Andrés Car­do­na

‘Wed­ding plan­ner’

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Jo­sé Can­ti­llo Fe­rrer FOTOS Or­lan­do Ama­dor

Cuan­do de pla­nea­ción de bo­das se ha­bla, es ca­si inevi­ta­ble men­cio­nar el nom­bre de Andrés Car­do­na, un ba­rran­qui­lle­ro que des­de ha­ce va­rios años se de­di­ca a ma­te­ria­li­zar los sue­ños de cien­tos de mu­je­res y hom­bres que de­ci­den dar el pa­so ha­cia el ma­tri­mo­nio.

Lue­go de gra­duar­se del Co­le­gio Bri­tá­ni­co de Ba­rran­qui­lla de­ci­dió mu­dar­se a Bo­go­tá para es­tu­diar di­se­ño grá­fi­co en La­Sa­lle Co­lle­ge In­ter­na­tio­nal, lu­gar en don­de por mé­ri­to aca­dé­mi­co ga­nó una pa­san­tía por tres me­ses en una em­pre­sa de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra en Bei­rut.

Fue allá, en tie­rras li­ba­ne­sas, en don­de fi­nal­men­te se dio cuen­ta de que la ca­rre­ra que ha­bía es­tu­dia­do no era pre­ci­sa­men­te a lo que se que­ría de­di­car en un fu­tu­ro.

Es por eso que de­ci­dió in­mis­cuir­se en las re­la­cio­nes pú­bli­cas, una pro­fe­sión po­co ex­plo­ra­da en aquel en­ton­ces que lo lle­vó a es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Pa­ler­mo, en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na, lu­gar en el que vi­vió cua­tro años.

A su re­gre­so en 2014 em­pe­zó a tra­ba­jar con Ca­sa de No­vias, em­pre­sa en la cual hoy no so­lo si­gue la­bo­ran­do des­pués de cin­co años, sino de la cual aho­ra es so­cio jun­to con Martha Gómez y Adria­na Cas­tro.

Con­fie­sa que an­tes de ha­ber tra­ba­ja­do allí, nun­ca le ha­bía atraí­do el mer­ca­do de las bo­das, se in­cli­na­ba prin­ci­pal­men­te por los even­tos en­fo­ca­dos en lo em­pre­sa­rial y cul­tu­ral, pero fue a me­di­da que avan­za­ba en la em­pre­sa cuan­do em­pe­zó a dar­se cuen­ta del po­ten­cial en cre­ci­mien­to que te­nía Ba­rran­qui­lla para aquel uni­ver­so.

Tam­bién cuen­ta de for­ma anec­dó­ti­ca que el pri­mer ma­tri­mo­nio or­ga­ni­za­do por su cuen­ta fue uno mo­des­to en el que no fal­ta­ron per­can­ces que su­po sor­tear con éxi­to. Con esa ex­pe­rien­cia re­fle­xio­na so­bre có­mo a me­di­da que pa­sa el tiem­po se va ad­qui­rien­do, a tra­vés de la prác­ti­ca, un co­no­ci­mien­to que él mis­mo con­si­de­ra “va­lio­so”.

To­dos es­tos años de apren­di­za­je lo han lle­va­do a cons­truir even­tos de gran for­ma­to co­mo el Wed­ding Fest, que es or­ga­ni­za­do por su em­pre­sa y en el que más de 160 ex­po­si­to­res se dan ci­ta para pre­sen­tar sus me­jo­res pro­pues­tas de di­se­ño, pla­nea­ción y de­co­ra­ción de bo­das. Allí, Andrés es el en­car­ga­do de la pro­duc­ción y de dar­le vi­da a la pa­sa­re­la ‘No­vias reales’, una mues­tra en la que des­fi­lan al­gu­nas mu­je­res que han con­traí­do ma­tri­mo­nio ves­ti­das con sus pro­pios ajua­res.

Pero sin lu­gar a du­das su re­to más gran­de ha si­do or­ga­ni­zar la que se con­si­de­ra la bo­da más gran­de del año en la fa­rán­du­la co­lom­bia­na, la de An­drea Ja­ra­mi­llo Char y Fe­li­pe Res­tre­po. La can­ti­dad de in­vi­ta­dos y la mag­ni­tud de los lu­ga­res en los que se ce­le­bró la unión fue­ron un desafío para Andrés.

En di­ciem­bre se in­ten­si­fi­can los even­tos y su agen­da se vuel­ve ca­da vez más apre­ta­da. Es­to se de­be al am­bien­te de ce­le­bra­ción, el tiem­po de va­ca­cio­nes y la ale­gría que se vi­ve du­ran­te el mes.

Di­ce que el des­gas­te fí­si­co es lo más di­fí­cil de su la­bor y que es­to lo ha lle­va­do a te­ner una vi­da mu­cho más or­ga­ni­za­da para po­der cum­plir con to­dos los queha­ce­res que exi­gen es­te ti­po de even­tos.

“Uno de­be man­te­ner un equi­li­brio, por­que no to­do el tiem­po pue­do es­tar pen­san­do en los even­tos. Tam­bién de­be ha­ber mo­men­tos para es­tar con la fa­mi­lia, para com­par­tir con los ami­gos y para el des­can­so mis­mo”.

So­bre las ten­den­cias que se vie­nen en ma­te­ria de de­co­ra­ción para es­te ti­po de even­tos su­gie­re lo irre­gu­lar, las for­mas que se sa­len de lo es­tric­to, las va­ji­llas con di­se­ños mez­cla­dos, la com­bi­na­ción de tex­tu­ras y co­lo­res con una ga­ma am­plia.

“Sien­to que es­tos pe­que­ños de­ta­lles son los que le ter­mi­nan dan­do per­so­na­li­dad a tu even­to”.

Por úl­ti­mo, aun­que Andrés tam­bién con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de or­ga­ni­zar gran­des even­tos de cul­tu­ra y mo­da en un fu­tu­ro, di­ce es­tar fe­liz con su la­bor y con su em­pre­sa. De he­cho se en­cuen­tra or­ga­ni­zan­do des­de ya lo que se­rá el ma­tri­mo­nio de la ex rei­na del Car­na­val Mar­ce­la Gar­cía Caballero. En de­fi­ni­ti­va, una ca­rre­ra que no para. GC

PA­SIÓN POR SU TRA­BA­JO

“Me en­can­ta mi tra­ba­jo por­que siem­pre vi­ves ro­dea­do de gen­te fe­liz y bo­ni­tas emo­cio­nes”.

UNA CA­RRE­RA LLE­NA DE APREN­DI­ZA­JES “Den­tro de los lo­gros más gran­des que he te­ni­do en mi ca­rre­ra ha si­do apren­der a con­tro­lar la pa­cien­cia”.

Con 30 años, Andrés Car­do­na es uno de los pla­nea­do­res de bo­das más con­sul­ta­dos de la ciu­dad.

En un fu­tu­ro Andrés pla­nea in­mis­cuir­se en la or­ga­ni­za­ción de gran­des even­tos de cul­tu­ra y mo­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.