Ci­clos que se abren

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

He re­ci­bi­do la car­ta del Pa­pa Fran­cis­co en la que me con­ce­de la gra­cia de la dis­pen­sa de las pro­me­sas pres­bi­te­ra­les que hi­ce el día en que me or­de­na­ron co­mo sa­cer­do­te de la Igle­sia. Creo que su res­pues­ta es una bue­na ex­pe­rien­cia, que en­tre otras co­sas, me in­vi­ta a ce­rrar ci­clos, a en­ten­der que hay eta­pas de la vi­da que se de­ben ter­mi­nar, y por eso la es­toy vi­vien­do con ale­gría, con agradecimi­ento, pero tam­bién con mucha ex­pec­ta­ti­va por lo que pue­da pa­sar en ade­lan­te. No quie­ro que se pa­se es­ta oca­sión sin com­par­tir las lec­cio­nes que es­ta ex­pe­rien­cia me de­ja:

1- ES UN MO­MEN­TO PARA AGRA­DE­CER LO VI­VI­DO. Ejer­cí el mi­nis­te­rio pres­bi­te­ral du­ran­te 25 años, lo hi­ce siem­pre con mucha pa­sión, con de­di­ca­ción y lu­chan­do por ser cohe­ren­te con las pro­me­sas que hi­ce y los com­pro­mi­sos que ad­qui­rí. Du­ran­te to­dos esos años fui fe­liz, re­ci­bí ben­di­cio­nes de Dios a tra­vés de la con­gre­ga­ción de los Pa­dres Eu­dis­tas y de la Igle­sia en ge­ne­ral; me lle­na de agradecimi­ento el ca­ri­ño de tan­ta gen­te que a lo lar­go de to­dos esos años me ma­ni­fes­ta­ron su apre­cio, que es­tu­vie­ron con­mi­go y me acom­pa­ña­ron en los mo­men­tos di­fí­ci­les; tam­bién agra­dez­co por mis ami­gos pres­bí­te­ros, con los que com­par­tí en el ca­mino de la evan­ge­li­za­ción.

2- HAY QUE APREN­DER A CE­RRAR CI­CLOS. Es bueno en­ten­der que la vi­da siem­pre pue­de ser de otra ma­ne­ra, que se pue­de ac­tuar de otra for­ma y apos­tar por otras op­cio­nes de vi­da. Yo no es­toy aban­do­nan­do mi fe, ni mu­cho me­nos mi ex­pe­rien­cia con Jesús, no es­toy de­jan­do de ser ca­tó­li­co, lo que es­toy ha­cien­do es ce­rran­do un ci­clo de la vi­da y abrien­do otras po­si­bi­li­da­des de ser­vi­cio, des­de otros es­pa­cios, con otros ser­vi­cios, y en­tien­do que no se pue­den ce­rrar ci­clos si no se ha­cen re­nun­cias, no se pue­den em­pe­zar otros si no se po­ne un pun­to fi­nal en los ci­clos pa­sa­dos y si no em­pe­za­mos a ca­mi­nar por otros ca­mi­nos.

3- ES PO­SI­BLE RE­DES­CU­BRIR Y RE­NO­VAR LAS OP­CIO­NES HE­CHAS. Creo que nos hi­cie­ron mu­cho da­ño al de­cir­nos que “para atrás ni para co­ger im­pul­so”, por­que siem­pre es po­si­ble que ob­ser­ve­mos las si­tua­cio­nes des­de otros es­pa­cios. No es­tá mal dar pa­sos ha­cia atrás y te­ner otras po­si­bles mi­ra­das so­bre la vi­da. Cuan­do las op­cio­nes ya no son su­fi­cien­tes, es bueno re­tra­sar­nos un po­co y em­pren­der un nue­vo ca­mino, con nue­vas op­cio­nes, con nue­vas es­pe­ran­zas, pero sin per­der de vis­ta el ho­ri­zon­te. Creo que po­de­mos de­ci­dir no se­guir avan­zan­do por ca­mi­nos en los que no nos sen­ti­mos có­mo­dos y re­sig­ni­fi­car las op­cio­nes que se han he­cho. Siem­pre es po­si­ble.

Me sien­to agra­de­ci­do, me sien­to muy tran­qui­lo, pero tam­bién re­ta­do a se­guir tra­ba­jan­do y sir­vien­do des­de otros es­pa­cios. Oja­lá es­ta ex­pe­rien­cia sea un pre­tex­to para re­pen­sar en las op­cio­nes que se han he­cho, en las apues­tas que ca­da uno de no­so­tros rea­li­za y los po­si­bles cam­bios que se quie­ran ha­cer, to­do es­to agra­de­cien­do el pa­sa­do, ce­rran­do los ci­clos de la me­jor ma­ne­ra y re­no­van­do las op­cio­nes, sin per­der de vis­ta los in­ne­go­cia­bles que ca­da uno tie­ne, sin qui­tar la vis­ta del ho­ri­zon­te en don­de en­con­tra­mos el sen­ti­do, en el cual en­con­tra­mos la fe­li­ci­dad. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.