Pier Ga­llo Odon­tó­lo­go

Es­te es­pe­cia­lis­ta en Pe­rio­don­cia, quien ha via­ja­do a va­rios paí­ses ins­tru­yen­do a pro­fe­sio­na­les de la sa­lud oral, ha­bló so­bre al­gu­nas afec­ta­cio­nes que traen los pro­ce­di­mien­tos den­ta­les más fa­mo­sos hoy día.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Jandy Apon­te Le­guí­za­mo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

Des­de que cul­mi­nó sus es­tu­dios en Odon­to­lo­gía, Pier Ga­llo su­po que uno de sus ma­yo­res pro­pó­si­tos era po­der ayu­dar a las per­so­nas por me­dio de su pro­fe­sión. Lue­go de fi­na­li­zar su es­pe­cia­li­za­ción en Pe­rio­don­cia e Im­plan­to­lo­gía Oral, tu­vo la cer­te­za de que po­dría lle­var a ca­bo es­te ob­je­ti­vo.

Es­te ba­rran­qui­lle­ro, de 39 años de edad, ac­tual­men­te man­tie­ne sus con­sul­tas pri­va­das en Bo­go­tá, y de­di­ca gran par­te de su tiem­po a la edu­ca­ción con­ti­núa de es­pe­cia­lis­tas de dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa.

Al mis­mo tiem­po, Pier rea­li­za un doc­to­ra­do en Bra­sil de Im­plan­to­lo­gía Oral con el ob­je­ti­vo de que a tra­vés del se­gui­mien­to cien­tí­fi­co y clí­ni­co de sus pro­ce­di­mien­tos, se con­tri­bu­ya a fu­tu­ras in­ves­ti­ga­cio­nes, co­mo es el ca­so de su más re­cien­te ar­tícu­lo Ma­ne­jo de com­pli­ca­cio­nes de re­ge­ne­ra­ción ósea, ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca The In­ter­na­tio­nal Jour­nal of Oral & Ma­xi­llo­fa­cial Im­plants.

“Des­de muy tem­prano em­pe­cé a tra­ba­jar en el área de im­plan­tes den­ta­les y a ver co­mo mu­chos pa­cien­tes lle­ga­ban con la ne­ce­si­dad de te­ner dien­tes”, ex

pre­sa el es­pe­cia­lis­ta, quien al mis­mo tiem­po si­gue per­fec­cio­nan­do su téc­ni­ca pa­ra la re­cons­truc­ción ósea y ma­ne­jo de te­ji­dos blan­dos, con el fin de que los pa­cien­tes po­sean una es­truc­tu­ra só­li­da que per­mi­ta la co­lo­ca­ción de im­plan­tes den­ta­les, tra­ta­mien­tos con co­ro­nas es­té­ti­cas y ar­mó­ni­cas.

Lue­go de que es­tos ca­sos se hi­cie­ran ca­da vez más re­cu­rren­tes, ini­ció un pro­ce­so de edu­ca­ción con­ti­nua pa­ra es­pe­cia­lis­tas con el fin de fo­men­tar la in­ves­ti­ga­ción y com­par­tir sus co­no­ci­mien­tos con co­le­gas. “Em­pe­za­mos a rea­li­zar cur­sos, conferenci­as, sim­po­sios y en­tre­na­mien­tos qui­rúr­gi­cos pa­ra es­pe­cia­lis­tas con la in­ten­sión de com­par­tir una ex­pe­rien­cia aca­dé­mi­ca y cien­tí­fi­ca”.

So­bre su país de ori­gen, el pro­fe­sio­nal cree que Co­lom­bia tie­ne un al­to ni­vel odon­to­ló­gi­co, “ha­ce­mos un odon­to­lo­gía ca­si de pri­mer mun­do. La ca­li­dad hu­ma­na que desa­rro­lla­mos en es­te con­tex­to es bue­na y muy bien vis­ta”.

El uso de las re­des so­cia­les ha im­pac­ta­do de una ma­ne­ra po­si­ti­va a las per­so­nas que se de­di­can a rea­li­zar es­te ti­po de pro­ce­di­mien­tos, se­gún Pier. Sin em­bar­go, con­si­de­ra que en al­gu­nas oca­sio­nes es­tas pla­ta­for­mas mues­tran re­sul­ta­dos exa­ge­ra­dos y po­co rea­lis­tas. “Han ge­ne­ra­do fal­sas ex­pec­ta­ti­vas en al­gu­nos pa­cien­tes. Lue­go, ellos es­pe­ran que que­den co­mo si nun­ca hu­bie­ran per­di­do dien­tes”.

