Da­vid Cy­bul In­ge­nie­ro eléctrico

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Jandy Apon­te Le­guí­za­mo FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les El in­ge­nie­ro eléctrico Da­vid Cy­bul ha lle­va­do sus imá­ge­nes, to­ma­das con dro­nes, a ciu­da­des co­mo Nue­va York. Tam­bién ha ex­hi­bi­do su tra­ba­jo en Ba­rran­qui­lla, su tie­rra na­tal. Conozca de­ta­lles de

Cuan­do se le men­cio­na la pa­la­bra ‘dron’ a Da­vid uno de los pri­me­ros re­cuer­dos que vie­ne a su men­te es cuan­do to­ma­ba uno de sus avio­nes de ma­de­ra y en una de las alas le in­crus­ta­ba una gran cá­ma­ra, lo que le per­mi­tía cap­tar una ima­gen des­de una dis­tan­cia con­si­de­ra­ble del sue­lo. Pa­ra él, en ese en­ton­ces, el ae­ro­mo­de­lis­mo ya ha­cía par­te de su vi­da, y tra­ta­ba de re­fle­jar­lo dia­ria­men­te ha­cien­do es­te ti­po de prác­ti­cas con per­so­nas que com­par­tie­ran la mis­ma pasión.

“A me­di­da que iba pro­gre­san­do la tec­no­lo­gía, em­pe­za­mos a ha­cer dro­nes con pa­li­tos. Cua­tro mo­tor­ci­tos, se col­ga­ba una cá­ma­ra aba­jo ¡y pa­ra arri­ba!, sin nin­gún ti­po de con­trol exac­to. Se per­die­ron mu­chos así, se nos caían, y di­go ‘se nos caían’ por­que ha­bían otras per­so­nas que tam­bién es­ta­ban con eso”.

Con el tiempo, es­te in­ge­nie­ro em­pe­zó a ob­te­ner me­jo­res equi­pos, re­co­no­cien­do a su vez que, aun­que em­pe­za­ron a abrir­se pa­so ba­jo el nom­bre de “dro­nes”, él ya te­nía co­no­ci­mien­to de los mis­mos des­de mu­cho an­tes.

A su vez, es­te hom­bre, en me­dio de su pasión y gus­to in­fi­ni­to por las fo­to­gra­fías aé­reas, de­ci­dió en­ton­ces ofre­cer sus ser­vi­cios, con­clu­yen­do que las imá­ge­nes y vi­deos to­ma­dos des­de cier­ta al­tu­ra, po­drían be­ne­fi­ciar­lo no so­lo a él, sino a em­pre­sas y per­so­nas que bus­ca­ran do­cu­men­tar al­gún pro­ce­so en par­ti­cu­lar. “Se ha­ce co­mo un dos­sier de un lo­te va­cío, por ejem­plo, pa­ra que al mo­men­to de ser in­va­di­do ha­ya una do­cu­men­ta­ción (…) Do­cu­men­to obras, reali­zo vi­deos in­mo­bi­lia­rios, pu­bli­ci­ta­rios, en­tre otros, en al­ta de­fi­ni­ción”.

En me­dio de la prác­ti­ca y su tra­ba­jo, Da­vid re­co­no­ce que no ha te­ni­do mu­chos in­ci­den­tes, sin em­bar­go, re­cuer­da una que otra situación en don­de sus dro­nes su­frían al­gu­na fa­lla y se cho­ca­ban. Tam­bién re­cuer­da que des­pués de mu­chos años en es­te ofi­cio, uno de sus apa­ra­tos más cos­to­sos se ca­yó ha­ce po­co a un río y no lo­gró re­cu­pe­rar­lo. Tam­bién ha pre­sen­cia­do, por ejem­plo, en even­tos so­cia­les, in­ci­den­tes co­mo el que ocu­rrió en un matrimonio, don­de una per­so­na que ma­ne­ja­ba un dron se cor­tó una pier­na, ya que no pu­do te­ner el con­trol del mis­mo.

