Jo­sé Zu­lua y Jo­sé Angulo Em­pren­de­do­res

Des­de el co­le­gio, Jo­sé Iván Zu­lua­ga y Jo­sé An­to­nio Angulo pro­yec­ta­ban un fu­tu­ro co­mo so­cios. Hoy al­ter­nan sus ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas con la di­rec­ción de Scruby, una em­pre­sa de la­va­do de au­to­mó­vi­les que uti­li­za pro­duc­tos ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Kir­vin La­rios FO­TOS Or­lan­do Amador

Fue ob­ser­van­do el agua de­rra­ma­da en los la­va­de­ros de au­to­mó­vi­les que Jo­sé Iván Zu­lua­ga se in­tere­só por fun­dar una em­pre­sa ‘eco­ami­ga­ble’ pa­ra la­var ca­rros. Eso, y una de las con­ver­sa­cio­nes por ce­lu­lar que, es­tan­do en Es­pa­ña, sos­tu­vo con Jo­sé An­to­nio Angulo, su ami­go y so­cio, en la que co­men­ta­ban acer­ca de una idea de ne­go­cio que sa­tis­fa­cie­ra una ne­ce­si­dad en el mer­ca­do co­lom­biano, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, en Ba­rran­qui­lla.

En una de sus lla­ma­das, al pri­me­ro se le ocu­rrió ofre­cer un ser­vi­cio de lim­pie­za de ca­sas por apli­ca­ción mó­vil o App, y el se­gun­do pro­pu­so un la­va­do a do­mi­ci­lio de ca­rros. “No pa­só mu­cho tiempo pa­ra que em­pe­zá­ra­mos a dis­cu­tir so­bre es­ta idea”, ex­pli­ca Zu­lua­ga, quien de re­gre­so a Co­lom­bia em­pe­zó a bus­car di­ne­ro y a dis­cu­tir más se­ria­men­te la pro­pues­ta con Angulo, su co­le­ga de tra­ba­jo y an­ti­guo com­pa­ñe­ro de co­le­gio.

De esas con­ver­sa­cio­nes, de sus aho­rros pro­pios y de la ayu­da eco­nó­mi­ca de sus pa­dres, sur­gió Scruby, una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en la­va­do de vehícu­los que uti­li­za bom­bas de agua a pre­sión, ex­pul­san­do el lí­qui­do en for­ma de un ro­cío fuer­te, el cual aho­rra, se­gún ex­pli­ca Zu­lua­ga, 90% más agua que la man­gue­ra de un la­va­de­ro co­mún. So­bre su má­qui­na de la­va­do a do­mi­ci­lio, traí­da de Bo­go­tá, di­ce: “No ha­ce des­per­di­cio co­mo una man­gue­ra, ni ex­pul­sa pre­sión co­mo una hi­dro­la­va­do­ra. Es ideal pa­ra la­var en pro­pie­da­des re­si­den­cia­les, ya que no se for­man char­cos de agua; es si­len­cio­sa y dis­cre­ta”.

En Es­pa­ña, Zu­lua­ga, que tie­ne 19 años, estudió y de­jó una ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas. En el país eu­ro­peo, aun­que fun­dó con un ami­go de Egip­to una agen­cia de mar­ke­ting di­gi­tal, sin­tió que no ha­bía mu­chas per­so­nas que qui­sie­ran lo mis­mo que él. “To­dos bus­ca­ban las fies­tas, los via­jes y pa­sar las ma

te­rias co­mo pu­die­ran. Me sen­tía di­fe­ren­te; que­ría po­der vi­vir la vi­da a mi ma­ne­ra y no co­mo los de­más. No que­ría es­pe­rar a gra­duar­me pa­ra bus­car un tra­ba­jo. Es­ta­ba y estoy se­gu­ro de que un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio no de­fi­ne tu éxi­to en el fu­tu­ro”.

