Lu­cía Díaz Del­ga­do

Do­cen­te ju­bi­la­da

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Alejandro Ro­sa­les Man­ti­lla FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Na­ció en Ma­drid, Es­pa­ña, y a los tres años lle­gó a Car­ta­ge­na en un bar­co ita­liano. Con acen­to ca­ri­be y des­pre­ve­ni­da na­rra los días en que se en­fren­tó al tra­ba­jo pre­ma­tu­ro, a le­van­tar un ho­gar sin es­po­so y a dis­fru­tar de las mie­les de la li­ber­tad y la ju­bi­la­ción.

Su ga­to se lla­ma Rocky. Es ju­gue­tón, in­quie­to y no du­da en dar­le pe­lea al que ame­na­ce su en­torno. Lu­cía Díaz Del­ga­do es su pro­tec­to­ra, su ama. Tie­ne 72 años. Qui­zás, sin sa­ber­lo, co­mo un ac­to in­cons­cien­te, le pu­so ese nom­bre al fe­lino por­que ella mis­ma es una gue­rre­ra, una ‘bo­xea­do­ra’ que se ha ba­ti­do en el ring de la vi­da. Los gol­pes que ha re­ci­bi­do, sin du­da, no la han de­ja­do en la lo­na, siem­pre se le­van­ta.

En su ca­sa gran­de del ba­rrio Be­ta­nia, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla, Lu­ci­ta, co­mo le di­cen sus amis­ta­des, vis­te un con­jun­to bei­ge. Es­tá per­fec­ta­men­te ma­qui­lla­da, lle­va are­tes, ga­fas y co­lla­res ar­te­sa­na­les que le ha­cen per­fec­to jue­go. Lu­ci­ta lu­ce im­pe­ca­ble.

Em­pie­za a con­tar su his­to­ria des­pués de ofre­cer­me un ca­fé y un po­co de fru­ta, una com­bi­na­ción al­go inusual.

Ca­da his­to­ria que cuen­ta su­pera la an­te­rior, o me­jor, la com­ple­men­ta.

El pri­mer round de su vi­da lo en­fren­tó en el bar­co ita­liano Lu­ciano Ma­na­ra. Cuen­ta que se em­bar­có jun­to a sus pa­dres en Cá­diz, Es­pa­ña, en 1950. Te­nía tres años.

En fin, con la mente pues­ta en Cuba, su pa­pá, Jo­sé Díaz Fuen­tes, le to­có que­dar­se en Car­ta­ge­na al no po­der lle­gar a La Ha­ba­na por cul­pa de un hu­ra­cán. Jun­to a la pe­que­ña Lu­cía y su ma­dre, Lu­cía Del­ga­do Gon­zá­lez, el je­fe de ho­gar de­ci­dió aban­do­nar Eu­ro­pa y de­jar atrás la cri­sis eco­nó­mi­ca para abrir­se a una nue­va vi­da en Co­lom­bia.

En Car­ta­ge­na lle­gó a vi­vir al ba­rrio el Ca­bre­ro. Es­tu­dió en el co­le­gio Biffy y las mon­jas ale­ma­nas la vie­ron co­mo una re­en­car­na­ción del dia­blo por­que era zur­da. “Me ama­rra­ban la mano, no po­día es­cri­bir ni co­mer con la iz­quier­da”. Lu­ci­ta nun­ca apren­dió a co­mer, pero sí a es­cri­bir con la de­re­cha.

En el año 61 la fa­mi­lia lle­gó al mu­ni­ci­pio de So­le­dad. Ahí vino el se­gun­do round.

Para ese en­ton­ces ya eran cin­co her­ma­nos, sin con­tar los tres que fa­lle­cie­ron por cau­sas na­tu­ra­les.

“Yo per­dí a mi pa­pá a los 13 años, no por­que se mu­rie­ra, sino por­que él eli­gió ir­se para otro ho­gar. No­so­tros que­da­mos prác­ti­ca­men­te huér­fa­nos. Nun­ca más vol­vió, to­dos es­tá­ba­mos in­do­cu­men­ta­dos”.

