Va­len­ti­na Dac­ca­rett, Ro­sau­ra Bo­rré y Jes­si­ca De­reix

Es­tu­dian­tes de Di­se­ño de Mo­das

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obregón Do­na­do FOTOS Or­lan­do Ama­dor y Di­mas Bernal

Des­de el in­te­rior de una ga­le­ría de ar­te, col­ma­da de co­lo­res vi­bran­tes en ele­men­tos de de­co­ra­ción para el ho­gar, Va­len­ti­na Dac­ca­rett, de 20 años; Ro­sau­ra Bo­rré, de 53; y Jes­si­ca De­reix, de 25, de­jan al des­cu­bier­to la con­fian­za que se tie­nen, esa que emer­gió en las au­las de cla­se de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma del Ca­ri­be.

Cur­san oc­ta­vo se­mes­tre de la ca­rre­ra de Di­se­ño de Mo­das. Tie­nen en co­mún el gus­to por la mo­da y la cocina, pe­ro tam­bién el sue­ño de cul­mi­nar sus es­tu­dios es­te año y crear una mar­ca de ro­pa de al­ta cos­tu­ra, que sea re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­nal­men­te.

La pre­fe­ren­cia por es­ta in­dus­tria sur­gió en las tres de ma­ne­ra par­ti­cu­lar. Va­len­ti­na ase­gu­ra que se dio cuan­do era una ni­ña. Mien­tras en su ca­sa le co­sía tra­je­ci­tos a sus mu­ñe­cas, en el co­le­gio de­ja­ba fluir sus do­tes ar­tís­ti­cos.

“To­do es­to lo lle­vo en la san­gre. Mi ma­má es di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, mi pa­pá es ar­qui­tec­to y mi tía y mis pri­mos son ar­tis­tas. Ade­más, mi abue­la Su­sa­na Saf­die tu­vo una fá­bri­ca de ttt

ttt con­fec­cio­nes lla­ma­da Su­san Slo­gan y creo que de ella he­re­dé la pa­sión por la mo­da”.

La su­cre­ña Ro­sau­ra ad­mi­te que con­fec­cio­nar de pe­que­ña era su plan per­fec­to. Ca­sar­se a tem­pra­na edad le dio otras prio­ri­da­des, así que sus sue­ños de ini­ciar una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal pa­sa­ron a un se­gun­do plano. Prin­ci­pal­men­te se en­fo­có en “sa­car ade­lan­te y for­mar pro­fe­sio­nal­men­te” a sus tres hi­jos: Al­ber­to, de 28 años; Sebastián, de 23; y Víctor, de 17.

“Un día cual­quie­ra mi hi­jo Al­ber­to me ma­ni­fes­tó que era el mo­men­to de que cum­plie­ra mis sue­ños. Me pre­gun­tó lo que que­ría es­tu­diar y le res­pon­dí que Di­se­ño de Mo­das. Lue­go se pre­sen­tó con un pa­pel y me di­jo que ya es­ta­ba ma­tri­cu­la­da y que ese año po­día em­pe­zar”.

Des­de la épo­ca del co­le­gio, Jes­si­ca te­nía cla­ro lo que que­ría para su vida. Sus ha­bi­li­da­des las desa­rro­lla­ba per­fec­ta­men­te en el ar­te, pe­ro un diag­nós­ti­co de Tras­torno Bi­po­lar le ató las ma­nos y la obli­gó a per­ma­ne­cer en Mon­te­ría (Cór­do­ba), su tie­rra na­tal.

“Me diag­nos­ti­ca­ron cuan­do es­ta­ba en el co­le­gio, así que al ter­mi­nar no po­día via­jar a Barranquil­la y vi­vir so­la. En ese tiem­po de­ci­dí es­tu­diar Cocina y des­cu­brí que la gas­tro­no­mía tam­bién me gus­ta­ba”.

Al es­ta­bi­li­zar­se y to­mar con­cien­cia de su con­di­ción, sus pa­dres de­ci­die­ron que era el mo­men­to de afin­car­se en La Are­no­sa y es­tu­diar su otra pa­sión: Di­se­ño de Mo­das.

“Ade­más de mi crea­ti­vi­dad de­ci­dí en­fo­car­me en es­te cam­po por­que soy plus si­ze y sé lo com­pli­ca­do que es con­se­guir ro­pa que nos per­mi­ta lu­cir bien (...) ac­tual­men­te ten­go una mar­ca que creé ha­ce tres años, que lle­va mi nom­bre y que tie­ne pre­sen­cia en Mon­te­ría. Con es­ta he pa­tro­ci­na­do el Rei­na­do de la Ga­na­de­ría vis­tien­do a sus can­di­da­tas”.

PARA ELLAS...

“Lo que lo­gra­mos con el ves­ti­do fue al­go gran­de. Es­ta­mos fe­li­ces por­que que­da­rá para la his­to­ria”.

AMIS­TAD. Va­len­ti­na ase­gu­ra que des­de el ini­cio de la ca­rre­ra hi­zo clic con Ro­sau­ra y has­ta la fe­cha han lo­gra­do for­ma­li­zar una “bo­ni­ta amis­tad”, de mu­cha ca­ma­ra­de­ría. Res­pec­to a Jes­si­ca, di­cen que la re­la­ción se fue dan­do po­co a po­co. Ella cur­sa­ba un se­mes­tre más avan­za­do que las dos, pe­ro lo­gra­ron coin­ci­dir en quin­to, lue­go de que con­ge­la­ra un se­mes­tre a cau­sa de una de sus cri­sis.

