Hec­ta­li­na Do­na­do Edu­ca­do­ra

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sha­ron Ka­lil FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

La edu­ca­do­ra in­fan­til, quien en 2005 fue nom­bra­da vi­ce­rrec­to­ra dis­tin­gui­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos, da de­ta­lles de qué la mo­ti­vó a crear en Ba­rran­qui­lla una ins­ti­tu­ción que apor­ta­ra al desa­rro­llo de las ca­pa­ci­da­des en la tem­pra­na edad.

Un sue­ño cum­pli­do. Así des­cri­be Hec­ta­li­na Do­na­do su más re­cien­te pa­pel co­mo fun­da­do­ra del Jar­dín In­fan­til E.X.C.E.L. Pres­chool, una or­ga­ni­za­ción con una ba­se cons­trui­da en una fi­lo­so­fía edu­ca­ti­va so­cio-cul­tu­ral cons­truc­ti­vis­ta y pro­gre­si­va.

La edu­ca­do­ra, con más de 43 años de ex­pe­rien­cia, ase­gu­ra que jun­to con su es­po­so, Ju­lio En­ri­que Do­na­do, tam­bién edu­ca­dor, con­ci­bió la idea de crear una ins­ti­tu­ción pa­ra for­mar a los ni­ños des­de los 12 me­ses has­ta los tres años.

“Nos ra­di­ca­mos en Ba­rran­qui­lla des­de 1981 y des­de en­ton­ces tu­vi­mos la idea de crear es­ta ins­ti­tu­ción, pe­ro en ese mo­men­to no era muy acer­ta­do, pues las uni­ver­si­da­des ni si­quie­ra con­ta­ban aún con de­par­ta­men­tos de Pe­da­go­gía In­fan­til”.

La puer­to­rri­que­ña de na­ci­mien­to, pe­ro es­ta­dou­ni­den­se de crian­za cuen­ta, en­tre ri­sas, que an­tes de com­pro­me­ter­se su es­po­so le di­jo: “Si te ca­sas con­mi­go sa­bes que al­gún día me iré a Co­lom­bia (su tie­rra na­tal)”.

Y así fue, se casaron en Chica­go, (don­de na­cie­ron sus dos hi­jos), y des­pués de nue­ve años Ju­lio cum­plió su pro­me­sa.

“Me di­jo que que­ría que Ju­lio y Cla­ris­sa, mis hi­jos, se cria­ran en Co­lom­bia. Lle­ga­mos con el sue­ño de abrir un

prees­co­lar en el pri­mer vue­lo di­rec­to de Avian­ca que hu­bo de Puer­to Ri­co a Ba­rran­qui­lla, el 7 de sep­tiem­bre de 1981. Lo em­pe­za­mos, pe­ro se man­tu­vo so­lo dos años por­que las fa­mi­lia­sen esa épo­ca te­nían sus ni­ñe­ras y la ma­yo­ría de mu­je­res se de­di­ca­ban al ho­gar”.

Lue­go de es­to, apla­zó su sue­ño y em­pe­zó a tra­ba­jar en el Co­le­gio Mary­mount. Des­pués de tres años se con­vir­tió en Vi­ce­rrec­to­ra de Prees­co­lar y Pri­ma­ria del Co­le­gio Karl C. Pa­rrish por 27 años y tra­ba­jó co­mo edu­ca­do­ra en esa mis­ma ins­ti­tu­ción por un to­tal de 32 años.

Ca­be des­ta­car que, an­tes de lle­gar a Co­lom­bia, du­ran­te nue­ve años tra­ba­jó co­mo pro­fe­so­ra y vi­ce­rrec­to­ra pa­ra las es­cue­las pú­bli­cas en Chica­go, Illi­nois.

“En el Co­le­gio Karl C. Pa­rrish tra­ba­jé has­ta el 2016, pe­ro la idea del prees­co­lar siem­pre es­tu­vo en mi men­te. Re­cuer­do que cuan­do ter­mi­né mi eta­pa en el co­le­gio mis hi­jos me pre­gun­ta­ron qué iba a pa­sar con el prees­co­lar y yo les di­je que no sa­bía por­que ya ha­bía pa­sa­do mu­cho tiem­po”.

