Meditar no es po­ner la men­te en blan­co

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.Is­mae­lCa­la.com Twit­ter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mae­lca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

El te­ma de la me­di­ta­ción ha caí­do en un gran sa­co, y usual­men­te se le con­fun­de con prác­ti­cas es­pi­ri­tua­les o re­li­gio­sas. En prin­ci­pio, to­dos te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var­nos cons­cien­te­men­te en cuer­po, men­te, ener­gía y emo­cio­nes, pa­ra de­jar sa­lir y li­be­rar lo tó­xi­co que a ve­ces nos guar­da­mos den­tro.

Exis­te evi­den­cia neu­ro­cien­tí­fi­ca y epi­ge­né­ti­ca de có­mo la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción al­te­ra las es­truc­tu­ras neu­ro­na­les y la bio­lo­gía y la neu­ro­quí­mi­ca del ce­re­bro.

La cien­cia ha de­mos­tra­do sus be­ne­fi­cios, en­tre ellos la dis­mi­nu­ción de la ca­pa­ci­dad de sen­tir es­trés. ¿Por qué? La amíg­da­la, que es un con­jun­to de nú­cleos de neu­ro­nas en el ce­re­bro, res­pon­sa­ble de al­ma­ce­nar trau­mas, mie­dos y an­sie­da­des, pue­de dis­mi­nuir la in­ten­si­dad de su ac­ti­vi­dad a tra­vés de 15 mi­nu­tos de me­di­ta­ción en ocho se­ma­nas con­ti­nuas.

Una in­ves­ti­ga­ción de Har­vard so­me­tió a 16 per­so­nas, de dis­tin­tas eda­des y gé­ne­ros, a re­so­nan­cias mag­né­ti­cas ce­re­bra­les an­tes de co­men­zar un pro­ce­so in­ten­si­vo de me­di­ta­ción. Lue­go, se com­pa­ra­ron las imá­ge­nes con las ob­te­ni­das —de las mis­mas per­so­nas— al fi­na­li­zar los dos me­ses de me­di­ta­ción. Las fo­to­gra­fías del ce­re­bro, an­tes y des­pués, mos­tra­ban sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios en la ma­te­ria gris.

Y es que meditar ex­pan­de la ca­pa­ci­dad crea­ti­va y de con­cen­tra­ción. Ha­ce me­nos vio­len­tas y reac­ti­vas a las per­so­nas, que de­jan de ac­tuar des­de el ce­re­bro rep­ti­liano o bá­si­co. Pe­ro, ¿có­mo em­pe­zar una prác­ti­ca me­di­ta­ti­va?

Lo pri­me­ro es des­mon­tar mi­tos. Hay uno que in­di­ca que, pa­ra meditar, deEn­ton­ces, be­mos de­jar la men­te en blan­co. Te pre­ven­go: si la men­te se te es­tá que­dan­do en blan­co, lla­ma a emer­gen­cias in­me­dia­ta­men­te, pues al­go su­ce­de ahí aden­tro.

La men­te es co­mo un mo­ni­to bo­rra­cho, que va sal­tan­do de ra­ma en ra­ma. Es muy di­fí­cil li­brar­nos de los pen­sa­mien­tos, por­que la men­te es­tá re­gi­da por las ór­de­nes de un gran dic­ta­dor que se lla­ma ego.

la men­te siem­pre fun­cio­na des­de lo cog­ni­ti­vo, a di­fe­ren­cia del co­ra­zón. Por eso, en mu­chas me­di­ta­cio­nes de­ci­mos: “sal de tu men­te, lle­va tu fo­co de ener­gía y con­cien­cia a tu co­ra­zón, por­que el co­ra­zón sien­te; no pien­sa, el co­ra­zón es sa­bi­du­ría in­tui­ti­va; no cog­ni­ti­va”.

Co­mo pri­mer pa­so, re­co­mien­do bus­car en YouTu­be nues­tras me­di­ta­cio­nes gra­tui­tas, y lue­go des­car­gar la apli­ca­ción Es­Ca­la Me­di­tan­do pa­ra con­ti­nuar la prác­ti­ca. Re­cuer­da que meditar es ir a nues­tra far­ma­cia in­te­rior y en­con­trar la me­di­ci­na per­fec­ta pa­ra el al­ma. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.