Or­lan­do Ca­ba­lle­ro

Du­ran­te 12 años el abo­ga­do Or­lan­do Ca­ba­lle­ro fue de­le­ga­do del re­gis­tra­dor na­cio­nal del es­ta­do ci­vil pa­ra el Atlántico. Es­te año vol­ve­rá a dic­tar cla­ses y pre­sen­ta­rá un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas en ra­dio y en te­le­vi­sión.

Gente Caribe - - Índice - Abo­ga­do

Or­lan­do Ca­ba­lle­ro es­cu­dri­ña en lo más pro­fun­do de sus re­cuer­dos pa­ra lue­go men­cio­nar que por po­co su reali­dad hu­bie­ra trans­cu­rri­do den­tro de un con­sul­to­rio aten­dien­do pa­cien­tes, y lu­cien­do gran par­te de su tiem­po una ba­ta blan­ca y un es­te­tos­co­pio en el cue­llo. Pe­ro la vi­da lo sor­pren­dió. Co­mo plan ideal des­cu­brió su vo­ca­ción por el De­re­cho, lo que lo lle­vó a pro­fe­sio­na­li­zar­se en es­te ám­bi­to.

Lue­go de­ci­dió es­pe­cia­li­zar­se en De­re­cho Pe­nal y Cri­mi­no­lo­gía pa­ra más tar­de cur­sar una maes­tría en Estudios Po­lí­ti­cos y Eco­nó­mi­cos. Des­pués reali­zó un di­plo­ma­do en Cien­cias Po­lí­ti­cas y, en

Cu­ba, apren­dió so­bre la Cul­tu­ra de la Ad­mi­nis­tra­ción y del De­por­te.

Des­de que em­pe­zó sus estudios pro­fe­sio­na­les le hi­zo ilu­sión lle­gar a ser abo­ga­do so­bre to­do por­que, a su jui­cio, es­ta fi­gu­ra es por ex­ce­len­cia un ser­vi­dor de las ne­ce­si­da­des más apre­mian­tes de la co­mu­ni­dad, con un al­to ni­vel de pro­fe­sio­na­lis­mo, de co­no­ci­mien­tos y de éti­ca.

“Creo que si una per­so­na cuen­ta con un buen abo­ga­do, ten­drá un buen desem­pe­ño en la vi­da so­cial y la­bo­ral. Así que, con­si­de­ro que el De­re­cho go­bier­na la re­la­ción de to­das las per­so­nas. Cuan­do em­pe­cé a ex­plo­rar es­te cam­po, des­cu­brí las de­fen­sas pe­na­les, un te­ma que em­pe­zó a apa­sio­nar­me por­que cual­quier per­so­na, en cual­quier cir­cuns­tan­cia de la vi­da, se pue­de ver abo­ca­da en una in­ves­ti­ga­ción pe­nal que re­quie­re de un abo­ga­do que brin­de una de­fen­sa téc­ni­ca con el pro­pó­si­to de sa­car avan­te cual­quier ti­po de even­tua­li­dad”.

A tra­vés de los años ha si­do fis­cal sec­cio­nal Atlántico, es­tu­vo en la De­fen­so­ría del Pue­blo, fue co­mi­sio­na­do pa­ra la Po­li­cía en la Re­gión Ca­ri­be, sub­di­rec­tor de Col­de­por­tes Atlántico, se­cre­ta­rio de la Cor­po­ra­ción Au­tó­no­ma Re­gio­nal del Atlántico y, por úl­ti­mo, lle­gó a ser de­le­ga­do del re­gis­tra­dor na­cio­nal del Es­ta­do Ci­vil pa­ra el de­par­ta­men­to, du­ran­te 12 años. En la ac­tua­li­dad tie­ne el in­te­rés de ca­pa­ci­tar a los ac­to­res que in­ter­vie­nen en los pro­ce­sos elec­to­ra­les, de de­fen­der el de­sa­rro­llo de los mis­mos y de ins­truir a la so­cie­dad con res­pec­to a la im­por­tan­cia que exis­te en la par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral y po­lí­ti­ca.

“Hay per­so­nas que no les gus­tan los pro­ce­sos elec­to­ra­les y la Po­lí­ti­ca, pe­ro to­dos de­be­mos te­ner res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na, cí­vi­ca y le­gal pa­ra ele­gir a nues­tros go­ber­nan­tes. Así que, ejer­cien­do el de­re­cho al vo­to o sien­do ju­ra­dos de me­sa, en ma­te­ria de de­re­cho elec­to­ral so­mos res­pon­sa­bles de lo que pa­se po­lí­ti­ca­men­te en el Es­ta­do co­lom­biano. Y con­si­de­ro que el país tie­ne que cam­biar a par­tir de los ciu­da­da­nos de a pie, que de­ben te­ner una ilus­tra­ción más cer­ca­na a la co­sa pú­bli­ca”.