Cuen­ta que ellos la mo­ti­va­ron pa­ra con­ti­nuar con su ob­je­ti­vo y tam­bién el he­cho de en­ten­der la im­por­tan­cia de una bue­na edu­ca­ción en la pri­me­ra in­fan­cia.

“Los pri­me­ros tres años son cuan­do el ce­re­bro más cre­ce. Si uno ayu­da a desa­rro­llar esas ca­pa­ci­da­des des­de tem­pra­na edad se les ga­ran­ti­za a esos ni­ños que ten­gan un fu­tu­ro más exi­to­so”.

De es­ta ma­ne­ra, fun­dó ha­ce dos años E.X.C.E.L. Pres­chool, que lle­va por nom­bre un acró­ni­mo en in­glés de lo que cons­ti­tu­ye “las me­jo­res prác­ti­cas en la edu­ca­ción de la pri­me­ra in­fan­cia: en­vi­ron­ment (En­torno), exe­cu­ti­ve fun­ctions (Fun­cio­nes Eje­cu­ti­vas), Con­ver­sa­tion (Con­ver­sa­ción), Evi­den­ce (Evi­den­cia) y Lan­gua­ge (len­gua­je)”.

Hec­ta­li­na ma­ni­fies­ta que a lo lar­go de su vi­da lo que le ha lla­ma­do la aten­ción de la edu­ca­ción in­fan­til es que pue­de con­tri­buir a que los ni­ños crez­can con ba­ses só­li­das. “En los úl­ti­mos años me ha pa­sa­do al­go muy lin­do, que es una de las ra­zo­nes por las que yo si­go en es­ta la­bor, y es que los hi­jos de los ni­ños a los que le di cla­ses de pe­que­ños aho­ra es­tán en el prees­co­lar. Yo pien­so que de al­gu­na for­ma uno ayu­da en esa edu­ca­ción por­que es muy im­por­tan­te que los ni­ños en el co­le­gio se sien­tan bien y que los quie­ran. Con los más pe­que­ños yo pue­do es­ta­ble­cer unos la­zos de afec­to”.

La edu­ca­do­ra ha si­do miem­bro de equi­pos de acre­di­ta­ción de SACS (Sout­hern As­so­cia­tion of Co­lle­ges and Schools)y Ad­van­cED. Tam­bién par­ti­ci­pó de la ini­cia­ti­va Mano a Mano del De­par­ta­men­to De Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ca­pa­ci­tar do­cen­tes a ni­vel prees­co­lar en La­ti­noa­mé­ri­ca.

SU MO­TI­VA­CIÓN...

“Si uno ayu­da a desa­rro­llar esas ca­pa­ci­da­des des­de tem­pra­na edad se le ga­ran­ti­za a esos ni­ños que ten­gan un fu­tu­ro más exi­to­so”.

SU LLE­GA­DA A CO­LOM­BIA...

“Lle­ga­mos con el sue­ño de abrir un prees­co­lar en el pri­mer vue­lo di­rec­to que hu­bo de Puer­to Ri­co a Ba­rran­qui­lla, el 7 de sep­tiem­bre de 1981”.

Hec­ta­li­na Do­na­do fun­dó ha­ce dos años E.X.C.E.L. Pres­chool, ubi­ca­do en el nor­te de la ciu­dad.

La puer­to­rri­que­ña ase­gu­ra que el he­cho de en­ten­der la im­por­tan­cia de una bue­na edu­ca­ción en la pri­me­ra in­fan­cia la mo­ti­vó pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en la edu­ca­ción.

An­tes de lle­gar a Co­lom­bia, tra­ba­jó co­mo pro­fe­so­ra y vi­ce­rrec­to­ra pa­ra las es­cue­las pú­bli­cas en Chica­go, Illi­nois.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.