Tam­bién agre­gó que mu­chas de las per­so­nas que re­cu­rren a sus ser­vi­cios de­jan a un la­do la sa­lud so­lo por ver­se es­té­ti­ca­men­te me­jor, se­ña­lan­do que “to­dos los pa­cien­tes quie­ren dien­tes blan­cos, va­lo­ran más el uso del co­lor que la edu­ca­ción y el apren­di­za­je de man­te­ner los dien­tes lim­pios”.

Otras de las su­ge­ren­cias que des­ta­ca y que cree que de­be­rían se­guir to­dos los odon­tó­lo­gos que ha­cen un tra­ba­jo co­mo el su­yo, es sa­ber ele­gir qué imá­ge­nes mos­trar en sus dis­tin­tas pla­ta­for­mas vir­tua­les. “Que sean com­ple­ta­men­te rea­lis­tas”.

El al­to por­cen­ta­je de per­so­nas con daños en sus dien­tes na­tu­ra­les es al­go que preo­cu­pa a es­te doc­tor, quien ase­gu­ra que lo más di­fí­cil de la odon­to­lo­gía no es la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca que se uti­li­ce, sino con­cien­ti­zar al pa­cien­te de los con­tro­les y los cui­da­dos que de­be­rían te­ner des­pués de rea­li­zar­se al­gún pro­ce­so.

Lue­go de te­ner en cuen­ta que el prin­ci­pal pro­ble­ma de los tra­ta­mien­tos de re­cons­truc­ción de hue­so y de im­plan­tes es que la ma­yo­ría no due­len ni se sien­ten, Ga­llo di­ce que las vi­si­tas con­ti­nuas a los es­pe­cia­lis­tas de la sa­lud oral son la me­jor op­ción pa­ra pre­ve­nir. “Eco­nó­mi­ca­men­te es más ren­ta­ble pa­gar un im­plan­te, pe­ro pa­ra el pa­cien­te siem­pre se­rá me­jor sal­var sus dien­tes”, pun­tua­li­za el tam­bién pa­dre de fa­mi­lia.

Es­te ex­per­to acon­se­ja a to­das las per­so­nas que es­tán dis­pues­tas a es­tu­diar su mis­ma es­pe­cia­li­dad que ten­gan pa­sión por lo que ha­cen, pa­ra que pue­dan ha­cer las co­sas bien, re­sal­tan­do que la edu­ca­ción con­ti­nua es una ne­ce­si­dad obli­ga­to­ria pa­ra cual­quier pro­fe­sio­nal de la sa­lud

“(…) Se van ori­gi­nan­do nue­vas téc­ni­cas, nue­vos ma­te­ria­les, ¡por eso hay que es­tar ac­tua­li­za­dos!”, di­ce es­te co­no­ce­dor, quien agre­ga que el ma­yor mar­ke­ting es ha­cer las co­sas bien.

Aun­que es­te ba­rran­qui­lle­ro no cuen­te con mu­cho tiem­po li­bre gra­cias a su tra­ba­jo, tra­ta de apro­ve­char al má­xi­mo el tiem­po con su es­po­sa e hi­ja, quie­nes en oca­sio­nes lo acom­pa­ñan a sus via­jes en otros paí­ses.

SO­BRE LA ODON­TO­LO­GÍA EN CO­LOM­BIA...

“Ha­ce­mos una odon­to­lo­gía ca­si de pri­mer mun­do. La ca­li­dad hu­ma­na que desa­rro­lla­mos es bien vis­ta”.

SO­BRE CA­SOS CO­MU­NES...

“Los pa­cien­tes quie­ren dien­tes blan­cos, va­lo­ran más el uso del co­lor que man­te­ner los dien­tes lim­pios”.

LA IM­POR­TAN­CIA DE EDU­CAR­SE...

“Se van ori­gi­nan­do nue­vas téc­ni­cas, nue­vos ma­te­ria­les, ¡por eso hay que es­tas ac­tua­li­za­dos!”.

Pier Ga­llo es ba­rran­qui­lle­ro. Ac­tual­men­te cur­sa un doc­to­ra­do en Bra­sil de Im­plan­to­lo­gía Oral.

El Dr. Pier Ga­llo ha dic­ta­dos ta­lle­res en dis­tin­tos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, en los que ha ins­trui­do a es­pe­cia­lis­ta so­bre la pe­rio­don­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.