Mó­ni­ca de Ja­ra­mi­llo

Es­cri­to­ra y em­pre­sa­ria

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Kir­vin La­rios FOTOS Or­lan­do Ama­dor

Mó­ni­ca Agudelo Va­lle­jo es el nom­bre de sol­te­ra de Mó­ni­ca de Ja­ra­mi­llo. Con es­te úl­ti­mo es co­no­ci­da en­tre sus ami­gos, co­le­gas y en los en­tor­nos en los que más se mue­ve; con el pri­me­ro fir­mó re­cien­te­men­te su pri­mer li­bro de cuen­tos, Sa­di Blue, pu­bli­ca­do en di­ciem­bre del año pa­sa­do. Gra­cias a esa de­ci­sión —le di­je­ron en li­bre­rías de Ba­rran­qui­lla— al­gu­nos lec­to­res que se acer­ca­ban a los lo­ca­les pre­gun­tan­do por la au­to­ra con su nom­bre de ca­sa­da, se mar­cha­ban tras en­con­trar la pu­bli­ca­ción fir­ma­da por Mó­ni­ca Agudelo, des­co­no­ci­da pa­ra mu­chos.

Qui­zás esas dos per­so­nas han con­vi­vi­do mu­cho tiem­po en es­ta psi­có­lo­ga, em­pre­sa­ria y es­cri­to­ra na­ci­da en Ma­ni­za­les, que des­de 1988 vi­ve en Ba­rran­qui­lla, ciu­dad en la que es­tu­dió, se desa­rro­lló pro­fe­sio­nal­men­te y fun­dó una fa­mi­lia.

En la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na se gra­duó de Psi­có­lo­ga; en la Uni­ver­si­dad del Nor­te es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas. Por eso estuvo, en sus ini­cios, muy cer­ca de tra­ba­jar en el sec­tor de la psi­co­lo­gía or­ga­ni­za­cio­nal, pe­ro, co­mo di­ce: “Cuan­do vol­teé a mi­rar es­ta­ba en­car­gán­do­me de otras áreas”.

En esas otras áreas ha se­gui­do desem­pe­ñán­do­se has­ta hoy. Des­de jo­ven en­tró a un “mun­do muy ma­chis­ta, el por­tua­rio y de la lo­gís­ti­ca”, que la con­du­jo a ser ac­tual­men­te vi­ce­pre­si­den­ta de Tra­ding Group In­ter­na­tio­nal.

Lle­va 30 años vin­cu­la­da al mun­do em­pre­sa­rial. Su nom­bre de ca­sa­da le per­mi­tió en­ca­jar me­jor en un en­torno con po­ca pre­sen­cia de mu­je­res. En me­dio de to­do ase­gu­ra ha­ber en­con­tra­do un “es­pa­cio ín­ti­mo” en la es­cri­tu­ra, pues al mis­mo tiem­po que se es­ta­ble­cía y desa­rro­lla­ba en la em­pre­sa, no de­ja­ba de es­cri­bir ni de es­tar vin­cu­la­da a la li­te­ra­tu­ra: “To­da la vida he

es­cri­to. En el pe­rió­di­co del co­le­gio, en la uni­ver­si­dad, en la em­pre­sa. Si ten­go una dis­cu­sión o una di­fe­ren­cia con al­guien, me va me­jor es­cri­bien­do, ha­go con­ci­lia­cio­nes es­cri­bien­do. Me co­mu­ni­co con la gen­te que tra­ba­jo es­cri­bien­do. Es­toy es­cri­bien­do ca­si to­do el tiem­po”.

A su hi­jo y a su hi­ja, cuan­do eran pe­que­ños, les con­ta­ba cuen­tos clá­si­cos; pe­ro al que­dar­se sin his­to­rias em­pe­zó in­ven­tar­las, vol­vién­do­los a ellos pro­ta­go­nis­tas de los re­la­tos.

Todos los miér­co­les asis­te a un ta­ller de es­cri­tu­ra que tiene lu­gar en la se­de de su em­pre­sa, en el que par­ti­ci­pan pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tos ám­bi­tos. Tam­bién per­te­ne­ce a los gru­pos li­te­ra­rios Ar­ca­dia y Punto Se­gui­do, y di­ri­ge la re­vis­ta No­ti­tra­de, pu­bli­ca­ción de Tra­ding Group.

Una vez a la se­ma­na to­ma cla­ses de His­to­ria en Uni­nor­te y des­de ha­ce más de 20 años prac­ti­ca yo­ga y me­di­ta­ción. “Ten­go una vida de eje­cu­ti­va que me man­tie­ne ocu­pa­da”, explica, pe­ro eso no le im­pi­de “ara­ñar­le tiem­po a la vida”.