Da­vid Cy­bul y su fa­mi­lia vi­ven en un apar­ta­men­to ubi­ca­do en el quin­to pi­so de un edi­fi­co. En su sa­la, tie­ne gran­des cua­dros que ilus­tran dis­tin­tos es­ce­na­rios que es­te pa­dre de dos hi­jos ha po­di­do cap­tar des­de un án­gu­lo de 360° en di­fe­ren­tes via­jes. Es­tos son mues­tras de sus más re­cien­tes ex­po­si­cio­nes, que, re­co­no­ce, han si­do un to­tal éxi­to. “Cuan­do lle­gan aquí se me lle­van los cua­dros, ter­mino ven­dién­do­los de

esa pa­red”, di­jo el fo­tó­gra­fo. Su es­po­sa, San­dra Le­vent­hal, afir­ma que des­de un co­mien­zo, cuan­do em­pe­zó a mos­trar sus gus­tos por las fo­to­gra­fías aé­reas al rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos con avio­nes de ma­de­ras y de­más, pen­sa­ba que su ma­ri­do se ha­bía en­lo­que­ci­do, “(…) ¿por­que có­mo así que va a mon­tar una cá­ma­ra de ví­deo y se va a po­ner a ha­cer una pe­lí­cu­la des­de arri­ba? ¡En ese mo­men­to a na­die se le ha­bía pa­sa­do por la ca­be­za esa po­si­bi­li­dad!” Ex­pre­só.

“Hay una ma­gia de­trás de to­do lo que ha­ce Da­vid y yo creo que es una ma­gia in­tui­ti­va. Mu­chas per­so­nas pue­den desa­rro­llar una can­ti­dad de ha­bi­li­da­des y te­ner fa­ci­li­dad pa­ra apren­der téc­ni­cas”, agre­ga San­dra.

So­bre el ar­te de­trás del ofi­cio, Cy­bul tam­bién con­cuer­da con su es­po­sa en que se de­be te­ner un ti­po de co­ne­xión en­tre cier­tos as­pec­tos pa­ra rea­li­zar la to­ma per­fec­ta.

“Su­bir­lo es una co­sa, pe­ro ma­ne­jar­lo, te­ner la pe­ri­cia del de­do, la co­ne­xión ojo–mano es otra. Cual­quie­ra pue­de usar un dro­ne, pe­ro no cual­quie­ra lo pue­de vo­lar”, di­ce.

Hoy día, las ideas de­ben es­tar lle­nas de in­no­va­ción pa­ra que se abran pa­so en un es­ce­na­rio de em­pren­di­mien­to y éxi­to. Eso co­men­ta Da­vid, quien re­co­no­ce que no fue fá­cil crear su pro­pio ne­go­cio, por lo que acon­se­ja a las per­so­nas a que crean en lo que es­tán ha­cien­do, ten­gan la pa­cien­cia ne­ce­sa­ria y no re­ga­len su tra­ba­jo.

“El cos­to de las co­sas no es el pro­duc­to ni que te lo ha­gan, es que la per­so­na que lo ofre­ce sa­be lo que es­tá ha­cien­do”, se­ña­la.

Res­pec­to a có­mo se ve es­te pa­dre de fa­mi­lia en al­gu­nos años res­pon­de que tra­ba­jan­do en su ofi­cio, in­no­van­do y to­man­do más fo­to­gra­fías, lle­van­do sus imá­ge­nes a to­dos la­dos y te­nien­do la cer­te­za al mis­mo tiempo que es muy pro­ba­ble que co­mo em­pren­de­dor fra­ca­se.

Al­gu­nas de las fo­to­gra­fías de Cy­bul han si­do pu­bli­ca­das en dis­tin­tos me­dios. Tam­bién des­ta­ca el ha­ber rea­li­za­do una ex­po­si­ción lla­ma­da ‘El Poe­ma de los Dro­nes’ en el año 2018; que sus imá­ge­nes han lle­ga­do a ciu­da­des co­mo Nue­va York; y que si­gue tra­ba­jan­do pa­ra me­jo­rar sus ser­vi­cios. GC

SUS INI­CIOS...

“A me­di­da que iba pro­gre­san­do la tec­no­lo­gía, em­pe­za­mos a ha­cer dro­nes con pa­li­tos”.

Da­vid Cy­bul carga con­si­go siem­pre uno de sus dro­nes, pues pa­ra él es im­por­tan­te cap­tar cual­quier situación.

Cy­bul en al­gu­nas de sus pa­re­des tie­ne en­mar­ca­das las fo­to­gra­fías que ha to­ma­do con sus dro­nes. En un fu­tu­ro se ve in­no­van­do en su pro­fe­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.