Mi­che­lle Me­jía

Di­se­ña­do­ra de mo­das

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FOTOS Cortesía Mi­che­lle Me­jía

La in­fan­cia de la sa­ma­ria Mi­che­lle Me­jía Ra­mí­rez trans­cu­rrió en un ta­ller de cos­tu­ra, apren­dien­do de pa­tro­na­je. Den­tro de su co­ti­dia­ni­dad siem­pre estuvo la vi­si­ta que ‘sa­gra­da­men­te’ le ha­cía a su abue­la, quien po­co a po­co se fue con­vir­tien­do en su men­to­ra, en la mu­jer que in­con­di­cio­nal­men­te le com­par­tía un cú­mu­lo de co­no­ci­mien­tos que la fue­ron lle­van­do a des­cu­brir el mun­do de la cos­tu­ra.

Gra­cias a esa ex­pe­rien­cia se aven­tu­ró a pro­fe­sio­na­li­zar­se en Di­se­ño de Mo­das, jus­to en la Par­sons School of Design, en Nue­va York.

“No fue se­cre­to pa­ra na­die que lle­ga­ra a ele­gir la ca­rre­ra de la que hoy día soy pro­fe­sio­nal. Re­cuer­do que den­tro de mis pla­nes siem­pre estuvo con­se­guir una be­ca, así que era ne­ce­sa­rio cons­truir un por­ta­fo­lio pa­ra apli­car a va­rias uni­ver­si­da­des. Lo hi­ce y al ob­te­ner­la lle­gué a Nue­va York, don­de vi­ví si­tua­cio­nes que se tor­na­ron di­fí­ci­les, co­mo la es­ta­día y la com­pe­ti­ti­vi­dad de mis com­pa­ñe­ros que se sen­tía en el am­bien­te”.

Da a co­no­cer que sus pri­me­ros pa­sos fuer­tes los dio al rea­li­zar prác­ti­cas con las mar­cas Tommy Hil­fi­ger y Náu­ti­ca, y mu­cho tiem­po des­pués pen­só en crear su propia em­pre­sa, pe­ro en

Co­lom­bia, en su “pa­tria ado­ra­da”. “Yo siem­pre tu­ve pre­sen­te que no que­ría se­guir vi­vien­do co­mo in­mi­gran­te en Nue­va York, qui­se to­mar to­da mi na­rra­ti­va fe­me­ni­na y crear al­go nue­vo, así que des­de ahí de­ci­dí re­gre­sar a Co­lom­bia y ha­cer­lo en mi país”.

Em­pe­zó a tan­tear te­rreno ela­bo­ran­do vestidos de no­via, cap­tan­do la aten­ción de mu­chas mu­je­res que a ojo ce­rra­do le en­tre­ga­ban en sus ma­nos la res­pon­sa­bi­li­dad de ela­bo­rar el ves­ti­do de uno de sus días más im­por­tan­tes. Al ca­bo de un año, jus­to en 2018, lle­vó sus di­se­ños a Co­lom­bia­mo­da.

“Des­pués de esa ex­pe­rien­cia re­gre­sé a San­ta Mar­ta y se­guí ven­dien­do tan­to vestidos de no­via co­mo de gra­do. Más tar­de em­pe­cé a dar­me cuen­ta de que ha­bía otro ti­po de pú­bli­co que es­ta­ba en bús­que­da de al­go di­fe­ren­te y fue así co­mo creé una co­lec­ción pa­ra la mu­jer co­lom­bia­na, con la que pu­die­ra im­pul­sar con ahín­co mi mar­ca Mi­che­lle For Bad Girls”.

Ase­gu­ra que su en­fo­que ac­tual es di­se­ñar­le a las “chi­cas ma­las”, ni­ñas que aunque na­cie­ron en un am­bien­te con­ser­va­dor, pue­den lu­cir va­ni­do­sas, lin­das y se­xis. Se tra­ta —en sus pa­la­bras— de to­mar al­go del em­po­de­ra­mien­to y lle­var­lo a la mo­da.

Cuan­do di­se­ña ne­ce­si­ta de un am­bien­te tran­qui­lo, de la com­pa­ñía de su ga­ta y de la ins­pi­ra­ción que vie­ne de al­gu­nas mu­je­res de Nue­va York, de lo fe­mi­nis­tas que son y de la se­gu­ri­dad que tie­nen a la ho­ra de ser ellas mis­mas. Tra­ba­ja con un equi­po con­for­ma­do por cua­tro mu­je­res, to­das ma­dres ca­be­za de ho­gar y al­gu­nas víc­ti­mas de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

“Cuan­do em­pe­cé con lo de los vestidos de no­via me di cuen­ta que ha­bía po­cas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra las mu­je­res que no con­ta­ban con el tiem­po pa­ra re­ci­bir cla­ses y aten­der a sus hi­jos. Al­gu­nas tam­bién su­frían a cau­sa de sus es­po­sos, quie­nes no les per­mi­tían tra­ba­jar, así que vi la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar un es­pa­cio pa­ra que to­das ellas pu­die­ran cre­cer y por eso mi em­pre­sa se ha de­di­ca­do a es­to. Es la ma­ne­ra que he en­con­tra­do pa­ra que ex­pan­dan su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, ge­ne­ren in­gre­sos y lle­guen a ser in­de­pen­dien­tes a fu­tu­pi­tal ro. De he­cho, mu­chas que em­pe­za­ron con­mi­go se han ido y han crea­do sus pro­pios ne­go­cios, lo que me di­ce a mí que lo que siem­bro en ca­da mu­jer las con­du­ce a un me­jor fu­tu­ro”.

