Cinth­ya Car­mo­na

Ac­triz

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Jandy Aponte Le­guí­za­mo FOTOS Eran Le­vi y Grey­son Tarantino

De­jar su ho­gar a tem­pra­na edad y mu­dar­se a otro país fue un sa­cri­fi­cio que la ac­triz Cinth­ya Car­mo­na estuvo dispuesta a acep­tar. Aunque na­ció en Ve­ne­zue­la, es­ta chi­ca de 29 años se sien­te cien por cien­to co­lom­bia­na y cos­te­ña, ya que su fa­mi­lia es ori­gi­na­ria de Ba­rran­qui­lla.

Mu­chos la iden­ti­fi­can por su pa­pel en The Green­hou­se Aca­demy, una se­rie ori­gi­nal de Net­flix, don­de se mues­tra la co­ti­dia­ni­dad y los pro­ble­mas de un gru­po de jó­ve­nes que es­tán en la pre­pa­ra­to­ria. Es­te ti­po de tra­ba­jos ha he­cho que Car­mo­na, no so­lo ha­ya te­ni­do la opor­tu­ni­dad de via­jar a Tel Aviv (Is­rael) don­de se gra­ba ac­tual­men­te la pro­duc­ción an­tes men­cio­na­da, sino que tam­bién ha­ya po­di­do co­no­cer otras par­tes co­mo Ca­na­dá y Los Án­ge­les.

A sus 19 años de­ci­dió mu­dar­se a Nue­va York des­pués de ha­ber vi­vi­do du­ran­te mu­chos años en Miami. The New York Con­ser­va­tory for Dra­ma­tic Arts es el nom­bre de la aca­de­mia que más tiem­po aco­gió a Cinth­ya con el ob­je­ti­vo de for­jar su ta­len­to y pre­pa­rar­la pa­ra un ca­mino en el que mu­chos sue­ñan, pe­ro en el que tam­bién hay di­fi­cul­ta­des. “Miento si te di­go que la vida del ac­tor es fá­cil ¡Si hay al­guien que di­ga que lo es, pre­sén­ten­me­lo! En oca­sio­nes no se en­tien­de que se de­be asis­tir a 100 au­di­cio­nes pa­ra que te di­gan ‘sí’ en al me­nos una”.

Aunque ad­mi­te que al prin­ci­pio de su ca­rre­ra mu­chas opor­tu­ni­da­des lle­ga­ron, con el tiem­po em­pe­zó a sen­tir las con­se­cuen­cias de una vida so­li­ta­ria, le­jos de sus se­res que­ri­dos y en cons­tan­te mo­vi­mien­to, “se tra­ta­ba de dar­lo to­do aunque es­tu­vie­ra le­jos de las per­so­nas que ama­ba”.

“No ten­go no­vio ha­ce mu­cho ya que he de­di­ca­do de­ma­sia­do tiem­po a mi ca­rre­ra en los úl­ti­mos nue­ve años”.

El 2019 fue una épo­ca lle­na de apren­di­za­je pa­ra es­ta pro­ta­go­nis­ta, pe­ro tam­bién fue una tem­po­ra­da en la que em­pe­zó a sen­tir­se ame­na­za­da por drás­ti­cos cam­bios emo­cio­na­les. “Ha­ce un año pa­sé por una de­pre­sión. Aunque yo te­nía mis fans, los pro­gra­mas en te­le­vi­sión y la tra­yec­to­ria, no me sen­tía fe­liz”.

Re­cien­te­men­te gra­bó una pe­lí­cu­la lla­ma­da The Tax Co­llec­tor (Re­cau­da­dor de Im­pues­tos en es­pa­ñol) jun­to al ac­tor Shia La­veouf, pro­ta­go­nis­ta de

Trans­for­mers (2007), ba­jo la di­rec­ción de Da­vid Ayer, tam­bién di­rec­tor de

Sui­ci­de Squad (2016). Aunque pa­ra ella fue una gran opor­tu­ni­dad, con­fie­sa que el pa­pel que re­pre­sen­tó lle­gó a afec­tar­la, a tal punto de sen­tir­se muy tris­te. “De­di­car tan­to tiem­po a es­to o rea­li­zar pa­pe­les muy di­fí­ci­les pue­den afec­tar­te men­tal­men­te”.

