Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi

Es­te mes, Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi pu­bli­ca un li­bro de per­fi­les so­bre mu­je­res barranquil­leras que em­pe­zó a ges­tar­se ha­ce 20 años. La ac­triz y pe­rio­dis­ta cul­tu­ral ha­bla de su pro­ce­so de es­cri­tu­ra y de có­mo asu­mió el cán­cer de ma­ma que ella mis­ma sin­tió y que

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Kir­vin La­rios FO­TOS Or­lan­do Ama­dor MA­QUI­LLA­JE Giselle Suá­rez STYLING Y JO­YE­RÍA Dan­di Maes­tre LO­CA­CIÓN Mediterrán­eo Res­tau­ran­te Bar

Pe­rio­dis­ta cul­tu­ral y ac­triz

Las his­to­rias que Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi cuen­ta con­du­cen a ella de la mis­ma for­ma en que su pro­pia his­to­ria con­du­ce a las de­más. Es­cu­char­la ha­blar de sí mis­ma o de las mu­je­res que com­po­nen su nue­vo li­bro es acer­car­se a un re­la­to am­plio y abar­ca­dor, en el que las vi­ven­cias de las otras se ins­ta­lan en la me­mo­ria co­lec­ti­va de la ciu­dad, en su his­to­ria cul­tu­ral, po­lí­ti­ca y de mi­gra­cio­nes cons­tan­tes pa­ra fi­nal­men­te aca­bar (o con­ti­nuar de otro mo­do) en la voz ‘pro­pia’.

O en la voz li­te­ra­ria que Abe­llo Ban­fi ha es­co­gi­do y lo­gra­do en su nue­va obra, que cir­cu­la a par­tir del pró­xi­mo 10 de enero en li­bre­rías. En Has­ta aho­ra te creo. Más de un si­glo de mu­je­res, in­mi­gra­ción y amor (Pen­guin Ran­dom Hou­se) cons­tru­ye los re­la­tos en pri­me­ra per­so­na de 11 mu­je­res barranquil­leras a quie­nes tu­vo la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar y co­no­cer y, aho­ra, pre­sen­tar de

un mo­do nun­ca an­tes vis­to: en su in­ti­mi­dad, que re­sul­ta tan po­lí­ti­ca co­mo su la­do más pú­bli­co, en tan­to que per­mi­te abor­dar to­das esas “his­to­rias no con­ta­das de la mu­jer” en Ba­rran­qui­lla.

Co­mo di­ce Al­ber­to Sal­ce­do Ra­mos en el pró­lo­go: “Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi ha es­cri­to es­te li­bro her­mo­so pa­ra de­jar me­mo­ria de una ex­clu­sión do­lo­ro­sa. Pa­ra con­tar­nos lo que sig­ni­fi­có la vi­da en aque­llos tiem­pos en que las mu­je­res eran adies­tra­das pa­ra una ‘fu­tu­ra vi­da ma­ri­tal’, em­pu­ján­do­las a ser rei­nas, o prin­ce­sas, o ca­pi­ta­nas, o damas de ho­nor”.

Ha­ce 20 años em­pe­zó a ges­tar­se es­te pro­yec­to con la tu­to­ría de la poe­ta Mei­ra Del Mar, una de las in­clui­das en el li­bro. Pe­ro no fue has­ta ha­ce tres años, en 2016, cuan­do de­ci­dió re­to­mar­lo y em­pe­zar a es­cri­bir­lo, a echar mano de ar­chi­vos his­tó­ri­cos, de ar­tícu­los de pren­sa, de me­mo­rias per­so­na­les y co­lec­ti­vas, en me­dio del pro­ce­so que es­ta­ba em­pe­zan­do a vi­vir en Char­lot­tes­vi­lle (Es­ta­dos Uni­dos), ciu­dad en la que al­ter­na re­si­den­cia jun­to con Ba­rran­qui­lla.

“Es­ta­ba en­car­ga­da de mi hi­jo, me ha­bía di­vor­cia­do de mi se­gun­do ma­tri­mo­nio, mi pa­pá se ha­bía muer­to y no pu­de ve­nir a su en­tie­rro”, di­ce en el apar­ta­men­to don­de vi­ve por es­tos días en Ba­rran­qui­lla. “Era pro­fe­so­ra de un co­le­gio. Es­ta­ba en esos pro­ce­sos y em­pe­cé a sen­tir­me mal. No te­nía la ener­gía que siem­pre he te­ni­do, yo que soy muy vi­tal”, di­ce.

Por en­ton­ces, tam­bién se en­con­tra­ba en pro­ce­so de ha­cer­se ciu­da­da­na del país nor­te­ame­ri­cano. Fue cuan­do in­tu­yó, tras sen­tir do­lo­res y com­pro­bar un bul­to en su seno, que te­nía cán­cer de ma­ma. “Sin ha­ber ido al mé­di­co, me lo sen­tí”, di­ce.

SA­NA­CIÓN. En prin­ci­pio, pre­fi­rió no buscar un diag­nós­ti­co. Cam­bió su die­ta, in­ves­ti­gó có­mo tra­tar el cán­cer sin ne­ce­si­dad de qui­mio­te­ra­pia. “Em­pe­cé con acei­tes, me­di­ci­na al­ter­na­ti­va, me­di­ta­ción, fui a un mo­nas­te­rio, es­tu­ve cin­co días apren­dien­do en si­len­cio (...) así co­mo me en­can­ta­ba ir a re­por­tear so­bre el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla, aho­ra de­bía ir­me pa­ra un la­do de to­tal si­len­cio e in­tros­pec­ción. A par­tir de en­ton­ces, pien­so yo, no so­lo apren­dí so­bre el cán­cer, sino so­bre mí mis­ma. Y em­pe­cé a es­cri­bir; ahí lo de­ci­dí”.