Es­to no la ata­jó y nue­va­men­te se pa­ró a se­guir dan­do ba­ta­lla. Te­nía 13 años, cur­sa­ba ter­ce­ro de ba­chi­lle­ra­to y por in­ter­me­dio de una pro­fe­so­ra con­si­guió que la con­tra­ta­ran en la bi­blio­te­ca del co­le­gio. Ahí se con­vir­tió en la ca­be­za de su ho­gar, la que lle­va­ba el sus­ten­to. De­sa­for­tu­na­da­men­te de­bió in­te­rrum­pir sus es­tu­dios.

Lu­ci­ta si­gue su re­la­to. En es­te mo“En men­to en­tien­do que se ne­ce­si­ta un li­bro, mu­chas más pá­gi­nas para con­tar su his­to­ria.

Para re­su­mir, a los 16 años co­no­ció al pa­dre de sus cua­tro hi­jos. Des­pués de va­rios años ca­sa­dos y cua­tro vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos, nue­va­men­te un ba­rón aban­do­nó el ho­gar. Lu­ci­ta aún no se ha­bía gra­dua­do co­mo ba­chi­ller.

Gra­cias a una es­pe­cie de am­nis­tía en el go­bierno de Mi­sael Pas­tra­na (19701974), a sus lec­tu­ras en la bi­blio­te­ca don­de tra­ba­jó y a una en­ci­clo­pe­dia Sal­vat que com­pró, va­li­dó en un exa­men el ba­chi­lle­ra­to y lo­gró un cu­po di­rec­to para es­tu­diar be­ca­da en la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co. Es­co­gió Fi­lo­lo­gía e Idio­mas, ca­rre­ra que ter­mi­nó.

Gra­cias a su tra­ba­jo lo­gró le­van­tar su ho­gar y dar­le edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria a sus cua­tro hi­jos. To­dos lo­gra­ron gra­duar­se de in­ge­nie­ros.

Hoy es­tá fe­liz­men­te ju­bi­la­da. Ca­si to­da su vi­da fue pro­fe­so­ra, tan­to en la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co co­mo en va­rios co­le­gios pú­bli­cos.

Re­cuer­da den­tro de sus alum­nos en la uni­ver­si­dad a Seu­xis Pau­sias Hernández So­lar­te, co­no­ci­do hoy con el alias de Jesús San­trich, ca­be­ci­lla de las di­si­den­cias de las Farc.

Di­ce que era un alumno bri­llan­te en la ca­rre­ra de Cien­cias So­cia­les, de la que se gra­duó.

Re­cuer­da que un día le per­dió el ras­tro y so­lo vino a sa­ber de él cuan­do lo vio en la te­le­vi­sión den­tro del gru­po de ne­go­cia­do­res de paz en La Ha­ba­na.

EL CA­BA­RET. Hu­bo un round que Lu­ci­ta no pu­do pe­lear sino has­ta cuan­do cum­plió 70 años, en 2017: ser bai­la­ri­na de ca­ba­ret por una no­che.

To­lú mi pa­pá tra­ba­jo co­mo pro­yec­tis­ta en un ci­ne y yo le ayu­da­ba a cam­biar los ro­llos de las pe­lí­cu­las. Allí co­no­cí a esas mu­je­res; Ma­ría Fé­lix, que era la más bo­ni­ta pero no bai­la­ba, Yo­lan­da Mon­tes, la Ton­go­le­le que sí lo ha­cía, Ma­ría An­to­nie­ta Pons (...) Eso me im­pac­tó mu­cho. Cuan­do es­ta­ba en la ca­sa me dis­fra­za­ba y las imi­ta­ba. Yo le de­cía a mi ma­má que iba a ser ca­ba­re­te­ra y ella me con­tes­ta­ba que pri­me­ro muer­ta”.

Y así fue. En su cum­plea­ños 70 al­qui­ló un sa­lón de even­tos, in­vi­tó a sus me­jo­res ami­gos, a su fa­mi­lia, y los sor­pren­dió con un show de ca­ba­ret del que con­ser­va el vi­deo.

Po­si­ble­men­te Lu­cía Díaz Del­ga­do hoy asis­ta a la ca­sa cul­tu­ral El Bor­di­llo, su lu­gar fa­vo­ri­to. Es la con­duc­to­ra ele­gi­da den­tro de sus ami­gas y la que más bai­la. Sus días de ca­ba­ret ape­nas co­mien­zan. GC

Lu­ci­ta, co­mo la lla­man sus ami­gos más cer­ca­nos y fa­mi­lia­res, en el es­tu­dio de su ca­sa en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.