“Por mi con­di­ción yo no era muy so­cia­ble, pe­ro Va­len­ti­na y Ro­sau­ra han he­cho que in­ter­ac­túe un po­co más (...) sin­ce­ra­men­te cuan­do me en­te­ré de la con­vo­ca­to­ria para ha­cer par­te del pro­yec­to del ves­ti­do de la rei­na no me in­tere­sé por­que ima­gi­né que ese tra­jín me ge­ne­ra­ría un es­trés gran­de, pe­ro las dos me mo­ti­va­ron”, re­la­ta Jes­si­ca.

SU CREA­CIÓN. Las tres di­li­gen­cia­ron el for­mu­la­rio, cum­plie­ron con el pro­me­dio aca­dé­mi­co es­ta­ble­ci­do e hi­cie­ron el pro­ce­so co­rres­pon­dien­te para apli­car. En uno de los pa­pe­les in­di­ca­ron del uno al ocho los ves­tua­rios que desea­ban di­se­ñar para el Car­na­val, po­nien­do en el nú­me­ro uno el de ma­yor prio­ri­dad.

“Es­cri­bi­mos de pri­me­ro el ves­ti­do del Des­fi­le de Jo­se­li­to y por for­tu­na nos lo de­le­ga­ron a no­so­tras. Ini­cia­mos lle­van­do a ca­bo una reunión con la Rei­na, quien ma­ni­fes­tó su ins­pi­ra­ción. Ella que­ría re­pre­sen­tar a una viu­da con un atuen­do que rin­die­ra ho­me­na­je a la es­cul­tu­ra del maes­tro En­ri­que Grau, lla­ma­da Ma­ría Mu­la­ta. Es­ta es un ave de co­lor ne­gro, muy re­pre­sen­ta­ti­va de la Cos­ta Ca­ri­be, que nos de­man­dó ha­cer una in­ves­ti­ga­ción pre­via para lue­go pintar cin­co bo­ce­tos que pu­di­mos pre­sen­tar­le”, ma­ni­fies­ta Ro­sau­ra.

En otra reunión –ase­gu­ra Va­len­ti­na– la so­be­ra­na de­ta­lló los bo­ce­tos y to­mó al­gu­nos de­ta­lles de ca­da uno. Es­tos fue­ron plas­ma­dos en pa­pel, lo­gran­do así cons­truir el ves­ti­do final con sus ac­ce­so­rios, que nom­bra­ron: ‘El llan­to de Ma­ría Mu­la­ta’.

Para sor­pre­sa de las tres, en la construcci­ón del ves­tua­rio to­do se tor­nó tran­qui­lo. Com­pra­ron los ma­te­ria­les con sus re­cur­sos, si­guie­ron las reunio­nes con el tu­tor en­car­ga­do y lo­gra­ron con­fec­cio­nar­lo den­tro del tiem­po es­ta­ble­ci­do. Para crear­lo fue ne­ce­sa­rio sa­cri­fi­car gran par­te de sus va­ca­cio­nes y tra­ba­jar du­ran­te tres me­ses.

“Cuan­do vi­mos el ves­ti­do asu­mí una ac­ti­tud nor­mal, pe­ro Va­len­ti­na y Ro­sau­ra se mi­ra­ron fi­ja­men­te y rom­pie­ron en llan­to. Yo vi­ne a asi­mi­lar la mag­ni­tud de lo que ha­bía­mos lo­gra­do al día si­guien­te y fue ahí cuan­do llo­ré, pues pen­sé que lo que ha­bía­mos he­cho que­da­ría para la his­to­ria (...) sé que para Va­len­ti­na sig­ni­fi­ca­ba mu­cho por­que en­tien­do el amor que sien­te por su ciu­dad y por el Car­na­val”, ex­pli­ca Jes­si­ca.

Des­de ya Va­len­ti­na ase­gu­ra que se en­cuen­tran emo­cio­na­das y a la es­pe­ra del mar­tes de car­na­val para asis­tir al Des­fi­le de Jo­se­li­to. Allí ve­rán en la rei­na Isa­be­lla Chams el ves­ti­do que crea­ron “con amor, de­di­ca­ción y sa­cri­fi­cio”.

LA CA­RRE­RA. Al fi­na­li­zar Di­se­ño de Mo­das Va­len­ti­na desea cur­sar una es­pe­cia­li­za­ción, así co­mo Ro­sau­ra, que tam­bién sue­ña con ser do­cen­te. Jes­si­ca tie­ne otro de­seo. Ella bus­ca crear en su te­rru­ño un res­tau­ran­te de cocina co­lom­bia­na y su­mar­le a su mar­ca la ela­bo­ra­ción de atuen­dos ins­pi­ra­dos en los in­dí­ge­nas Em­be­ra.

Co­mo pa­sa­tiem­pos, Va­len­ti­na tie­ne pintar, ir al gim­na­sio y ser­vir jun­to con su no­vio en un mo­vi­mien­to ca­tó­li­co. Ro­sau­ra es de las que dis­fru­ta com­par­tir tiem­po de ca­li­dad con sus tres hi­jos y con­fec­cio­nar en un ta­ller que tie­ne en ca­sa. Jes­si­ca ama ir a ce­nar, leer y es­cu­char mú­si­ca. GC

Ro­sau­ra, Jes­si­ca y Va­len­ti­na po­sa­ron en el in­te­rior de la ga­le­ría de ar­te Bo­ja­ni­ni, si­tua­da en el nor­te de Barranquil­la.

Las tres es­tu­dian­tes de Di­se­ño de Mo­da cuen­tan que du­ran­te la crea­ción del ves­tua­rio para la rei­na del Car­na­val 2020 afian­za­ron sus la­zos de amis­tad.

El ves­ti­do fue ela­bo­ra­do con te­la po­de­sua. Lo re­ca­ma­ron con cris­ta­les y lo ador­na­ron con plu­mas en la co­la, las man­gas, el to­ca­do y los za­pa­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.