La mi­ra­da gla­mu­ro­sa de Ge­ral­di­ne Lust­gar­ten en la mo­da

LA ES­TÉ­TI­CA RE­FI­NA­DA DE LOS DI­SE­ÑOS NEO­YOR­QUI­NOS Y LA FEMINEIDAD DE LOS CO­LOM­BIA­NOS INS­PI­RA A LA BARRANQUIL­LERA PARA RE­SAL­TAR LA BE­LLE­ZA DE LA MU­JER A TRA­VÉS DE SUS DI­SE­ÑOS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Sha­ron Ka­lil Oc­ta­vio De La Hoz FOTOS Or­lan­do Ama­dor

Una es­té­ti­ca re­fi­na­da, só­li­da y co­que­ta para la mu­jer la­ti­na pro­po­ne Ge­ral­di­ne Lust­gar­ten en sus di­se­ños. La jo­ven barranquil­lera le hu­ye a la ho­mo­ge­nei­dad, por lo que des­pués de vi­vir du­ran­te sie­te años en Nue­va York re­gre­só en 2016 a Co­lom­bia con la in­ten­ción de abrir una em­pre­sa de di­se­ño y crear pren­das con es­tam­pa­dos y es­ti­los di­fe­ren­tes.

Ase­gu­ra que la mo­da tie­ne el po­der de cam­biar el es­ti­lo de áni­mo de las per­so­nas. De he­cho, su en­can­to ra­di­ca en ha­cer sen­tir es­pe­cial a las mu­je­res que lu­cen sus pren­das.

“El ob­je­ti­vo, en mi ca­so, es re­sal­tar la be­lle­za de las mu­je­res y lo me­jor de ellas a tra­vés de mis di­se­ños”.

Ge­ral­di­ne, que tam­bién es co­no­ci­da por ser crítica de mo­da y blo­gue­ra, re­cuer­da que des­de pe­que­ña se dio cuen­ta que sen­tía fas­ci­na­ción por el ar­te, el es­ti­lo y la ro­pa. Es­te amor, re­cuer­da, na­ció gra­cias a su ma­dre, quien co­lec­cio­na­ba ro­pa, za­pa­tos y re­vis­tas de mo­da que la man­te­nían al tan­to de las ten­den­cias mun­dia­les.

“Me in­tere­sa­ban las ma­nua­li­da­des, la crea­ción de mis pro­pias pren­das, en­tre otras ac­ti­vi­da­des que de­ja­ban ver mis ap­ti­tu­des por es­ta área. A mis 16 años hi­ce mi pri­mer di­se­ño con re­ta­zos de te­la de co­lo­res di­fe­ren­tes que pu­se so­bre una fal­da de jean. No ten­go co­mo una edad pre­ci­sa en la que ha­ya des­cu­bier­to la mo­da, pues sien­to que siem­pre ha si­do par­te de mí”.

Des­pués de ese pri­mer di­se­ño, Ge­ral­di­ne se de­di­có a crear sus ves­tua­rios para cum­plea­ños, bo­das y de­más even­tos es­pe­cia­les. “En los even­tos ha­cia to­da una pro­duc­ción. Di­se­ña­ba mi look com­ple­to con car­te­ra y ac­ce­so­rios, y si ne­ce­si­ta­ba unos za­pa­tos los pe­día tal y co­mo que­ría. La pri­me­ra co­lec­ción que pre­sen­té fue en Par­sons School of Art and De­sign, en Nue­va York, don­de me for­mé. Hi­ce para mi te­sis un con­cep­to ge­nial con cha­que­tas en la­na y bla­zers, y fue to­do un éxi­to”.

Re­sal­ta que su via­je a la Ca­pi­tal del Mun­do apor­tó a su vi­da una trans­for­ma­ción a ni­vel per­so­nal y pro­fe­sio­nal, pues pu­do “re­fi­nar” y “ma­du­rar” sus gus­tos, en­ten­der las tem­po­ra­das y las ten­den­cias, com­pren­der las di­fe­ren­tes cul­tu­ras y sus for­mas de tra­tar las pren­das.

“Mi es­ti­lo es mi­tad Nue­va York y mi­tad Co­lom­bia. De Nue­va York apren­dí a abrir más la mente, a arries­gar­me con las ten­den­cias y de mi país re­ca­té el ver co­que­tas y fe­me­ni­nas a la mu­je­res, por­que el que­rer ver­se bien siem­pre es al­go que ca­rac­te­ri­za a las la­ti­nas”.