En me­dio de to­do, la con­cep­ción de un li­bro nun­ca estuvo en sus pla­nes. El año pa­sa­do , sin em­bar­go, de­ci­dió que que­ría mos­trar un tra­ba­jo de ca­rác­ter in­di­vi­dual. “Te­nía va­rios cuen­tos es­cri­tos, em­pe­cé a po­dar­los, los man­dé a un con­cur­so en Ar­gen­ti­na”. En ese mis­mo país, aunque no ga­nó el con­cur­so, im­pri­mió el li­bro ba­jo el se­llo Medusa Books, que ella mis­mo creó. “Co­mo yo he si­do em­pre­sa­ria, es­toy con­ven­ci­da de que los pro­duc­tos hay que ir­los sa­can­do y me­jo­ran­do, de lo con­tra­rio no pu­bli­ca uno na­da”.

Has­ta en­ton­ces ha­bía he­cho par­te de dos an­to­lo­gías de cuen­tos jun­to con otras au­to­ras. Sa­di Blue lo pre­sen­tó el 4 de di­ciem­bre en el Sa­lón Im­pe­rial del Country Club y ven­dió, se­gún cuen­ta, 280 ejem­pla­res. Tam­bién en Es­pa­ña, el 18 del mis­mo mes, lo pre­sen­tó en el Gran Ho­tel La Per­la, el com­ple­jo de la ciu­dad de Pam­plo­na (Es­pa­ña) co­no­ci­do por ha­ber te­ni­do co­mo hués­pe­des a Er­nest He­ming­way, Char­les Cha­plin y Or­son We­lles.

So­bre los cuen­tos que com­po­nen su li­bro, di­ce: “Son la fo­to­gra­fía de un mo­men­to co­ti­diano, pe­que­ños fo­go­na­zos de co­sas sim­ples. Todos tie­nen un pe­da­ci­to de al­go que he vis­to o he vi­vi­do, que está en mi en­torno”. Por eso, aunque no abor­dan di­rec­ta­men­te el mun­do em­pre­sa­rial en el que ha vi­vi­do, las his­to­rias tra­tan de mu­je­res ocu­pa­das y de hom­bres que lle­gan can­sa­dos a sus ca­sas.

“Son cuen­tos de amor”, explica. “Que­ría es­cri­bir acer­ca del amor en los di­fe­ren­tes ma­ti­ces. El amor de la ma­má que es­pe­ra el be­bé, el del hi­jo ha­cia su ma­dre, el de los abue­los. To­do des­de la óp­ti­ca fa­mi­liar y de pa­re­ja”. El len­gua­je de los tex­tos, di­ce, “es simple, pe­ro muy sen­sual, por­que yo soy así”.

Pa­ra Mó­ni­ca de Ja­ra­mi­llo, es­te es un mo­men­to im­por­tan­te de su vida. Aunque ha­ya fir­ma­do con su nom­bre de sol­te­ra, am­bas son una y la mis­ma, una so­la Mó­ni­ca, y es co­mo si em­pe­za­ran a con­ver­ger en un punto o es­pa­cio vi­tal nue­vo: “Es­toy en el punto en que pien­so de­jar de tra­ba­jar y de­di­car­me a lo que me gus­ta, que es es­cri­bir”.

Aunque reconoce que nun­ca se ha de­di­ca­do so­la­men­te a es­cri­bir, y di­ce que no le gus­ta­ría ha­cer­lo ba­jo pre­sión o por­que ‘tiene’ que ha­cer­lo —ya que la es­cri­tu­ra es co­mo su “pe­da­ci­to de cie­lo”—, ase­gu­ra que no sien­te nin­gu­na apren­sión an­te la pá­gi­na en blan­co.

“Pa­ra mí la pá­gi­na en blan­co es un re­ga­lo ma­ra­vi­llo­so de la vida y un es­pa­cio que ten­go pa­ra es­cri­bir, y no me lo quie­ro per­der. De pron­to por­que nun­ca he es­ta­do de­di­ca­da a eso por com­ple­to. La pá­gi­na en blan­co es el pla­cer de plas­mar co­sas”. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO

“Los pro­duc­tos hay que ir­los sa­can­do y me­jo­ran­do, de lo con­tra­rio no pu­bli­ca uno na­da”.

AL MO­MEN­TO DE ES­CRI­BIR

“La pá­gi­na en blan­co es un re­ga­lo ma­ra­vi­llo­so de la vida [...] es el pla­cer de plas­mar co­sas”.

Mó­ni­ca de Ja­ra­mi­llo po­sa jun­to a su mas­co­ta en la sa­la de su apar­ta­men­to, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Mó­ni­ca des­cri­be que sus cuen­tos son “la fo­to­gra­fía de un mo­men­to co­ti­diano, pe­que­ños fo­go­na­zos de co­sas sim­ples”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.