¿Ira o in­dig­na­ción?

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.Is­mae­lCa­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Ha­ce po­co abor­dé en es­te mis­mo es­pa­cio las pro­tes­tas po­pu­la­res en Ecua­dor y Ca­ta­lu­ña (Es­pa­ña). Des­de en­ton­ces, el tsu­na­mi de in­dig­na­ción ha lle­ga­do tam­bién a Chi­le, Bo­li­via y Co­lom­bia. Sus cau­sas son di­fe­ren­tes, al igual que el signo ideo­ló­gi­co de los go­bier­nos in­vo­lu­cra­dos, pe­ro al­gu­nas con­se­cuen­cias se re­pi­ten y dejan cuan­tio­sos da­ños. En ese con­tex­to, son las he­ri­das so­cia­les las más preo­cu­pan­tes, pues ha­blan por sí so­las del analfabeti­smo emo­cio­nal que aún pa­de­ce­mos.

En un no­ti­cie­ro, un jo­ven chi­leno di­jo que el van­da­lis­mo y los des­tro­zos ca­lle­je­ros se jus­ti­fi­ca­ban por­que, se­gún él, la gen­te ha­bía su­fri­do his­tó­ri­ca­men­te di­ver­sos ti­pos de vio­len­cia por par­te del Estado. En Bo­li­via, unos y otros ale­ga­ron ra­zo­nes pa­ra en­cen­der las ca­lles y, en Co­lom­bia, la in­ter­ven­ción po­li­cial acabó en tra­ge­dia. Son so­lo al­gu­nos ejem­plos de se­cue­las de la ira des­con­tro­la­da.

Ja­más he acep­ta­do la vio­len­cia co­mo vía de re­so­lu­ción de con­flic­tos, ni si­quie­ra en la Cu­ba en que vi­ví, ca­rac­te­ri­za­da por gra­ves ca­ren­cias y au­sen­cia de mu­chas li­ber­ta­des. En­trar en ese te­rreno es au­to­ri­zar­nos el “to­do va­le”, el “sál­ve­se quién pue­da”. Un re­la­ti­vis­mo que echa­ría por tie­rra to­do lo que la Hu­ma­ni­dad ha cons­trui­do tras si­glos de san­gre, fue­go y bar­ba­rie.

Ira vio­len­ta e in­dig­na­ción son cues­tio­nes dis­tin­tas. ¡To­dos te­ne­mos de­re­cho a in­dig­nar­nos! El fi­ló­so­fo ita­liano Re­mo Bo­dei, inspirado en Pla­tón y Aris­tó­te­les, afir­ma que “eli­mi­nar la ira jus­ta o la in­dig­na­ción” sig­ni­fi­ca­ría “cor­tar los ner­vios del al­ma”. Es evi­den­te que la de­sigual­dad, los abu­sos de po­der y la co­rrup­ción son ra­zo­nes su­fi­cien­tes pa­ra in­dig­nar­nos. Sin em­bar­go, el mé­to­do elegido y la pro­por­ción de­fi­nen su na­tu­ra­le­za: caos pa­ra la des­truc­ción (sin sa­ber lo que ven­drá des­pués, o sa­bién­do­lo per­fec­ta­men­te) o pre­sión de­mo­crá­ti­ca pa­ra el cam­bio.

Nin­gu­na emo­ción es ne­ga­ti­va. Hay unas más in­có­mo­das que otras, pe­ro to­das cum­plen fun­cio­nes im­pres­cin­di­bles pa­ra la vi­da hu­ma­na, co­mo ex­pli­co en el li­bro El anal­fa­be­to emo­cio­nal. La ira, en­ten­di­da co­mo reac­ción fren­te a una in­jus­ti­cia, irres­pe­to o frus­tra­ción, de­be ma­ni­fes­tar­se (y ges­tio­nar­se) con me­su­ra. El pro­ble­ma sur­ge al aña­dir un in­gre­dien­te pe­li­gro­so, el odio, que ca­si siem­pre ter­mi­na en agre­sión.

Acu­do a un ge­nio, Aris­tó­te­les, pa­ra ce­rrar mi re­fle­xión: “Cual­quie­ra pue­de en­fa­dar­se, eso es fá­cil. Pe­ro en­fa­dar­se con la per­so­na ade­cua­da, en la me­di­da co­rrec­ta, en el mo­men­to opor­tuno, con el pro­pó­si­to ade­cua­do y la ma­ne­ra con­ve­nien­te, eso no es­tá al al­can­ce de cual­quie­ra ni re­sul­ta fá­cil”.GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.