en es­ta vi­da es un apren­di­za­je; hoy te caes, ma­ña­na te le­van­tas y si­gues ade­lan­te”.

Alit­za Gar­cía lle­va más de 10 años en la in­dus­tria de la mo­da.

Alit­za con­si­de­ra que las per­so­nas a su al­re­de­dor de­ben es­tar siem­pre fe­li­ces. “No con­ci­bo la vi­da sin son­reír”, ase­gu­ra.

La di­se­ña­do­ra cuen­ta que en­cuen­tra su ins­pi­ra­ción en la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.