Uno de sus pro­pó­si­tos, des­de su em­pre­sa, es con­for­mar en su equi­po una co­mu­ni­dad de mu­je­res con re­si­lien­cia, que no te­man sa­nar he­ri­das. Den­tro de su tra­ba­jo las man­tie­ne en cons­tan­te ca­pa­ci­ta­ción pa­ra que se desen­vuel­van en el ám­bi­to de la cos­tu­ra y pue­dan avan­zar en la vida.

Mi­che­lle tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en eventos co­mo el Wed­ding Fest y Ba­rran­qui­lla Fas­hion Week. Hoy día tra­ba­ja en la co­lec­ción Su­gar rush, que lan­za­rá in­ter­na­cio­nal­men­te en el even­to Cur­ve Nue­va York, que se ce­le­bra­rá en la Se­ma­na de la Mo­da de la Ca­del Mun­do, del 2 al 4 de fe­bre­ro.

“Allí voy a mos­trar mi pri­me­ra co­lec­ción de len­ce­ría, en la que pri­ma­rán cor­sets y blu­sas trans­pa­ren­tes que pue­den lu­cir­se com­bi­na­dos. Ha­brá es­tam­pa­dos y mu­cho oja­li­llo. Tam­bién po­drán ver len­ce­ría con pie­dras y en­ca­jes, idea­les pa­ra las oca­sio­nes es­pe­cia­les. Es de­cir, se tra­ta de una len­ce­ría pa­ra to­do ti­po de mu­jer, que pue­de lu­cir­se en ex­te­rio­res y que es muy di­ver­sa”.

Es­ta opor­tu­ni­dad la con­si­de­ra úni­ca, pues pa­ra­dó­ji­ca­men­te rea­li­za­rá su mues­tra en el Ja­vits Center, cen­tro de con­ven­cio­nes don­de re­ci­bió su tí­tu­lo pro­fe­sio­nal. Con es­te re­gre­so a la Gran Man­za­na pre­vé te­ner ven­tas in­ter­na­cio­na­les en dis­tin­tas mul­ti­mar­cas.

Pa­ra Mi­che­lle el di­se­ño de mo­das es el me­dio idó­neo a tra­vés del cual se pue­den eli­mi­nar eti­que­tas des­pec­ti­vas ha­cia la mu­jer, ex­pre­sar la fe­mi­ni­dad de for­ma abier­ta y rom­per es­que­mas men­ta­les de gé­ne­ro de ro­les que si­guen arrai­ga­dos en Co­lom­bia.

Ade­más de su pro­fe­sión, dis­fru­ta ha­cer re­tra­tos, crear to­do lo gráfico de su em­pre­sa y com­par­tir con sus dos mas­co­tas: su ga­ti­co gris, de un año y su pe­rri­ta, de 17.

En el pre­sen­te re­si­de en el mu­ni­ci­pio de Pi­ta­li­to (Hui­la), don­de man­tie­ne su ta­ller. Em­pe­ro, ex­tra­ña su tie­rra na­tal, so­bre to­do su mar y la fe­li­ci­dad que ca­rac­te­ri­za al cos­te­ño.

Den­tro de sus pro­yec­tos ac­tua­les está abrir en el pri­mer se­mes­tre de 2020 un lo­cal en una tien­da mul­ti­mar­ca de Bo­go­tá y otro en Me­de­llín, pues de mo­men­to tra­ba­ja des­de su tien­da on­li­ne. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO...

“Yo creo que des­de la mo­da po­de­mos em­po­de­rar. Se pue­de ser con­ser­va­do­ra, pe­ro lu­cir sexy y va­ni­do­sa”.

SUS PA­SA­TIEM­POS...

“Yo dis­fru­to mi pro­fe­sión, pe­ro me en­can­ta ha­cer re­tra­tos y com­par­tir con mis dos mas­co­tas”.

Mi­che­lle ase­gu­ra que a tra­vés del di­se­ño se pue­den eli­mi­nar eti­que­tas des­pec­ti­vas y ex­pre­sar la fe­mi­ni­dad de for­ma abier­ta.

En no­viem­bre del año pa­sa­do la di­se­ña­do­ra sa­ma­ria pre­sen­tó una de sus coleccione­s en el even­to de mo­da Ba­rran­qui­lla Fas­hion Week.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.