El diag­nós­ti­co, pri­me­ro en sus ma­nos y lue­go en las de un es­pe­cia­lis­ta, de la en­fer­me­dad la hi­zo sen­tir mie­do, pe­ro tam­bién la acer­có a sus mo­ti­va­cio­nes: la es­cri­tu­ra, el ofi­cio, su hi­jo...

“Pen­sé: es­to es lo que me pue­de sal­var, es­cri­bir, cam­biar mi die­ta has­ta que ya pue­da en­fren­tar un diag­nós­ti­co e ir­me a co­lom­bia a es­tar con mi fa­mi­lia. Efec­ti­va­men­te así fue, re­ci­bí la ciu­da­da­nía, hi­ce un ta­ller con Mar­tín Ca­pa­rrós; dos días an­tes me ha­bían di­cho que te­nía cán­cer en la ma­ma iz­quier­da”.

“Me ale­gra sa­ber que ten­go tan­to amor ha­cia mi hi­jo co­mo pa­ra de­cir: “Sien­to que ya por mí hi­ce mu­chas co­sas y aho­ra pue­do po­ner­lo a él de pri­me­ro”. Y no por­que to­ca­ra, sino por­que es­co­gí ha­cer­lo. Fue co­mo una ma­ra­tón don­de fi­nal­men­te di­ces ‘lle­gué a la me­ta’. Aho­ra es­toy en sa­na­ción y li­bre de cán­cer”.

LAS HIS­TO­RIAS. Ade­más de pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra, Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi es ac­triz de te­le­vi­sión. En 2003 se gra­duó de Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, tras ha­ber­se de­di­ca­do por años a la ac­tua­ción, a la que se sa­be li­ga­da cuan­do es­cri­be. Su li­bro es­tá es­cri­to en pri­me­ra per­so­na, tal co­mo las pro­ta­go­nis­tas “di­je­ron que pa­só”. To­mó la de­ci­sión de de­cir ‘yo’ no pa­ra usur­par un lu­gar ajeno, sino pa­ra dar una voz. “Pen­sé: es­to es co­mo una ac­triz que es­cri­be, o una es­cri­to­ra que ac­túa”, ex­pli­ca. “Si yo que­ría dar­le voz a ellas, eran las vo­ces de ellas lo que el lec­tor de­bía re­ci­bir”.

Al fi­nal, el lec­tor re­ci­be la voz de la au­to­ra, quien cuen­ta su his­to­ria. La su­ya acom­pa­ña a re­la­tos que ha­blan del Car­na­val y de una de sus rei­nas; de una mu­jer que vi­ve un di­vor­cio en el que in­ter­vie­ne la Igle­sia Ca­tó­li­ca pa­ra de­jar­la con me­nos de­re­chos; de una de las pe­rio­dis­tas más im­por­tan­tes del Ca­ri­be co­lom­biano, ta­cha­da de ‘mal­ge­nia­da’ (“Cuán­tos hom­bres no son mal­ge­nia­dos y abu­sa­do­res, y la gen­te se lo aguan­ta”). “Es­toy ha­blan­do de una mu­jer que pue­de ser de cual­quier par­te del mun­do. En unas sus fa­mi­lias vi­nie­ron de Ita­lia, otras de Aus­tra­lia, otras in­clu­so de al­gu­nos pue­blos ri­be­re­ños. Cuen­to la his­to­ria del Ba­rrio Aba­jo… Se tra­ta de re­co­brar la his­to­ria a tra­vés de los ojos de la mu­jer”, ex­pli­ca.

Allí es­tán his­to­rias de mu­je­res cu­yas fa­mi­lias lle­gan a Ba­rran­qui­lla. Ma­ri­bel, co­mo ella lo di­ce, es de las que se fue­ron.

PRI­ME­RA PER­SO­NA. “Lo que yo quie­ro ha­blar es de esos es­pí­ri­tus li­bres, que es­ta­ban cum­plien­do con ese de­ber de ser ‘mu­jer’, pe­ro que ade­más no pa­sa­ron en vano. La pre­mi­sa del li­bro es la he­ri­da kár­mi­ca que la mu­jer ha te­ni­do por ser mu­jer, ese ha si­do su gran im­pe­di­men­to”.

“To­da­vía no es­ta­mos li­be­ra­dos. Es­ta­mos en un pun­to de ebu­lli­ción, en­tre el agua que es­tá ha­cien­do bur­bu­jas y que se va vol­ver va­por”. GC

“Lo que yo quie­ro ha­blar es de es­pí­ri­tus li­bres, que es­ta­ban cum­plien­do con ese de­ber de ser mu­jer, pe­ro que no pa­sa­ron en vano”, di­ce Ma­ri­bel Abe­llo Ban­fi so­bre los re­la­tos que com­po­nen su nue­vo li­bro.

La ac­triz y pe­rio­dis­ta vi­ve en­tre Char­lot­tes­vi­lle (Es­ta­dos Uni­dos) y Ba­rran­qui­lla.

Ac­tual­men­te se en­cuen­tra en pro­ce­so de sa­na­ción y li­bre de cán­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.