Así que de­ci­dió re­gre­sar, pen­san­do que po­dría ser más “pro­duc­ti­vo” en Co­lom­bia, en don­de ade­más con­ta­ba con el apo­yo fi­nan­cie­ro de su fa­mi­lia y el de su ami­go Jo­sé Angulo. En el pro­ce­so, sin em­bar­go, re­ci­bie­ron mu­cha in­cre­du­li­dad por par­te de al­gu­nos alle­ga­dos. “Hay ve­ces que no en­tien­den por­que uno ha­ce lo que quie­re pa­ra ser fe­liz y no lo que to­dos ha­cen pa­ra es­tar se­gu­ros. So­lo el tiempo y tu de­di­ca­ción de­mues­tran lo con­tra­rio”, di­ce Zu­lua­ga. Jus­ta­men­te,

en esa fal­ta de apo­yo, que con los me­ses ha ve­ni­do cam­bian­do, en­con­tra­ron el la­do más di­fí­cil de fun­dar una em­pre­sa: “Las per­so­nas no con­fían en ti ni en tus sue­ños. Pien­san que eres un lo­co con una idea y no un em­pren­de­dor con una me­ta”.

Scruby tie­ne tres em­plea­dos que tra­ba­jan por tem­po­ra­das y uno fi­jo con ma­yor ex­pe­rien­cia. Angulo, de 20 años y es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas de la Uni­ver­si­dad del Norte, se en­car­ga de la con­ta­bi­li­dad y las fi­nan­zas; Zu­lua­ga, que ac­tual­men­te cur­sa on­li­ne una ca­rre­ra de Ad­mi­nis­tra­ción en la Uni­ver­si­dad Ana G. Mén­dez, se ocu­pa del mar­ke­ting, la ven­ta y “el voz a voz”. Am­bos em­pe­za­ron la­van­do los ca­rros, pe­ro cuan­do au­men­tó la clien­te­la con­tra­ta­ron em­plea­dos.

Los dos so­cios son gra­dua­dos del Co­le­gio Mary­mount (pro­mo­ción del 2018), y des­de el 2003 han si­do ami­gos cer­ca­nos. En­tre cla­se y cla­se acos­tum­bra­ban a ven­der brow­nies, chi­cles y has­ta ci­ga­rri­llos elec­tró­ni­cos. “Siem­pre que ha­blá­ba­mos del fu­tu­ro nos ima­gi­ná­ba­mos tra­ba­jan­do en lo mis­mo y sien­do so­cios, lo que hoy en día lo­gra­mos”, di­ce Angulo, que al­ter­na sus es­tu­dios y su car­go en Scruby con la ad­mi­nis­tra­ción de dos al­ma­ce­nes de alu­mi­nio y vi­drio en Car­ta­ge­na y San­ta Mar­ta.

El en­fo­que de Scruby, más allá de lo téc­ni­co (ofre­cen lim­pie­za con es­pu­ma, la­va­do a va­por pa­ra evi­tar afec­tar las par­tes eléc­tri­cas, lí­qui­do es­pe­cial pa­ra llan­tas y lim­pie­za in­te­rior com­ple­ta), tie­ne que ver con el tiempo de sus clien­tes y, es­pe­cial­men­te, el cui­da­do del agua. “Bus­ca­mos fa­ci­li­tar­le la vi­da a la gen­te y ayu­dar­la a ma­ne­jar me­jor su tiempo, brin­dán­do­le un ex­ce­len­te ser­vi­cio en su ca­sa, edi­fi­cio u ofi­ci­na”, di­ce Angulo, que tam­bién di­ce que uti­li­zan apro­xi­ma­da­men­te 24 a 35 litros de agua por la­va­do y cuen­tan con pro­duc­tos 100% bio­de­gra­da­bles, he­chos con de­ter­gen­tes eco­ló­gi­cos. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO ....

“Es­ta­ba y estoy se­gu­ro de que un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio no de­fi­ne tu éxi­to en el fu­tu­ro”.

UN PRO­PÓ­SI­TO...

“Con Scruby bus­ca­mos fa­ci­li­tar­le la vi­da a la gen­te y ayu­dar­la a ma­ne­jar me­jor su tiempo”.

Jo­sé Angulo y Jo­sé Zu­lua­ga, de 20 y 19 años, quieren re­vo­lu­cio­nar la in­dus­tria del em­be­lle­ci­mien­to au­to­mo­triz.

Los so­cios son gra­dua­dos del Co­le­gio Mary­mount (pro­mo­ción del 2018), y des­de el 2003 han si­do ami­gos cer­ca­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.