Pre­fie­ro el mun­do real

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.jai.com.co

Las re­des so­cia­les con sus ló­gi­cas se­duc­to­ras e in­no­va­do­ras, van pro­du­cien­do unos cam­bios pro­fun­dos en nues­tra ma­ne­ra de ser, de jun­tar­nos, de di­ver­tir­nos, etc. Nos es­tán con­ven­cien­do que el mun­do es co­mo es­tas lo pre­sen­tan, y que te­ne­mos que vi­vir en la co­ti­dia­ni­dad co­mo vi­vi­mos en ellas. Yo me nie­go a creer que sea así. No es ver­dad que ten­go que opi­nar de to­do y de to­dos co­mo lo ha­ce creer Twit­ter, hay al­gu­nos te­mas que no do­mino o sim­ple­men­te no me in­tere­san, y no voy a ha­blar de ellos, no voy a de­jar de ser quien soy, so­lo por­que no “me­to mi cu­cha­ra”. No es ver­dad que ten­go que te­ner cin­co mil ami­gos co­mo di­ce Fa­ce­book, me nie­go a te­ner tan­tos, creo que ni si­quie­ra quie­ro que mi in­ti­mi­dad la vea tan­ta gen­te, bas­ta con que la dis­fru­ten los que amo y me aman, ade­más, no es una ga­nan­cia en­con­trar­se con gen­te que se ha­bía per­di­do en el ca­mino de la vi­da y que na­da apor­ta­ban, por eso se per­die­ron. No es cier­to que to­dos so­mos tan lin­dos co­mo apa­re­ce­mos en las fotos de Ins­ta­gram, la reali­dad no tie­ne pho­toshop, y no po­de­mos arre­glar se­gún nues­tros gus­tos a las per­so­nas, las co­sas o las si­tua­cio­nes. No es ver­dad que por­que al­guien fa­mo­so me en­vió un “vi­deí­to” que le pi­die­ron y que no que­ría en­viar, soy im­por­tan­te pa­ra él.

En es­tos tiem­pos se ha­ce ne­ce­sa­rio en­ten­der que el mun­do de las re­des es fic­ti­cio, que es ape­nas una si­mu­la­ción de la reali­dad, y por ob­vias ra­zo­nes no es la reali­dad mis­ma. Te­ne­mos que ser ca­pa­ces de usar las re­des, dis­fru­tar­las, apren­der de ellas, pe­ro tam­bién, de apren­der a de­jar­las pa­ra vol­ver a es­tar con los que ama­mos en la reali­dad que cons­trui­mos. No soy enemi­go de ellas, al con­tra­rio las apro­ve­cho un mon­tón, pe­ro en­tien­do que no son un ab­so­lu­to y que la vi­da co­mien­za cuan­do salgo de ellas. Me gus­ta oler y sen­tir a la gen­te, me en­can­ta el si­len­cio que se pro­du­ce cuan­do sim­ple­men­te no que­re­mos ha­blar, sino so­lo ver­nos; me emo­cio­na en­con­trar­me con los mis­mos ami­gos y vol­ver a con­tar de for­ma di­fe­ren­te las mis­mas co­sas, so­lo por el pla­cer de ha­blar y es­cu­char­nos.

En­tien­do que a mu­cha gen­te no les in­tere­sa ni lo que co­mo, ni co­mo me vis­to, ni na­da de lo que ha­go y eso no me ha­ce ser me­nos. Com­pren­do que las re­des me apor­tan da­tos, po­si­bi­li­da­des y ve­lo­ci­da­des de las que la vi­da mis­ma en oca­sio­nes ca­re­ce, pe­ro que só­lo sir­ven si se pue­den apli­car en la vi­da real. Me ex­ta­sía el ama­ne­cer de la sie­rra que se ve por la ven­ta­na de mi apar­ta­men­to, o el atar­de­cer ro­ji­zo que en­chum­ba to­do el mar que lo­gro ver des­de el bal­cón, la sen­sa­ción que eso me pro­du­ce no me la pro­du­ce na­die más. Pre­fie­ro ver­la a ella tal cual es al des­per­tar y dis­fru­tar ca­da una de sus fac­cio­nes.

De­fi­ni­ti­va­men­te hoy te in­vi­to a no que­dar­te atra­pa­do en las re­des. Sal de ellas. En­cuen­tra a tu gen­te, go­za sus ocu­rren­cias. Ce­le­bra los triun­fos pí­rri­cos de la vi­da. Vuel­ve a ha­cer los ri­tua­les co­ti­dia­nos que lle­nan de sen­ti­do tu vi­da. Vi­ve apa­sio­na­da­men­te es­te mo­men­to, por­que en el pró­xi­mo pue­des no es­tar, y que los otros te re­cuer­den no te vol­ve­rá a la vi­da. De­fi­ni­ti­va­men­te es me­jor el mun­do real. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.