Aho­ra el ob­je­ti­vo de Ge­ral­di­ne, de 28 años, es ex­plo­rar to­dos los mer­ca­dos has­ta lle­gar al éxi­to to­tal con su mar­ca, que fun­dó en 2017. “En la ac­tua­li­dad es­ta­mos cen­tra­dos en ves­tir a la mu­jer para oca­sio­nes es­pe­cia­les, pues para mí es im­por­tan­te que se sien­tan im­por­tan­tes na­da más que te­nien­do mi pren­da. Para mí ser mu­jer es ser to­do, creo que ca­da día la mu­jer tie­ne mucha pre­sión, pero so­mos ca­pa­ces de sa­car to­do ade­lan­te”.

Un año y me­dio des­pués de ha­ber crea­do su mar­ca pre­sen­tó por pri­me­ra vez una co­lec­ción en Co­lom­bia­mo­da, ex­pe­rien­cia que des­cri­be co­mo un re­to que la hi­zo ser aún más per­fec­cio­nis­ta de lo que era con su tra­ba­jo. “Me acuer­do que ese día pa­sa­ron mu­chos im­pre­vis­tos: me cam­bia­ron las mo­de­los, la can­ción de la pre­sen­ta­ción, el ma­qui­lla­je, pei­na­do, et­cé­te­ra. Tu­ve mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, pero el re­sul­ta­do no fue lo que es­pe­ré en ese pri­mer even­to”.

La mues­tra re­ci­bió el nom­bre de Metamorfos­is, que fue un via­je por la tras­for­ma­ción de su cuer­po des­de la ges­ta­ción has­ta la adul­tez, dán­do­le pro­ta­go­nis­mo a una pa­to­lo­gía con­gé­ni­ta que su­frió des­de pe­que­ña.

En cuan­to al tra­ba­jo de su mar­ca en Los Án­ge­les y en Co­lom­bia, co­men­tó que lo úni­co que se di­fe­ren­cia es la se­lec­ción de co­lo­res en los di­se­ños, por ejem­plo, en la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se ex­hi­be las pren­das en co­lo­res os­cu­ros, blan­cos y azu­les os­cu­ros, y en la Cos­ta re­sal­ta más las len­te­jue­las, los co­lo­res bri­llan­tes, et­cé­te­ra.

Aho­ra bien, la jo­ven cuan­do de­ja de la­do los hi­los, las te­las, los me­tros y los al­fi­le­res, dis­fru­ta me­di­tar, ha­cer ejer­ci­cio en el gim­na­sio, ver pe­lí­cu­las en Net­flix, via­jar e iden­ti­fi­car cos­tum­bres cul­tu­ra­les. “Tra­ba­jo mu­cho y cuan­do no lo ha­go tra­to de ha­cer re­la­cio­nes pú­bli­cas. A mí me en­can­ta sa­lir con gen­te de mi gre­mio, de pron­to una pe­rio­dis­ta, in­fluen­cia­do­res y di­se­ña­do­ras de mo­da, por ejem­plo”.

Co­mo men­sa­je fi­nal, Ge­ral­di­ne re­cal­ca que “es muy di­fí­cil” em­pren­der, “pero se pue­de lo­grar con mucha pa­cien­cia, dis­ci­pli­na y per­sis­ten­cia”, es de­cir, los tro­pie­zos son par­te del ca­mino. So­bre to­do, “se de­ben te­ner muy cla­ros cuá­les son los ob­je­ti­vos an­tes de crear un emprendimi­ento”. GC

SU VI­SIÓN DE LOS

NE­GO­CIOS...

“Se pue­de em­pren­der con pa­cien­cia, dis­ci­pli­na, pero so­bre to­do con per­sis­ten­cia”.

SUS PA­SA­TIEM­POS

“Tra­ba­jo mu­cho y cuan­do no lo ha­go tra­to de ha­cer re­la­cio­nes pú­bli­cas. Me en­can­ta sa­lir con gen­te de mi gre­mio”.

Ge­ral­di­ne po­sa para el len­te de Gen­te Ca­ri­be en su ta­ller en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.