Por otro la­do, en 2020, que ca­li­fi­ca co­mo el año de la con­quis­ta y de cam­bios po­si­ti­vos, re­gre­sa­rá a la aca­de­mia ha­cien­do su vin­cu­la­ción a va­rias

PA­RA ÉL... “En­cuen­tro gran fas­ci­na­ción en el mar y en la co­ci­na. Tam­bién dis­fru­to es­cri­bir can­cio­nes, li­bros y poe­mas”.

uni­ver­si­da­des de la ciu­dad, dic­tan­do cla­ses tan­to en pre­gra­do co­mo en pos­gra­do. Tam­bién, aden­tra­rá al mun­do de la ra­dio y la te­le­vi­sión, rea­li­zan­do el pro­gra­ma de en­tre­vis­tas Mi­ra­da 2020, su vi­sión cuen­ta. En es­te con­ta­rá con in­vi­ta­dos que res­pon­de­rán las pre­gun­tas de la gen­te. El pro­yec­to lo vie­ne desa­rro­llan­do con el apo­yo de su fa­mi­lia y un ami­go.

Ca­ba­lle­ro, que tam­bién es co­lum­nis­ta de EL HE­RAL­DO, es na­tal de Ba­rran­ca­ber­me­ja (San­tan­der), aun­que su acen­to con­fun­de. Es­te ha va­ria­do de­bi­do a que ha­ce 50 años re­si­de en Ba­rran­qui­lla. La Are­no­sa es su “to­do” y aun­que se di­ce que es “la ca­sa de la Se­lec­ción”, pa­ra él es la ca­sa de Or­lan­do Ca­ba­lle­ro y de los de­más.

“Ba­rran­qui­lla lo en­tre­ga to­do. Quien lle­ga a es­ta tie­rra y se de­di­ca a tra­ba­jar o a es­tu­diar se­gu­ra­men­te pro­gre­sa. Es una ciu­dad que tie­ne mu­cha pro­la yec­ción en el con­tex­to mun­dial. Es el si­tio que me lo ha da­do to­do, don­de he po­di­do desa­rro­llar­me fa­mi­liar y pro­fe­sio­nal­men­te”.

Se en­cuen­tra es­cri­bien­do un li­bro so­bre un te­ma pun­tual que se de­no­mi­na

Pro­ce­so elec­to­ral con­ten­cio­so, que tra­ta bá­si­ca­men­te de có­mo es el pro­ce­so de elec­ción y có­mo se de­man­da. Tam­bién ha desa­rro­lla­do cua­tro li­bros: Lec­cio­nes de de­re­cho elec­to­ral to­mo I, Lec­cio­nes de de­re­cho elec­to­ral to­mo II, Con­gre­sis­tas del Atlántico: ima­gen y ac­ción, y, por úl­ti­mo, Sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les po­lí­ti­cos.

“Quien lea Sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les po­lí­ti­cos en­con­tra­rá un pa­ra­le­lo en­tre los sie­te pe­ca­dos que cuen­ta la Bi­blia y los sie­te pe­ca­dos que co­me­ten los po­lí­ti­cos. El po­lí­ti­co que lea el li­bro en­con­tra­rá una in­vi­ta­ción a cam­biar su es­que­ma de ha­cer po­lí­ti­ca. Hoy día es­te ám­bi­to es­tá más orien­ta­do a ser me­nos le­jano a gen­te y más vin­cu­la­do a la ju­ven­tud”.

En su tiem­po li­bre dis­fru­ta co­ci­nar pae­lla por­que se de­cla­ra aman­te de los arro­ces. Se com­pla­ce ca­da vez que tie­ne la opor­tu­ni­dad de pa­sar tiem­po con sus ami­gos o cuan­do vi­si­ta el mar.

Os­ten­ta des­de ha­ce 20 años el tí­tu­lo de ofi­cial pro­fe­sio­nal de la Re­ser­va de la Ar­ma­da Na­cio­nal de Co­lom­bia, en un gra­do de ca­pi­tán de cor­be­ta. Su fa­mi­lia, in­te­gra­da por ocho hi­jos: cua­tro de su es­po­sa y cua­tro de par­te de él, es la fuer­za im­pe­len­te que lo ac­ti­va y lo lle­va a cum­plir sus sue­ños.

Ha es­cri­to can­cio­nes y poe­sías, pues con­si­de­ra que es­cri­bir ayu­da a ex­ten­der el pen­sa­mien­to y los sen­ti­mien­tos. Una de sus le­tras, lla­ma­da Si tú te vas, fue gra­ba­da por el gru­po Los her­ma­nos Lo­ra.

“Yo creo que de­be­mos so­ñar por­que los sue­ños sí se ha­cen reali­dad. Pe­ro pa­ra que se den de­be­mos aga­rrar­los fuer­te­men­te, de la mano de Dios”. GC

Or­lan­do Ca­ba­lle­ro ma­ni­fies­ta que el abo­ga­do de­be ser un ser­vi­dor de las ne­ce­si­da­des más apre­mian­tes de la gen­te.

Es­te año Or­lan­do in­cur­sio­na­rá en la ra­dio y en la te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.