Sin em­bar­go, una de las mo­ti­va­cio­nes de es­ta pro­fe­sio­nal siem­pre fue su fa­mi­lia, a quien re­cor­da­ba cons­tan­te­men­te, y quie­nes hoy đđđ

se sien­ten muy or­gu­llo­sos de lo lo­gros que ha te­ni­do.

Des­pués de va­rios me­ses “du­ros”, Cinth­ya com­pren­dió que el tiem­po en­tre se­res que­ri­dos y el ca­lor de ho­gar eran im­por­tan­tes, así que des­pués de seis años de­ci­dió re­gre­sar a Ba­rran­qui­lla, no so­lo pa­ra ver a sus pa­dres, sino tam­bién pa­ra em­pa­par­se de la ca­li­dad hu­ma­na que pa­ra ella ca­rac­te­ri­za a la ciu­dad. “Me gus­ta la re­co­cha, la rum­ba, el va­lle­na­to, el ca­lor de las per­so­nas. Re­pre­sen­ta mu­cho lo que soy y a la gen­te que co­noz­co. Es lo que me lle­na y lo que me da vida”.

Dis­fru­ta mu­cho el mar, por eso, cuan­do está vi­si­ta pro­cu­ra via­jar con al­gu­nas tías y pri­mas pa­ra ad­mi­rar me­jor es­te ti­po de es­ce­na­rios. “Me en­can­ta pa­sar tiem­po en una ca­ba­ña en Pla­ya Mendoza. ¡Tam­bién me apa­sio­na bai­lar! An­tes de ser ac­triz fui bai­la­ri­na pro­fe­sio­nal, por eso me gus­ta ir a La Tro­ja”.

Se sien­te muy or­gu­llo­sa de re­pre­sen­tar a los la­ti­nos en las pro­duc­cio­nes. Ha­ce al­gu­nos me­ses gra­bó una pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca so­bre la vida de Is­rael Ri­fa Fer­nán­dez, un ba­rran­qui­lle­ro víc­ti­ma de un ase­si­na­to en Nor­tea­mé­ri­ca en el 2013. Den­tro del lar­go­me­tra­je es la hermana del pro­ta­go­nis­ta, y el pa­pel de su ma­dre lo in­ter­pre­tó Mar­ga­ri­ta Ro­sa de Fran­cis­co. Úl­ti­ma­men­te “ha pro­cu­ra­do asu­mir per­so­na­jes mu­chos más ma­du­ros”, y ase­gu­ra que pron­to se po­drá ver una nue­va fa­ce­ta en su tra­yec­to­ria.

So­bre có­mo se ve en un fu­tu­ro, es­ta ve­ne­zo­la­na de na­ci­mien­to y co­lom­bia­na de co­ra­zón es­pe­ra po­der ayu­dar a mu­chos niños a tra­vés de dis­tin­tas ini­cia­ti­vas, to­man­do co­mo re­fe­ren­te la la­bor que ha­ce la ar­tis­ta Sha­ki­ra con su fun­da­ción Pies Des­cal­zos. Tam­bién an­he­la po­der ga­nar un Os­car. Un sue­ño que no con­si­de­ra im­po­si­ble. GC

RE­CUER­DOS DE BA­RRAN­QUI­LLA “Me gus­ta la re­co­cha, la rum­ba, el va­lle­na­to el ca­lor de las per­so­nas. Re­pre­sen­ta mu­cho lo que soy”.

Cinth­ya Car­mo­na po­sa pa­ra el len­te del re­co­no­ci­do fo­tó­gra­fo Eran Le­vi.

La ale­gría es una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de Cinth­ya. Cuan­do vi­si­ta a su fa­mi­lia en Ba­rran­qui­lla va a bai­lar a La Tro­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.