Joan Ve­lás­quez y su ga­ta Cle­men­ti­ne

Ca­da ma­ña­na la ga­ta Cle­men­ti­ne sor­pren­de a sus ve­ci­nos por­que su due­ña, Joan Ve­lás­quez, la sa­ca a pa­sear con una co­rrea. Clem, co­mo tam­bién la lla­man, se re­la­cio­na ju­ge­to­na­men­te con otros ani­ma­les. En Ins­ta­gram le abrie­ron cuen­ta pro­pia.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Kirvin La­rios FO­TOS Or­lan­do Ama­dor

La ga­ta Cle­men­ti­ne fue un ga­to en sus pri­me­ros días, se­gún el dic­ta­men de un ve­te­ri­na­rio que no pu­do iden­ti­fi­car su se­xo cuan­do to­da­vía era muy tem­prano pa­ra sa­ber­lo. “Pro­ba­ble­men­te sea macho”, di­je­ron por­que, de acuer­do con el cri­te­rio del es­pe­cia­lis­ta, eso era lo que pa­re­cía que se evi­den­cia­ría en ade­lan­te, cuan­do sus ge­ni­ta­les em­pe­za­ran a for­mar­se más.

Así pues, no es un equí­vo­co afir­mar que ha­ce cin­co años, re­cién na­ci­da,

Cle­men­ti­ne fue una ga­ti­ca y un ga­ti­co, un ani­mal al que no im­por­ta­ba (no se po­día) de­fi­nir, tan so­lo aco­ger pa­ra dar­le un lu­gar don­de vi­vir en com­pa­ñía, y pa­ra otor­gar­le un nom­bre que fue­ra de ella o de él, que era lo im­por­tan­te en aquel mo­men­to.

“Clem”, así sue­le de­cir­le su due­ña, la di­se­ña­do­ra de 28 años Joan Ve­lás­quez, quien no re­cuer­da exac­ta­men­te si le pu­so Cle­men­ti­ne pen­san­do en el se­xo ‘de­fi­ni­ti­vo’ del ga­to. En la elec­ción de ese nom­bre, sin em­bar­go, se in­tu­ye par­te del cui­da­do que ya em­pe­za­ba a dar­le al ani­mal que lle­gó a ella co­mo un re­ga­lo por su cum­plea­ños.

La ga­ta Cle­men­ti­ne no sa­bía, en prin­ci­pio, su­bir las es­ca­le­ras de la ca­sa. “Era sú­per con­sen­ti­da, siem­pre echa­da con­mi­go, dor­mía en mi cue­llo… Hoy si­gue sien­do muy amo­ro­sa, a to­do el que lle­ga lo sa­lu­da co­mo si fue­ra un pe­rri­to”, di­ce Ve­las­quez, in­si­nuan­do tam­bién que su ga­ta-ga­to a ve­ces pa­re­ce un pe­rro —o ha­ce co­sas que tra­di­cio­nal­men­te re­la­cio­na­mos con los pe­rros—.

To­das las ma­ña­nas, por ejem­plo, al­gu­nos ve­ci­nos se sor­pren­den de que la ga­ta Clem sal­ga a dar su pa­seo ama­rra­da a una co­rrea.

Joan su­po que su ani­mal acep­ta­ría sa­lir así cuan­do Man­go, el pe­rro de su her­ma­na que vi­ve en Bo­go­tá, lle­gó a la ca­sa du­ran­te unas va­ca­cio­nes, y que ca­da ma­ña­na sa­lía a pa­sear con co­rrea.

Clem, que por en­ton­ces es­ta­ba pe­que­ña, “se que­da­ba des­de la ven­ta­na vien­do” có­mo el pe­rro, “su pri­mi­to”, ju­ga­ba.

“Pa­ra bus­car una for­ma de que no se sin­tie­ra en­ce­rra­da, fui a la ve­te­ri­na­ria, com­pré un co­llar es­pe­cial pa­ra ga­tos y la sa­qué a pa­sear. Me di cuen­ta de que era una co­rrea muy cor­ti­ca y le con­se­guí otra. De to­das ma­ne­ra, Clem ca­mi­na po­qui­to, se que­da fi­ja en una co­sa, lue­go avan­za y se acues­ta de la na­da otra vez”, agre­ga su due­ña.

Des­pués del pa­seo o salida ma­ti­nal, en el pa­tio de la ca­sa la ga­ta co­mien­za a dar brin­cos, de un la­do a otro, mi­ra pá­ja­ros, es­car­ba en la are­na y se que­da co­mo dos ho­ras allí.

Clem tam­bién tie­ne gim­na­sio en ca­sa, ju­gue­tes, le gus­ta el con­cen­tra­do y la “co­mi­di­ta agua­da” que vie­ne en so­bres y que en cier­tos mo­men­tos se la da “pa­ra con­sen­tir­la”. Tam­bién co­me po­llo des­me­cha­do, co­ci­na­do y sin sal, y en po­cas oca­sio­nes sal­món.

Ade­más, la ga­ta tie­ne una cuen­ta pro­pia en Ins­ta­gram, en la que apa­re­ce con su nom­bre com­ple­to: Cle­men­ti­ne Rusty.

En las fo­tos la ve­mos ju­gan­do con un ras­ca­dor, achan­ta­da en me­dio de un pa­seo, to­man­do el sol que en­tra en la ca­sa, acom­pa­ña­da de su ‘pri­mi­to’ Man­go, du­ran­te una sies­ta en­ci­ma de la im­pre­so­ra... En ca­si to­das apa­re­ce con las pa­ño­le­tas que le con­fec­cio­na Ve­lás­quez con re­ta­zos de te­la que uti­li­za en sus di­se­ños tex­ti­les.

Otro ani­mal con que Clem se re­la­cio­na es To­ti, una pe­rra ve­ci­na que se­gún Ve­lás­quez es “co­mo la me­jor ami­ga” de su ga­ta. “No se tie­nen mie­do, se sa­lu­dan y jue­gan”, aña­de.

Cuan­do Ve­lás­quez lle­ga a al­mor­zar, su ga­ta la es­tá es­pe­ran­do. Lue­go de co­mer, suben y se re­cues­tan un ra­to. Ella la acom­pa­ña y la si­gue, y en la no­che la es­pe­ra cuan­do lle­ga de tra­ba­jar.

Un día, sien­do “chi­qui­ti­ca”, la ga­ta sal­tó des­de el bal­cón del se­gun­do pi­so, ca­yó y su­frió un es­guin­ce le­ve, que en ur­gen­cias ali­via­ron con ayu­da de des­in­fla­ma­to­rios. Es la úni­ca emer­gen­cia que Ve­lás­quez ha te­ni­do con su ga­ta, que ya sal­ta des­de el bal­cón y cae sin pro­ble­mas.

Tal vez, al ac­tuar de un mo­do u otro, Clem no se com­por­ta ‘co­mo pe­rri­to’, tam­po­co co­mo un atle­ta o sal­ta­dor: se com­por­ta co­mo Clem, la ga­ta (o ga­to) de Joan.

Ha­ce cin­co años Cle­men­ti­ne lle­gó a la vi­da de Joan Ve­lás­quez, quien le di­se­ña las pa­ño­le­tas con que apa­re­ce en la ma­yo­ría de sus fo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.